marítimas

Regasificadora: no habrá marcha atrás

Sin dudas que este deslucido como inesperado episodio de la filial brasileña OAS, contratada para construir el muelle para las naves gaseras, las empresas intervinientes lo vean como un hecho frustrante por sus aristas imprevistas, pero nosotros lo vemos tan solo como una contrariedad del accionar empresarial, porque el proyecto no ha fracasado, solo que va a tomar más tiempo del previsto.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Tubos.

 A todas luces el emprendimiento seguirá su curso, por demás un hecho inevitable en la batalla que juega Uruguay por la preservación del medio ambiente mediante el consumo de combustibles no contaminantes. Repetimos: para Uruguay este traspié molesta y fastidia, y así lo debe ver Gas Sayago S.A. (UTE-Ancap) pero, porque somos optimistas, pensamos que solo es eso, un compromiso de plazo extendido. No hemos leído la letra chica, pero por lo que sabemos, no hay daño económico ni financiero, la parte uruguaya está bien a cubierto con garantías y no descartamos la idea que los actuales socios -de primer nivel mundial- buscarán las soluciones y estas vendrán. Por lo pronto, MOL ya está construyendo el barco regasificador que estará en el muelle Sayago en noviembre del 2016. Ahora hay que construirle ese muelle.

OBRADOR

Días pasados hicimos una visita al obrador de Gas Sayago y vimos cientos de gigantescos tubos de dos o tres metros de diámetro que son los pilares sobre los que se levantarán los dos muelles, miles de toneladas de roca triturada que se fondeará en el lugar marítimo, acrópodos para la escollera, embarcaciones auxiliares, enorme grúa oruga, plataformas flotantes, un puerto operativo para el embarque de los elementos constructivos, y cientos y cientos de abultados objetos, todos ellos de valor millonario. Allí está buena parte de la Terminal, porque nos dicen que en el puerto, para terminar de construir los dos muelles, está el resto. ¿Qué falta? Tal como lo vemos nosotros, pues que los actuales socios se pongan de acuerdo y contraten un constructor que sustituya a OAS, tampoco falta mucho para terminar la obra. Ahora veamos lo que piensan los directivos de Gas Sayago S.A. en la palabra de la ingeniera Marta Jara, su gerenta general, en una entrevista exclusiva para El País sobre la base de un cuestionario.

ING. JARA.

“La mayor preocupación ahora, luego del revés que tuvo el proyecto con la salida de la empresa constructora OAS, es lograr construir las estructuras de abrigo y amarre a tiempo para el barco regasificador de MOL, ahora en construcción, y que vendrá en noviembre del próximo año. Es el consorcio GNLS/Marubeni responsable de contratar nuevas empresas que retomen la construcción.
Gas Sayago no puede ofrecer mayores detalles de la situación contractual, pero confirma que está a la espera de la propuesta de GNLS (GdF Suez-Marubeni) que incluya nuevos contratistas (para los que Gas Sayago debe dar su consentimiento) y, fundamentalmente, un nuevo cronograma. Además afirmamos que estamos preparados para afrontar el proyecto mediante alternativas en el caso que el contratista principal GNLS no cumpla.

EXPERIENCIA.

Nuestra confianza es consecuencia -nos comentó la Ing. Jara- de la valiosa experiencia que a lo largo de un año y medio obtuvo Gas Sayago S.A. y que se ha concentrado en su propio equipo humano especializado. Se obtuvo mucha información sobre las características del suelo, fundamental para el diseño de la obra civil. Gracias a la interacción con diseñadores, certificadores y consultores, se tiene una comprensión cabal de los riesgos y las posibles soluciones técnicas y también se adquirió valiosa experiencia en la gestión de obras offshore. Hemos recorrido una curva de aprendizaje que abarca desde la disponibilidad de proveedores y contratistas hasta los seguros que se manejan.
Gas Sayago, como fiscalizador de todo el desarrollo del proyecto, ha tenido la oportunidad entonces, de formar un equipo altamente especializado y de desarrollar una red de colaboradores externos que son referentes.

LO PORTUARIO.

Gas Sayago ha avanzado bien en el desarrollo de servicios e infraestructura portuaria necesaria para el movimiento de los barcos metaneros. Se contrató la provisión de servicios de remolque al consorcio Reyla/Grupo Boluda de España, ya que superan las capacidades disponibles actualmente en el Puerto de Montevideo. Se trata de cuatro remolcadores, aptos también para combatir incendios, que deberán estar disponibles en Montevideo para el comienzo de la operación, a fines del 2016.

EL CANAL.

La ANP comenzará próximamente el dragado para la profundización del canal del Puerto de Montevideo, según ha informado, para llevarlo a 12,60 metros de profundidad. En una zona del canal de derivación a Puntas de Sayago, abierto ahora hasta los 9 metros, se ha encontrado una zona de roca que está siendo caracterizada para su posterior remoción. Esto no compromete los plazos del proyecto. Además se está avanzando con balizamiento y enfilaciones portuarias y en la capacitación de los prácticos.

MEDIOAMBIENTE.

El desempeño ambiental ha sido monitoreado en las costas y en las zonas de dragado y vertido. Los resultados se presentan en las reuniones de la Comisión de Seguimiento instalado por Dinama que recientemente realizó una auditoría a bordo de las dragas de Shanghai Dredging Company que están realizando las labores de apertura del canal de acceso sin encontrar desviaciones sustanciales”.

REGASIFICADOR.

El barco regasificador FSRU (por sus siglas en inglés) GNL del Plata, tiene las dimensiones de la clase más grande de metaneros, los Qmax que se introdujeron por primera vez para la flota catarí. Tendrá 263 mil m3 de almacenaje operativo y calará, tenemos entendido, 12,30 metros. Tiene una alta eficiencia energética y cumple los más altos estándares de la industria.
Este barco está siendo construido en Corea del Sur a cargo de MOL y su entrega está prevista para noviembre de 2016, todo ajustado al cronograma original, de manera que la botadura es para septiembre de 2016 y en Montevideo será en noviembre.

Lo hecho. La obra marítima realizada hasta ahora incluye el dragado del área (un círculo de 600 m de diámetro), donde se asentarán los dos muelles o el amarradero de las dos naves a menos 15 metros de profundidad. Para sostener estos muelles se instalarán unos 200 o 300 pilotes de hormigón a unos 30 metros de profundidad en el barro espeso y duro, más otros 5 metros de profundidad dentro de la propia roca del fondo del mar de los cuales ya se han hincado unos 70 pilotes. Esa es la razón de que los caños de hierro tengan un largo de 50 metros. Ya se dragó el tramo a Punta Yeguas, unos 6 kilómetros, a menos 13 m y despues habrá que hacer la escollera que tiene 1000 m, un dragado a menos 30 metros, encima de la cual se colocarán la arena y el pedregullo y los cientos de acrópodos que hemos visto. La obra en algunos casos está bastante avanzada. Por último, con todo esto queda hecha la protección para la construcción en Punta Yeguas de un nuevo puerto, pero de esto hablaremos más adelante.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)