LOS CONSEJOS DE SALARIOS BAJO LA LUPA

Richard Read: “¿Para qué quiero un excelente salario si después no tengo laburo?”

El dirigente de la bebida y Gabriel Oddone hablaron acerca de los “desafíos” que tiene el esquema actual de negociación colectiva.

Oddone expuso en la sede del sindicato de la bebida. Foto: M. Bonjour
Oddone expuso en la sede del sindicato de la bebida. Foto: M. Bonjour

La cita era el jueves a las 18 horas. La Federación de Obreros y Empleados de la Bebida (FOEB) había convocado a una charla acerca de un tema que ahora, con la ronda de negociación más grande de la historia del país recién puesta en marcha, está en boca de sindicatos, patronales y el gobierno: los Consejos de Salarios.

El primero en tomar la palabra en la sede del sindicato de la bebida sobre la calle Abayubá fue el economista Gabriel Oddone. Micrófono en mano y frente a unos 100 trabajadores de ese sector —pero también de otros que se habían acercado hasta el lugar para escuchar al socio de CPA Ferrere y también a Richard Read, el histórico dirigente de la bebida—, Oddone sostuvo que el marco actual de negociación funcionó "en el mejor momento de la historia del país", pero que es un "muy buen momento" para analizar posibles ajustes. "¿Estamos seguros que cuando tengamos un shock externo estas condiciones son las que van a funcionar?", preguntó.

Más tarde, Read subrayó la necesidad de tener esta conversación para evitar males mayores en los años que vienen. "El nuevo gobierno tendrá que discutir este tipo de cosas, porque si no las discute la vida le va a pasar por arriba", enfatizó.

Oddone describió la situación de la economía uruguaya hoy. Después de una "década maravillosa" (2005-2014), la actividad atravesó dos años más turbulentos y volvió a mostrar una foto más saludable en 2017. Sin embargo, lanzó, esta recuperación no fue todo color de rosas. "Estamos creciendo con asimetría de sectores, sin inversión y fundamentalmente por consumo", sintetizó el economista. "Esto está bien, está mal, pero no es sostenible en el tiempo", advirtió.

Además, esta expansión de la economía se ha dado con una peculiaridad: la destrucción de puestos de trabajo. Durante la última ronda de negociación, en 2015, hubo un gran número de convenios que pautaron incrementos de salarios por encima de las pautas diseñadas por el Poder Ejecutivo. Un elemento que puede explicar esto, dijo Oddone, es que en negociaciones donde el empresario no se vio "presionado" por el mercado, accedió a acordar un salario arriba de los lineamientos y resolver más adelante. "¿Y cómo lo resuelve? Porque esas cosas se resuelven, si los números no dan, no dan", planteó. Los 40.000 puestos de trabajo que se perdieron desde un pico de ocupación en la segunda mitad de 2014, hacen pensar que el empleo fue la "variable de ajuste" elegida por muchos de esos empresarios.

Así, Uruguay llega a esta nueva ronda de Consejos de Salarios con una economía en expansión —creció 2,7% en 2017 frente al año previo— pero con algunas "patologías", como un mercado de trabajo golpeado o la caída de la inversión.

Con esto como telón de fondo, Oddone aprovechó la charla del jueves en el sindicato de la bebida para enumerar siete desafíos que, a su criterio, presenta hoy la negociación colectiva en el país.

El primero es la necesidad de reevaluar los requisitos de representatividad de aquellos que se sientan a la mesa de negociación en nombre de los trabajadores. En Uruguay los números muestran que hoy el 30% de los trabajadores fija las condiciones del 90%. Por otra parte, Oddone llamó a dar cuenta de la heterogeneidad —de mercados, firmas, productividad, entre otros— que existe entre los diferentes actores. Una de las posibles soluciones para esto, sugirió, es la definición de umbrales de representatividad, para que no todas las empresas se metan en la misma bolsa.

Otro de los desafíos del esquema actual es un déficit de coordinación, que provoca incrementos de salarios en sectores no transables de la economía que pueden, por ejemplo, erosionar la competitividad del país. De igual forma, Oddone instó a desestimular la indexación —tema "bien polémico para conversar desde la perspectiva estricta del trabajador", admitió—, para evitar "inercias inflacionarias" que se expandan por la economía. Después, Read respondió: "Este palo (el sindical) reivindica la indexación".

A su vez, Oddone señaló la pertinencia de fortalecer la transparencia de la información, uno de los talones de Aquiles de la negociación actual. También señaló la importancia de mirar con lupa aquellos acuerdos alcanzados en sectores regulados o que reciben transferencias —como el mutualismo— para evitar que convenios por encima de lo que esos sectores pueden legítimamente brindar terminen perjudicando a un tercero.

Por último, Oddone recomendó ser cautos respecto de los ciclos y los precios internacionales, para no tomar como duraderas situaciones que pueden ser más bien transitorias.

El socio de CPA Ferrere dijo que "este es un buen momento para pensar estas cosas", porque Uruguay tiene por delante dos años de crecimiento, al menos, y pese a los problemas que presenta su economía, son temas "manejables". Es un contexto ideal para "anticiparse" a un posible cimbronazo, remarcó.

Si los salarios se convierten en una "fuente de rigidez", alertó sobre el final, la "solución" pasará por una reducción de los puestos. Y "proteger los niveles de empleo es fundamental en la agenda de un país". Por ello, "sería bueno que en la campaña electoral los políticos, además de discutir las cosas que generalmente discuten, discutieran algunas de estas", sugirió.

En Uruguay los Consejos de Salarios tienen “mal marketing”
¿Cómo lo vivió Richard Read?

Richard Read paseó a quienes lo escucharon el jueves pasado por una lista variopinta de temas: drones, el anhelo por parte del movimiento sindical de un frigorífico nacional y la necesidad de los trabajadores por preocuparse por el desempleo aunque no lo estén padeciendo en carne propia.

La cadena que une a todos estos eslabones es el desvelo que tiene el dirigente de la bebida por los Consejos de Salarios como instrumento —deben aggiornarse a la realidad de hoy, dijo— y al interés que manifiesta porque los sindicatos discutan otros puntos más allá del salario. Por ejemplo, "hacia dónde va el empleo, qué rama va a desaparecer y cuál no".

El dirigente dijo que él "reivindica" la negociación colectiva, pero que hay que modificar su "contenido" actual, porque se "gastó". La "lógica" que debería primar, añadió, es una "mixtura" entre la conservación del salario real y la preservación del empleo. A su vez, planteó que en Uruguay los Consejos de Salarios tienen "mal marketing" y que deberían contar con una "mayor adhesión" de la población.

El salario, dijo Read, es "importantísimo", pero en un contexto donde también hay que tener un ojo puesto en el empleo. "¿Para qué quiero un excelente salario si después no tengo laburo?", interrogó.

"¿Suena lindo? No, no suena lindo. ¿Aleja votos? Claro que aleja votos. ¿Chiflidos? Y, algún chiflido también. Ahora, es la realidad", afirmó.

Además, lanzó un mensaje para aquellos trabajadores que miran para otro lado cuando se habla de desempleo porque no los afecta hoy. "No, gil, no es esa, la desocupación va en contra tuya porque presiona hacia la baja la negociación del salario", dijo.

En esta línea recordó que, en el caso de la bebida, el trabajador es uno de sus consumidores. "Nuestro destino final es el vecino de al lado nuestro", ilustró. "Si le va bien, seguramente seguirá destapando, si le va mal, seguramente la bebida la va a dejar porque van a haber otras prioridades", comentó. Por esto, la FOEB no se considera a sí misma un "satélite" sino que tiene interés en que "al resto de los trabajadores en esta ronda les vaya bien", planteó.

Read se tomó unos minutos para machacar con el involucramiento de los sindicatos en los problemas educativos del país, y también para hablar de cómo Uruguay está preparando a sus jóvenes para el mercado de trabajo al que están ingresando. "Si dicen que los drones van a sustituir al delivery, el tipo no tiene que agarrar una escopeta y darle a los drones cuando pasan volando con la pizza", graficó. "Lo que tiene que hacer es aprender a repararlos y aprender a manejarlos", añadió.

Por esta razón, en un país donde la industria del software gana terreno, Read criticó a "algunos compañeros" sindicalistas que "siguen añorando" lo que llamó "el Uruguay de las chimeneas", o que continúan peleando por tener un "frigorífico nacional". Estos, dijo, son "planteos" que "no ayudan a abrir las cabezas".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)