FUNDAMENTOS PARA DISCUTIR

Lo que resigna el Estado por exoneraciones de impuestos

Según informe divulgado por la DGI fueron US$ 3.636 millones en 2014.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
DGI: encuesta da que 80 % de uruguayos está dispuesto a pagar tributos. Foto: A. Colmegna

El debate está instalado otra vez: sectores del partido de gobierno quieren revisar las exoneraciones impositivas que se otorgan por distintas vías, pero fundamentalmente por la ley de Inversiones y la de zonas francas.

En ese contexto, la Dirección General Impositiva (DGI) divulgó ayer que el Estado dejó de recaudar US$ 3.636,4 millones a través de exoneraciones, deducciones pero también tasas reducidas de impuestos (como la mínima del IVA) o la declaración como núcleo familiar en el IRPF. El reporte "Estimación del Gasto Tributario en Uruguay 2012 - 2014", explicó que "los tratamientos fiscales especiales procuran favorecer a un sector o grupo no a través de un aumento del gasto público directo, sino a través de la disminución de los impuestos que cargan esa actividad. El efecto de esta práctica podría verse como similar al de otorgar una ayuda por medio de una partida de gasto público. Por esta característica, a la pérdida de recaudación resultante sacrificio fiscal se la suele denominar Gasto Tributario".

Agregó que el gasto tributario es "aquella pérdida de recaudación que se generaría por un tratamiento impositivo desviado de la estructura normal de un impuesto".

Esto "no implica la realización de juicios de valor acerca de si los mismos cumplen con el objetivo para el que fueron creados, y si son válidos para incentivar una actividad o sector en particular", aclaró.

En 2014 se verificó la menor resignación de recaudación desde 2011 en relación al tamaño de la economía: 6,34% del Producto Interno Bruto (PIB) frente a 6,36% de 2013, 6,6% de 2012 y 6,14% de 2011). Los cinco impuestos analizados para el informe implican el 93% de la recaudación de la DGI.

En relación a los ingresos que tuvo la DGI por sus principales impuestos, el gasto tributario representó el 36% en 2014 frente a 35,5% de 2013, 37,2% de 2012 y 34,7% de 2011. El organismo, explicó que si bien el gasto tributario "se define como la pérdida de recaudación resultante de un tratamiento impositivo diferencial, no es equivalente al ingreso que se obtendría en caso de eliminar la exoneración. El monto de dicho ingreso dependerá del efecto del cambio impositivo en los agentes económicos".

IVA.

El Impuesto al Valor Agregado (IVA) es el que más recauda para la DGI y también es el principal en cuanto a gasto tributario o renuncia fiscal. En 2014 por el tributo se resignaron $ 41.279,2 millones (US$ 1.778,7 millones) o 3,1% del PIB, que se explicaron principalmente por el costo de gravar determinados bienes y servicios a la tasa mínima del 10% en vez de la básica del 22%, las ventas de naftas (que no tienen IVA), los arrendamientos de inmuebles y la prestación de servicios de enseñanza (tanto pública como privada están exoneradas).

La mayor pérdida de ingresos se dio por tener bienes gravados a la tasa mínima (10%) como pan, pescado, carne, aceites, arroz, azúcar, medicamentos, entre otros. Allí se resignaron $ 6.851,2 millones (US$ 295,2 millones).

Luego está, la ocasionada por la exoneración de IVA a las naftas (el gasoil está gravado) con $ 5.319,4 millones (US$ 229,2 millones) y a los alquileres de inmuebles con $ 3.737,3 millones (US$ 161 millones).

IRAE.

El Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE) es el segundo que más renuncias fiscales acumuló con $ 19.981 millones (US$ 861 millones) en 2013 o un 1,5% del PIB. Las zonas francas (todas las empresas en esos exclaves no pagan este tributo) —ver aparte— explicaron $ 7.026 millones (US$ 302,7 millones) de la resignación de IRAE. Las sigue la promoción de inversiones (que exonera el tributo total y luego parcialmente durante algunos años) con $ 3.936 millones (US$ 169,6 millones) y la exoneración a compañías de navegación y aéreas de este impuesto con $ 1.596 millones (US$ 68,8 millones). "En este último año el sacrificio fiscal asociado a esta línea (las compañías marítimas y aéreas) ha aumentado considerablemente", indicó el organismo.

IRPF.

Por las diferentes deducciones que tiene el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF), en 2014 el gasto tributario fue de $ 6.585,4 millones (US$ 283,8 millones) o 0,49% del PIB. La principal renuncia fue por los rendimientos que generan los Fondos de Ahorro Previsional que están exonerados del tributo, por lo que se dejan de percibir $ 2.681,1 millones (US$ 115,5 millones). Le sigue la deducción del 30% que tienen los profesionales, que implicó un pérdida de $ 1.305,7 millones (US$ 56,2 millones).

Luego viene el diferencial de tasas para la distribución de utilidades, que están gravadas al 7% mientras el resto de las rentas del capital tributa al 12%. Eso generó una pérdida de recaudación de $ 1.038,8 millones (US$ 44,8 millones).

Renuncias en Impuesto al Patrimonio y en el IMESI

Por diferentes exoneraciones en el Impuesto al Patrimonio el gasto tributario fue de $ 15.504 millones (US$ 668,1 millones) en 2013 o 1,17% del PIB. Es el tercer impuesto en importancia de resignación, tras el IVA y el IRAE y delante del IRPF. Los activos exentos —el beneficio (informado en la declaración jurada) aplicado por los contribuyentes que poseen activos con posibilidad de aplicar alguno de los diversos beneficios existentes como títulos de deuda pública, valores emitidos por el Banco Central— fue el principal rubro de renuncia fiscal con US$ 396,3 millones. Lo siguió el patrimonio en zonas francas con $ 2.705 millones (US$ 116,5 millones). Por su parte, en el caso del Impuesto Específico Interno (Imesi) la renuncia fiscal alcanzó a $ 1.041,4 millones (US$ 44,9 millones) o 0,08% del Producto. El principal rubro de pérdida de recaudación fue el subsidio a la cerveza —se da al fabricante $ 2,58 por litro por uso de envases retornables— con $ 376 millones (US$ 16,2 millones).

La industria es el sector más beneficiado.

En el informe, la DGI agrupó los resultados alcanzados "por actividad económica tanto en el IRAE como en el Impuesto al Patrimonio, de manera de determinar el beneficio fiscal que recibe un sector por ambos impuestos". Cabe destacar, que los beneficios (o el gasto tributario) por eso dos impuestos sumaron 2,66% del PIB en 2014, mientras que todo el gasto tributario alcanzó a 6,34% del PIB.

La industria manufacturera fue la que más gasto tributario recibió con $ 6.090 millones (US$ 262,4 millones), esto es 0,5% del PIB. "El mismo proviene en un 70% del beneficio en IRAE a través de las exoneraciones de zonas francas y Promoción de inversiones. El gasto tributario correspondiente en el Impuesto al Patrimonio se ocasiona por la tenencia de activos exentos", indicó la DGI.

Luego, vienen las actividades financieras y de seguros con $ 5.323 millones (US$ 229,4 millones) de resignación impositiva o 0,4% del PIB. "Casi el 82% proviene del impuesto al patrimonio y se debe en su mayor parte a la tenencia de activos exentos, en el caso del IRAE es por los beneficios recibidos por pertenecer a zonas francas", explicó el informe.

En el caso del sector transporte y almacenamiento, concentra $ 3.537 millones (US$ 152,4 millones), esto es 0,3% del PIB. "Su mayor parte proviene del IRAE por el beneficio otorgado a las compañías de navegación marítima y aérea, mientras que en el caso del Impuesto al Patrimonio obedece principalmente a la posesión de activos exentos", explicó. Luego está la construcción con $ 2.986 millones (US$ 128,7 millones) o 0,2% del PIB. "Está concentrado principalmente por el beneficio en el IRAE, correspondiendo en un 85% a la actividad desarrollada en las zonas francas", dijo la DGI. Agro y pesca con $ 2.969 millones (US$ 127,9 millones) viene detrás.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)