CRISIS DE LA SEGURIDAD SOCIAL

Reforma de las jubilaciones: el BPS pide discutir si las AFAP son “solución o problema”

El presidente del BPS, Heber Galli hizo el planteo luego que las AFAP habían realizado un evento donde economistas se centraron en los cambios al régimen jubilatorio de ese instituto y otras cajas paraestatales. El ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro respaldó al BPS.

Representantes de la OIT destacaron la cobertura del sistema previsional uruguayo, en contraste con otros países de la región. Foto: AFP
Representantes de la OIT destacaron la cobertura del sistema previsional uruguayo, en contraste con otros países de la región. Foto: AFP

Dentro de la “Semana de la seguridad social” había dos eventos que centraban la atención: uno el martes de la Asociación Nacional de AFAP (Anafap) y el otro ayer en el Ministerio de Trabajo. En el primero hablaron economistas y en el segundo autoridades del gobierno y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), con discursos antagónicos e incluso el presidente del Banco de Previsión Social (BPS), Heber Galli, pareció responder a los analistas.

“Tengo pocos pelos para que se me pongan de punta, pero cada vez que escucho hablar de reformar la seguridad social pegado a los problemas de déficit, me resulta preocupante”, sostuvo Galli y agregó que es “enemigo de ponerle grandes luminarias” al debate previsional.

Galli: dijo que debe haber "una discusión amplia y abarcativa". Foto: A. Colmegna
Heber Galli, presidente del Banco de Previsión Social. Foto: A. Colmegna

Los economistas Gabriel Oddone (CPA), Pablo Rosselli (Deloitte) y Mercedes Comas (PwC) coincidieron el martes en que el resultado de las cuentas públicas y la asistencia del Estado que requieren tanto el BPS como las demás cajas jubilatorios “impone” discutir una reforma de la seguridad social, ya que el sistema es “insostenible” a mediano plazo. Al evaluar el camino a tomar, hubo consenso en que la variable “a sacrificar” debería ser la tasa de reemplazo (porcentaje del sueldo que cobrará el jubilado, hoy está en promedio en torno al 50%).

Galli indicó que “las proyecciones actuariales muestran una situación estable” hacia adelante, “con una necesidad de asistencia financiera (del BPS) del orden de un punto (del Producto Interno Bruto) de aquí al 2040”, y subrayó que esas previsiones están ratificadas por el Banco Mundial.

A su vez, el presidente del BPS puso el foco en un tema omitido por los analistas: el régimen de capitalización individual que administran las AFAP.

Es que los economistas plantearon posibles cambios para fomentar el ahorro voluntario y la mayor rentabilidad, pero Galli dijo que debe discutirse una reforma “sin ningún tema tabú”, inclusive las AFAP.

“Respetando la diversidad (de visiones sobre el tema), no solo hay que hablar del financiamiento, no se puede omitir analizar el ahorro individual que es el tema de fondo, porque las AFAP son un instrumento. Conceptualmente (hay que ver) si el ahorro individual a los efectos jubilatorios es parte de la solución o del problema”.

Además, dijo que deben “generarse ámbitos de diálogo” con participación de un conjunto de actores para discutir la reforma del “sistema, y recalco esa palabra porque no creo que el año que viene o el otro se discuta solo las jubilaciones del BPS sino todo el sistema de seguridad social”.

Fachada del BPS. Foto: Francisco FLores.
Fachada del BPS. Foto: Francisco Flores.

También Galli apuntó que “no es cierto” cuando se afirma que la última reforma previsional fue la implementada en 1996, que creó el sistema mixto y las AFAP. “Fue una ley muy importante pero abarcó a las jubilaciones y pensiones que paga el BPS, todo lo demás se hizo después”, expresó e indicó que “hay más de una ley y decreto por año que modifican” esa norma.

A esto deben sumarse las reformas que se procesaron en las cajas paraestatales (bancaria, notarial y de profesionales) y los cambios en la Caja Policial y la aprobada el año pasado para la Caja Militar, una reforma “magra” según Galli.

Recordó que el primer artículo de la ley de 1996 decía que había que reformar el resto del sistema al año siguiente. “Pasó un año largo” hasta 2018, bromeó el presidente del BPS.

En otro tramo que pudo haber sido también una respuesta a los analistas, el jerarca defendió la ley de 2009 que flexibilizó los requisitos para acceder a la jubilación -se redujo de 35 a 30 los años de trabajo, entre otras cosas- porque atacó “los aspectos más rígidos del sistema en cuanto a las prestaciones del sistema solidario”, y enfatizó que fue votado por todos los partidos políticos.

Oddone había manifestado en el evento de Anafap que esos cambios dan “la sensación que generaron mayor presión sobre el sistema” de jubilaciones.

Las palabras de Galli recibieron el “apoyo” del ministro de Trabajo, Ernesto Murro, y del representante de los trabajadores en el BPS, Ramón Ruiz según dijo este último a El País.

Murro sostuvo que es “partidario de una reforma de la seguridad social periódica” en base a un diálogo amplio, “no solo de economistas o solo de políticos”.

Asistencia financiera al BPS se mantuvo

El miércoles el directorio del Banco de Previsión Social (BPS) aprobó el balance 2018, con el voto contrario (al igual que en los últimos años) de la representante de los empresarios, Elvira Domínguez, quien dijo a El País que se mantienen “las mismas salvedades” en la presentación de la información que en otras instancias.

La asistencia financiera del Estado que requirió el BPS el año pasado llegó a US$ 614 millones, algo menos que los US$ 645 millones que había necesitado en 2017, consignó ayer el semanario Búsqueda. Esto se explica por la diferencia del tipo de cambio (el dólar cotizó a menor valor en 2017 que en 2018), mientras que si se toman los números en pesos muestran una transferencia superior en $ 384 millones al año anterior.

Según un informe del BPS al que accedió El País, en el presupuesto se había estimado que la asistencia financiera neta del gobierno alcanzaría una cifra cercana a $ 21.000 millones en 2018, pero “esto no sucedió, sino que prácticamente se situó en valores similares al pasado año”.

El documento también señala que los egresos correspondientes a gastos de funcionamiento (retribuciones y gastos en bienes y servicios) e inversiones representaron en el año un 93,94% y 6,06% respectivamente, siendo inferiores en 12,57% y 1,91% a los montos del 2017.

Este fue el primer balance con una auditoría externa, algo que era reclamado por la representación de los empresarios. Domínguez sostuvo que votando en contra busca “que las salvedades que se marcan dejen de estar, que haya una hoja de ruta de cómo hacer para superar eso”. Agregó que aún queda pendiente la presentación de balances semestrales del BPS.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)