EQUIPOS CONSULTORES

Se recuperan las condiciones económicas de corto plazo tras cuatro caídas consecutivas

El índice económico de corto plazo, elaborado por Equipos Consultores, reflejó una recuperación durante la primera quincena de agosto.

Puerto
Puerto de Montevideo. Foto: Archivo El País.

Luego de haber atravesado cuatro caídas consecutivas, el Índice de Condiciones Económicas de Corto Plazo (ICE-CP) que elabora Equipos Consultores, mostró que durante la primera quincena de agosto el indicador revirtió el comportamiento, al ubicarse en 31,1 puntos, lo que hizo que lograra recuperar “buena parte de lo perdido entre junio y julio”, según consignó la consultora.

El informe de Equipos señala que la mejoría “puede atribuirse a un avance en las condiciones financieras de las familias”, así como a una caída en la proporción de encuestados que tiene temor de perder su empleo, al control sanitario de los últimos brotes del COVID-19 y a un “reinicio sostenido” de nuevas actividades de la economía.

“El registro de agosto fue apenas inferior a los mayores guarismos observados desde el inicio de la pandemia”, entre fines de mayo y principios de junio, añadió el informe.

Por otra parte, la recuperación del ICE-CP de los primeros 15 días de agosto se debió también a una mejora en la situación económica personal en el corto plazo, como así también en la evaluación que las familias realizan respecto de la situación económica del país en el corto plazo.

En el primer caso, el subíndice subió hasta 38 puntos, lo que significó que el indicador de condiciones personales de corto plazo se ubicara entre los mejores registros desde que comenzó la pandemia. En el segundo caso, la evaluación que hacen las familias sobre la situación de la economía del país en el corto plazo también registró una mejora al ubicarse en 29 puntos, “el máximo registro para este subíndice”, mencionó el trabajo de Equipos.

Ingresos familiares.

En lo que respecta a las familias, desde la consultora explicaron que la mejora del ICE-CP de la primera quincena de agosto, se dio en un contexto en el cual mejoraron sus condiciones financieras, a partir de una disminución en el estrés de los flujos de caja.

Es que en lo relativo a los ingresos, el porcentaje de las familias que manifestaron que sus ingresos cayeron en las últimas dos semanas pasó de casi el 50% en las mediciones anteriores al 41% en la medición actual.

“Este resultado se dio concomitantemente con un descenso en la proporción de personas que temen perder su empleo; este indicador se ubicó en 12% en agosto, el menor registro desde mayo”, señaló Equipos y añadió que puede haber una vinculación entre ambos resultados dado el hecho de que un “altísimo porcentaje de quienes se le vencía la cobertura del seguro de desempleo en julio, fueron reincorporados a sus trabajos”.

Por otra parte, cayó la proporción de las familias cuyos gastos se están incrementando, y por el contrario, se incrementó la proporción en las cuales el gasto disminuye, lo que según Equipos “produjo cierto alivio en lo que tiene que ver con las erogaciones”.

La percepción que manejan las familias sobre el aumento de los precios en bienes no durables mejoró. Mientras que hace un mes aproximadamente un 26% de los encuestados respondía que había percibido que “pocos” o “ningún” artículo de supermercado había subido sus precios, esa cifra ascendió al 34% durante agosto.

Por último, los datos de Equipos reflejaron otro dato relativamente positivo en el sentido de que se estabilizó el plazo esperado de afectación de los ingresos. Este se ubica en los 12 meses en promedio pero había estado aumentando “en forma sistemática” desde fines de mayo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error