ECONOMÍA REGIONAL

Exjerarca argentino habló sobre el futuro del dólar, los impactos en el turismo y los efectos en Uruguay

El economista argentino Martín Redrado habló en entrevista con El País sobre el futuro del dólar en Argentina, las medidas que son necesarias para recuperar el crecimiento y el desacople.

Martín Redrado
El economista argentino Martín Redrado disertará este mes en un evento en el Enjoy Punta del Este. Foto: La Nación/GDA

Martín Redrado es economista y actualmente lidera la Fundación Capital. En el pasado fue presidente del Banco Central de la República Argentina entre 2004 y 2010, cargo que abandonó tras una polémica con la entonces presidenta Cristina Fernández. Además, hay quienes lo posicionan como posible integrante del futuro equipo económico de Alberto Fernández.

El próximo 27 de septiembre Redrado disertará en el “Inspiring Summit”, un encuentro de líderes y empresarios de la región que se extenderá hasta el sábado 28 de septiembre en el Enjoy Punta del Este. Según explicó, su presentación apuntará “a cuáles son los sectores y los segmentos de consumidores con mayor potencial y qué hacer para captar esas oportunidades”.

En entrevista con El País, el economista argentino habló sobre las perspectivas acerca del dólar, sus impactos sobre la llegada de turistas argentinos a Uruguay, y el desacople que ve de la economía uruguaya. También de los planes pendientes que deberá encarar el próximo gobierno argentino para recuperar el crecimiento, la negociación con el Fondo Monetario y su relación con el presidenciable Alberto Fernández.

​—¿Cómo impactará hacia la temporada de verano en materia de turismo la situación económica que vive Argentina y las restricciones para la compra de dólares?

—Sin dudas el tema central en Argentina será que vas a tener un dólar caro por delante, con lo cual indudablemente se va a hacer más costoso para los argentinos veranear en Uruguay o en cualquier lugar fuera de Argentina. Está claro que Argentina en los años que vienen, más allá del color político, va a tener escasez de divisas y por lo tanto el dólar será un bien caro y eso va a complicar, o hará más oneroso que los argentinos se trasladen al exterior.

—Pensando como decía más allá del futuro gobierno. ¿Qué impacto puede tener ese dólar caro a nivel social y comercial?

—Está claro que en Argentina los sectores que van a andar bien son los vinculados al comercio exterior cuando uno analice los próximos años. Los sectores de servicios e industrias, la agroindustria, la energía, los servicios del conocimiento, aparecen como los que pueden ganar más espacio en un esquema donde el tipo de cambio sea competitivo hacia adelante.

—¿A través de esos sectores debería buscarse un derrame que tenga impacto positivos en el resto?

—No creo en el derrame de sectores. Lo que necesitará es que eso se complemente con políticas públicas que hagan más competitivo al resto de los sectores. Eso tendrá que ver con modernización de los esquemas impositivas, que sin dudas no premia al inversor; con modernización de la estructura de logística, yendo a transporte multimodales y utilizando mucho mejor las vías férreas, los puertos y la hidrovía, de manera tal de bajar los costos de transporte; y por supuesto bajar los costos financieros para lo que se necesita una sana macroeconomía. Estas son tres condiciones para que haya un proceso integrador y no solo sectorial.

—¿Cree que se debe ir a una renegociación de las condiciones del préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI)?

—No, mi visión es que hay que ingresar en una nueva etapa en la relación con el FMI. Esto es cuando finalice el programa stand-by ir a un programa de largo plazo, lo que se llama un programa de facilidades ampliadas, de manera tal de darle un nuevo horizonte a la relación con el Fondo.

—¿Eso implica cumplir con los pagos ya comprometidos?

—Sí por supuesto, los compromisos están para cumplirse y Argentina debe manejarse… Está claro que lo que quizás puede haber es un adelantamiento de la negociación de un nuevo programa. Argentina necesita un programa a largo plazo, tuvo este programa de emergencia para poder pagar sus cuentas en la última etapa de este gobierno, pero está claro que ahora necesita un programa mucho más solido de manera tal de atacar sus problemas de fondo.

Dólar en Argentina. Foto: La Nación / GDA
Redrado habló sobre las perspectivas del dólar y las medidas de control cambiario que se aplicaron. Foto: La Nación / GDA

—¿La restricción a la compra de dólares es una medida que llegó para quedarse o podrá flexibilizarse a futuro?

—Indudablemente Argentina hoy tiene una escasez de divisas y lo que está ocurriendo, no se está haciendo porque le guste al gobierno sino por una necesidad. Con lo cual, en principio, mientras Argentina por ejemplo no tenga un acuerdo de largo plazo con el FMI esa escasez de divisas va a predominar y puede haber más restricciones, no por voluntad de este gobierno o el siguiente, sino por imperio de la necesidad, como ocurrió con el último decreto de control de capitales.

La relación con Alberto Fernández y sus consultas

"Lo conozco a Sergio Massa y le he dado siempre mi mejor visión de la economía. Pero soy un economista independiente que trabaja en la Fundación Capital como director y tenemos un equipo que asesora a más de 120 empresas en América Latina. Sí tengo una relación personal con Alberto Fernández a quien conozco desde 1991 cuando ambos empezamos nuestra carrera pública en el equipo de Domingo Cavallo, él como superintendente de seguros y yo como presidente de la Comisión de Valores. Todos los miércoles nos veíamos en reunión de gabinete y desde allí seguimos hablando de los temas económicos desde hace más de 20 años. Pero no pertenezco a su equipo. Creo que sí uno puede colaborar con Argentina o con la región desde muchos andariveles y no necesariamente desde el sector público. Si bien uno ha hecho bastantes contribuciones, no tengo ninguna expectativa particular, pero desde ya que tengo un buen diálogo con él (Alberto Fernández) y las cosas que me consulta o solicita acerca de la economía se las sigo contestando en estos últimos meses", respondió Redrado al ser consultado sobre su relación con el candidato presidencial y si está en sus planes ocupar un cargo en un eventual futuro gobierno. 

—¿Qué otras medidas considera prioritarias hacia un futuro gobierno?

—Argentina necesita una reforma impositiva que permita ampliar la base de tributación. Tenemos todavía una gran cantidad de informalidad, un 35% de la economía, y la clave es simplificar y ampliar la base de tributación, y bajar la carga tributaria. Modernizar la estructura logística de nuestro país y para eso se necesita invertir en infraestructura en particular en lo ferroviario, portuario y en nuestra hidrovía para la mejor utilización de los ríos Paraná y Uruguay para bajar los costos de transporte. Para eso obviamente hay que ser creativos en términos de financiamiento, que en muchos casos (créditos) país-país nos puede ayudar para el desarrollo de la infraestructura. Dentro del trabajo que venimos haciendo con mi equipo en Fundación Capital (que investiga y asesora en materia económico-financiera), está claro que para que Argentina crezca al 3% anual necesita aumentar la tasa de inversión del 16% del PIB al 21%, y las exportaciones de 13 puntos del Producto a 17 puntos, por tanto todas las políticas deberían estar orientadas a más inversión y más exportaciones.

Los elogios para Uruguay y el desacople

—¿A Uruguay lo ubica dentro del grupo de países que hace las cosas bien?

—Sí por supuesto. Estoy convencido que Uruguay viene teniendo un marco de solidez de sus políticas macroeconómicas, tanto de sus políticas fiscales como monetarias, y también de impulso de algunas industrias clave. Uruguay no solo se caracteriza por la agroindustria, sino por todo lo que puede hacer en términos de valor agregado, está mostrando un desarrollo de una industria vitivinícola incipiente que muestra capacidades que no eran conocidas. Pero estoy convencido que tienen una oportunidad fuerte en el sector servicios, todo lo que puedan seguir profundizado allí será importante.

—En otros momentos históricos las crisis en Argentina se trasladaban a Uruguay. ¿Hoy ve a la economía uruguaya desacoplada?

—Sí, la veo mucho más desacoplada, quizás no todavía en el aspecto del turismo. Allí sin dudas hay una oportunidad para que Uruguay y sus costas, Punta del Este o José Ignacio, sea un centro permanente de referencia de conferencias anuales que se puedan hacer para atraer al público del hemisferio Norte, ahí hay un espacio para trabajar.

Calle Gorlero (Punta del Este). Foto: Ricardo Figueredo.
Si bien a nivel del turismo no hay desacople de Argentina, Redrado ve potencial en Punta del Este como centro de conferencias. Foto: Ricardo Figueredo.

—¿Puede haber un retorno o búsqueda de inversiones en Uruguay viendo el panorama de incertidumbre en Argentina?

—Los capitales van donde hay oportunidades, donde hay seguridad y rentabilidad. Así que obviamente si hay eso en lugares que estén fuera de la Argentina así se dará, como también se puede dar en Paraguay u otros países limítrofes.

El proteccionismo de la Unión Europea y el Mercosur

—¿El acuerdo con la UE perjudica a algunos sectores industriales de Argentina? ¿Corre riesgo su ratificación si hay un cambio de gobierno en Argentina?

—Sobre lo segundo, no creo que se le quite el apoyo. Habrá discusión en el Congreso y también deberemos ver la dinámica que esto lleva en los distintos Parlamentos europeos, pero no hay que olvidarse que Alberto Fernández (candidato presidencial favorito en las elecciones de octubre en Argentina) también negoció el acuerdo con la UE. Cuando yo era el negociador comercial de Argentina representando a los países del Mercosur, sobre agosto de 2004, estuvimos cerca de un acuerdo pero lamentablemente en ese momento el comisario de Comercio de la UE cambió, y a mí me pidieron tomar la presidencia del Banco Central, y se perdió el momento. Pero quiere decir que Alberto Fernández estaba muy consciente de la negociación con la UE. Sobre lo otro, más que sectores perjudicados, Argentina en los sectores que tienen ventajas competitivas ha conseguido mejoras inmediatas en términos de acceso a mercados con lo cual no hay mucho por ganar en términos de comercio, y por lo tanto digo que Argentina debe complementar eso con otros acuerdos comerciales que sea más win-win (ganar-ganar).

—¿Cómo ve el funcionamiento del Mercosur?

—Sin dudas es una necesidad el bloque, pero sin dudas también que le ha faltado agilidad, dinamismo y normas de integración. Sobre todo ha faltado más agilidad en las negociaciones económicas internacionales, que prácticamente han estado estancadas, o muy focalizadas en la relación con la Unión Europea (UE), que es importante desde lo institucional pero no tanto desde lo comercial porque la UE es bastante proteccionista en los sectores donde el Mercosur es más competitivo. Por lo tanto, no me parece mal avanzar desde el punto de vista institucional en el acuerdo con la UE pero reclamamos una política mucho más dinámica en el Mercosur de búsqueda de nuevas oportunidades y de acuerdo de complementación comercial.

Vázquez saluda a Bolsonaro durante la cumbre del Mercosur. Foto: AFP
Redrado opinó que Uruguay debe tener un papel más activo para dinamizar el Mercosur. Foto: AFP

—Si mirara al Mercosur desde la perspectiva de Uruguay, ¿debería seguirse apostando a una flexibilización de las condiciones del bloque o debería mirar hacia afuera del Mercosur?

—Hay una integración natural que hace que todos estamos vinculados en el Mercosur, y que tanto Argentina como Uruguay busquemos dar la mejor dinámica al bloque. Hay mucho para generar en términos de integración física y energética, con lo cual creo que nunca tenemos que renunciar a la agenda de mejorar el Mercosur, tenemos mucho para ganar en eso sin perjuicio de lo otro. Uruguay siempre ha sido un impulsor y debería serlo más de una agenda de negociaciones comerciales internacionales mucho más activa.

—¿Cómo ve a la región para captar inversiones? Tomando en cuenta los impactos de la guerra comercial y la incertidumbre que se vive a nivel global.

—Creo que hay una gran oportunidad en términos de financiamiento para aquellos países o sectores económicos que están haciendo las cosas como corresponde. Vivimos en un mundo con un nuevo paradigma de bajísimas tasas de interés, y por lo tanto aquellos proyectos o países que realmente muestran solidez y solvencia van a tener acceso a un financiamiento internacional como no se obtuvo en las últimas décadas. Por supuesto que también influye el contexto comercial, pero a mi juicio eso plantea la necesidad de ser más ágiles en nuestra región en términos de buscar oportunidades comerciales en países no tradicionales. No mirar tanto a China o Estados Unidos, sino que hay más oportunidades dentro de América Latina con la Alianza del Pacífico y otros países que son complementarios en Asia Pacífico. Me refiero a países como Vietnam, Malasia o Indonesia que tienen características productivas complementarias a la Argentina y allí hay que buscar oportunidades de crecimiento.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)