En 2013 representó 6,08% del PIB, el menor nivel en al menos cuatro años

Estado resignó US$ 3.501: por exoneraciones de impuestos

El Estado uruguayo dejó de recaudar US$ 3.501 millones a través de exoneraciones, deducciones y tasas reducidas de impuestos en 2013, según un reciente informe de la Dirección General Impositiva. Esas renuncias fiscales representaron 6,08% del Producto Interno Bruto, el menor valor relativo en al menos cuatro años.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
DGI aclara en el informe que no hace juicios de valor sobre exoneraciones. Foto: A.Colmegna.

Mientras en la interna del partido de gobierno algunos sectores (MPP, Lista 711, Partido Comunista) proponen revisar las exoneraciones tributarias, otros sectores plantean que sin promoción de inversiones ni zonas francas, habría inversiones que no llegarían al país ni se generaría tanto empleo.

La DGI realiza cada año el Informe del Gasto Tributario en Uruguay y acaba de divulgar el que corresponde a 2013. "Los tratamientos fiscales especia-les procuran favorecer a un sector o grupo no a través de un aumento del gasto público directo, sino a través de la disminución de los impuestos que cargan esa actividad. El efecto de este proceder podría verse como similar al de otorgar una ayuda por medio de una partida de gasto público. Por esta característica, a ese sacrificio fiscal se lo suele denominar gasto tributario (GT)", indicó el organismo. Esta "cuantificación del GT, si bien se define como la pérdida de recaudación resultante de un tratamiento impositivo diferencial, no es equivalente al ingreso que se obtendría en caso de eliminar la exoneración. El monto de dicho ingreso dependerá del efecto del cambio impositivo en los agentes económicos", explicó DGI.

Además, agregó que "la identificación y cuantificación del GT que se presenta no implica la realización de juicios de valor acerca de si los mismos cumplen con el objetivo para el que fueron creados, y si son válidos para incentivar una actividad o sector en particular".

En 2013 se verificó la menor resignación de recaudación desde 2010 al menos, tanto en relación al PIB (fue 6,08% frente a 6,34% de 2012, 6,14% de 2011, 6,31% de 2010) así como en relación a los ingresos que tuvo la DGI por sus seis principales impuestos (fue 33,9% frente a 35,7% de 2012, 34,7% de 2011, 34,1% de 2010).

IVA.

Así como es el principal impuesto que recauda la DGI, el IVA también es el principal en cuanto a gasto tributario o renuncia fiscal.

En 2013 por este tributo se resignaron $ 34.824 millones (US$ 1.701 millones) o 2,96% del PIB, que se explicaron principalmente por el costo de gravar determinados bienes y servicios a la tasa mínima del 10% en vez de la básica del 22%, las ventas de naftas (que no tienen IVA), los arrendamientos de inmuebles y la prestación de servicios de enseñanza (tanto pública como privada están exoneradas).

La mayor pérdida de ingresos se dio por tener bienes gravados a la tasa mínima (10%) como pan, pescado, carne, aceites, arroz, azúcar, medicamentos, entre otros. Allí se resignaron $ 6.693,4 millones (US$ 327 millones).

La exoneración de IVA a las naftas (el gasoil está gravado) con $ 4.654,6 millones (US$ 227 millones), a los alquileres de inmuebles con $ 3.131,6 millones (US$ 153 millones) y a los servicios de enseñanza con $ 2.796,5 millones (US$ 136,6 millones) lo siguieron.

IRAE.

El Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE) es el segundo que más acumuló renuncias fiscales con $ 16.647 millones (US$ 813 millones) en 2013 o un 1,41% del Producto.

Las zonas francas (todas las empresas en esos exclaves no pagan este tributo) —ver aparte— explicaron $ 5.440 millones (US$ 266 millones) de la resignación de IRAE. Las sigue la promoción de inversiones (que exonera el tributo total y luego parcialmente durante algunos años) con $ 4.413 millones (US$ 215 millones) y la exoneración a 30.000 pequeñas empresas de este impuesto con $ 1.019 millones (US$ 49,8 millones).

IRPF.

Por las diferentes deducciones que tiene el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF), en 2013 el gasto tributario fue de $ 6.015,1 millones (US$ 294 millones) o 0,51% del Producto.

La principal renuncia fue por los rendimientos que generan los Fondos de Ahorro Previsional que están exonerados del tributo, por lo que se dejan de percibir $ 2.910,2 millones (US$ 142 millones). Le sigue la deducción del 30% que tienen los profesionales, que implicó un pérdida de $ 1.110,3 millones (US$ 54 millones).

PATRIMONIO E IMESI.

Por diferentes exoneraciones en el Impuesto al Patrimonio el gasto tributario fue de $ 13.310 millones (US$ 650 millones) en 2013 o 1,1% del PIB.

En el caso del Imesi la renuncia fiscal alcanzó a $ 862,7 millones (US$ 42,1 millones) o 0,07% del Producto. Estos seis impuestos representaron 94% de los ingresos de DGI.

Recaudación en primer semestre crece 2,9%

n En el primer semestre de 2015, la recaudación neta de la Dirección General Impositiva (DGI) —los ingresos descontados la devolución de tributos— creció 2,9% en términos reales frente al mismo período del año pasado. En seis meses, los ingresos netos de la DGI totalizaron $ 126.413 millones (US$ 4.923 millones), según los datos del organismo. El IVA, tributo que explica la mitad de la recaudación de la DGI, tuvo una caída neta de ingresos de 1,6% en términos reales (una vez descontada la inflación) respecto al primer semestre de 2014. La recaudación del Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE) creció 12,8% neto en el primer semestre y los ingresos por el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas subieron 5,9%.

Zonas francas, industrias, comercio y el agro, los más "beneficiados"

n Al considerar los sectores que más perciben las renuncias fiscales del Estado o visto de otro modo el gasto tributario, el ganador es la zona franca, según el informe de la Dirección General Impositiva. Las exoneraciones de IRAE percibidas por las zonas francas fueron de $ 5.440 millones (US$ 266 millones) y las exenciones del Impuesto al Patrimonio fueron por $ 2.415 millones (US$ 118 millones), eso sumó US$ 384 millones o 0,7% del PIB de ese año.

En cuanto a sectores, la Industria Manufacturera tuvo exoneraciones de IRAE en 2013 por $ 4.727 millones (US$ 231 millones) y en el caso del Impuesto al Patrimonio totalizaron $ 1.608 millones (US$ 78 millones). El gasto tributario en la Industria fue de US$ 309 millones.

En el caso del Comercio al por mayor y menor, recibió el beneficio de exoneraciones de IRAE por $ 4.075 millones (US$ 199 millones) y en el Impuesto al Patrimonio por $ 1.014 millones (US$ 49 millones). El total fue de US$ 248 millones.

Para Producción Agropecuaria, Forestación y Pesca las exoneraciones de IRAE que lo beneficiaron alcanzaron a $ 1.138 millones (US$ 55 millones) y en el Impuesto al Patrimonio fueron $ 2.404 millones (US$ 117 millones). Totalizó US$ 172 millones.

En Transporte y Almacenamiento las exenciones de IRAE alcanzaron a $ 1.792 millones (US$ 87 millones) y en Patrimonio a $ 661 millones (US$ 32 millones), un total de US$ 119 millones.

Las cifras no implican un juicio de valor sobre los beneficios.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)