MARÍTIMAS 

Recibimos el libro del Frigorífico Liebig de Fray Bentos que narra su historia

Por gentileza de la Dra. Lucía Lewowicz, hemos recibido un ejemplar del libro de su autoría “LEMCO - Un coloso de la industria cárnica en Fray Bentos Uruguay”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
MARÍTIMAS

Es una edición de lujo editada especialmente por INAC para agasajar a sus casi 800 delegados de 32 países que asistieron a fines del año pasado al 21º Congreso Mundial de la Carne realizado en la sala de conferencias del Hotel Conrad de Punta del Este. Es un libro que a través de unas 130 páginas -en español e inglés- y medio centenar de hermosas y nítidas imágenes, narra la historia del establecimiento industrial productor de extracto de carne instalado en la ciudad-puerto de Fray Bentos. Es una historia apasionante que hace 155 años le dio renombre a Fray Bentos y prestigio a la calidad de las carnes del Uruguay cuando, en 1862, surgió el proyecto alemán. Bien es cierto que el tasajo ya le había sido reconocido a los numerosos saladeros del Uruguay, sobre todo en Brasil, Cuba y en el Caribe por la bondad de su carne. Pero Liebig con su extracto de carne fue muy lejos pues llegó no solo a Europa, sino también a Asia y la India como medicamento además de alimento. Fue sin duda el del barón von Liebig el emprendimiento industrial de mayor trascendencia en aquel Uruguay que estaba despertando a su desarrollo. La idea surgió en 1862 y la implementación industrial comenzó dos años más tarde, e inmediatamente comenzaron a llegar a Fray Bentos los barcos con los equipos mecánicos. Casi todos los involucrados en el proyecto -técnicos y gestores alemanes, belgas, ingleses; químicos, expertos, ingenieros, personal técnico para entrenar mano de obra local, y obviamente los cuadros técnicos que armaron la planta industrial- convirtieron a Fray Bentos en un foco animoso y dinámico de actividad. Aquello debió parecerse, salvando las diferencias, a la conquista del Oeste de los americanos, máxime cuando se instalaron vías férreas de acceso al puerto y a las plantas de faena. Nos comentó la Dra. Lewowicz haber leído elogiosos conceptos en el exterior sobre el puerto, ciudad y gente de Fray Bentos, por emprendedora y responsable. Seguramente son referencias de gente vinculada al Frigorífico Liebig’s que en algún momento estuvo en nuestra ciudad litoraleña. Pero sin duda Fray Bentos, que al principio contó con astilleros, debe haber sido una ciudad-puerto industrial que continuó luego con el Frigorífico Anglo y lo sigue siendo hoy con otros emprendimientos no menos importantes cuya llave del éxito como entonces continúa siendo su puerto y su pueblo.

Por último, el libro será presentado públicamente el próximo mes de marzo y probablemente habrá una edición más económica. Finalmente, entre los agradecimientos que hace la escritora, lo decimos con legítimo orgullo, se menciona nuestro nombre. E. C.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)