MATRIZ ENERGÉTICA

La revolución de la biomasa en la generación eléctrica: por cuarto año superó al petróleo

El Ministerio de Industria, Energía y Minería publicó el Balance Energético Preliminar con datos sobre la matriz de abastecimiento eléctrico en 2019.

La participación de la biomasa en la matriz de abastecimiento energético superó en 2019, por cuarto año consecutivo, la participación del petróleo y derivados. Foto: Archivo El País
La participación de biomasa en la matriz de abastecimiento energético superó en 2019, por 4° año seguido, la participación del petróleo y derivados. Foto: Archivo El País

Las energías renovables en Uruguay siguen su rumbo ascendente en la matriz energética. Mucho se habla de la eólica y la solar, pero hay un tipo de energía que en forma silenciosa les gana: la biomasa.

La participación de la biomasa en la matriz primaria -o también llamada matriz de abastecimiento-, superó en 2019 por cuarto año consecutivo la participación de “petróleo y derivados”, según reflejó el Balance Energético Preliminar publicado ayer por el Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM).

La biomasa representó el 41% de la matriz primaria de energía, mientras que “petróleo y derivados” fue responsable del 36%, según los resultados. El ministerio aclaró que estos resultados son preliminares. Tradicionalmente, el petróleo constituía la principal fuente de energía.

Respecto a 2018 la participación de la biomasa se mantuvo estable, mientras que la de petróleo bajó (había sido 39% del total en el año previo).

“Por su parte, la participación de las (energías) renovables registra un 63% en total en dicha matriz”, señaló el informe. Esto marca un incremento respecto a 2018 cuando incluso la participación de renovables había caído frente a 2017 (fue 60% en 2018 y había sido 62% en 2017).

Por su parte, “la participación de las renovables en la matriz de generación eléctrica alcanza el 98%; siendo la hidroelectricidad del 50% y la producción de electricidad a partir de energía eólica del 30%”, señaló el informe.

En 2019 Uruguay tuvo excedentes de energía eléctrica que exportó a la región.

Expansión de biomasa.

¿Por qué la biomasa se ha transformado en el principal energético del país? Todo empezó con aserradores en el noreste del país que empezaron a producir su propia energía a través de residuos de madera, pero la expansión llegó en 2007 con la planta de celulosa de UPM (ex Botnia) en Fray Bentos que no solo utiliza la biomasa para su consumo, si no que también vende el excedente de energía eléctrica a UTE.

Si bien buena parte de la energía de la biomasa es de uso directo en las propias empresas que la generan, desde 2007 en adelante UTE habilitó contratos para comprar energía eléctrica proveniente de esa fuente.

La llegada de la planta de celulosa de Montes del Plata y su primer año de operación completo en 2015 completó el combo.

Las plantas de biomasa de los aserradores, más otras que utilizan otras fuentes como la cáscara de arroz, suelen ser de pequeño porte. Entre ellas están Fenirol S.A. con 10 megavatios de potencia en Tacuarembó; Galofer S.A. con 12,5 megavatios de potencia autorizada en Treinta y Tres; Ponlar S. A. con 7 megavatios en Rivera y hasta Alcoholes del Uruguay (ALUR) tiene la suya en Bella Unión con 6 megavatios de potencia autorizada.

Esas plantas utilizan subproductos de actividades de la industria forestal (chips y aserrín de aserraderos, trozas de diámetros finos de actividades forestales) y en el caso de Fenirol, además utiliza subproductos de los molinos arroceros (cáscara de arroz).

El procedimiento consiste en que los residuos se queman en una caldera y luego puede transformarse en vapor que se utiliza para mover turbinas y generar electricidad.

Pero, la diferencia la hacen las plantas de celulosa: UPM en Fray Bentos tiene una potencia instalada de 161 megavatios y Montes del Plata en Conchillas tiene una potencia instalada de 180 megavatios.

¿Qué es la biomasa? Según lo que explica la Dirección Nacional de Energía (DNE) del MIEM, “existen varias definiciones del término biomasa, pero de modo simplificado puede describirse como ‘toda materia orgánica susceptible de aprovechamiento energético’.

Creció la deuda de UTE. Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País

Esta concepción abarca productos y subproductos de origen leñoso y herbáceo, incluyendo también ciertos residuos industriales y municipales”.

La DNE señala que “el carbono liberado en la combustión de la biomasa forma parte de la atmósfera actual, pues es el que los vegetales continuamente absorben y liberan, a diferencia de otros combustibles (carbón, gas, petróleo) cuyo carbono se encuentra capturado en el subsuelo”.

“Mediante la fotosíntesis, algunos organismos vivos utilizan la energía solar para convertir los compuestos como el carbono en compuestos orgánicos y de esta manera almacenar energía. Si bien es necesario el consumo de energía para obtener el combustible puede considerarse que el balance de emisiones de carbono de la generación de energía a partir de biomasa es neutro”, agrega la explicación.

El carácter preliminar del balance energético

El Ministerio de Industria, Energía y Minería señaló que el Balance Energético Preliminar “se realiza utilizando una metodología basada en estimaciones, por lo cual no sustituye al Balance Energético Nacional (que se publica en el segundo semestre), sino que constituye una primera aproximación a la información anual de oferta y demanda de energía a nivel nacional, desagregada por fuente y sector económico de consumo”. Agregó que “estos resultados tienen carácter ‘preliminar’ y pueden diferir de los definitivos que integren el Balance Energético Nacional, dado que a la fecha no se cuenta con toda la información”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados