LOS 20 AÑOS DEL SISTEMA MIXTO DE JUBILACIÓN

Salida a "cincuentones", US$ 200: al año

Orden empresarial del BPS propuso permitir la desafiliación de las AFAP a los perjudicados.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los "cincuentones" se manifestaron para reclamar la desafiliación de las AFAP. Foto: F. Flores

La solución para unos 27.000 "cincuentones" perjudicados por el régimen mixto de seguridad social tendría un costo extra para el Estado de US$ 200 millones por año, que ascendería a US$ 2.600 millones en la proyección a largo plazo, según el presidente de República AFAP, Luis Costa.

Los denominados "cincuentones" son trabajadores que eran menores de 40 años en 1996 —cuando se implementó la Ley 16.713 que creó las AFAP— y se vieron obligados a afiliarse a las administradoras por su nivel salarial. A la hora de jubilarse, en algunos casos, el sistema mixto les implica una menor pasividad que si hubieran seguido solamente en el Banco de Previsión Social (BPS). Esa diferencia va entre 2,3% menos y 32,3% menos.

Por esto, los "cincuentones" con el apoyo del Pit-Cnt iniciaron reclamos para que mediante una ley se les permita jubilarse por el régimen de transición y no por el mixto.

Ayer, en el evento "A 20 años del régimen mixto de jubilaciones" que organizó el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, Costa dijo que "el reclamo refiere solo a una parte menor de estos cincuentones, aquellos de mayores ingresos". Explicó que de los más de 200.000 afiliados a las AFAP entre 51 y 59 años, entre 30.000 y 35.000 se beneficiarían del cambio normativo.

También aclaró que esos trabajadores "no están perjudicados por el régimen mixto ni las AFAP", sino que se ven afectados en la comparación con el anterior sistema jubilatorio. "Para un ajuste, siempre hay que establecer un momento y hay gente que queda de un lado y del otro", agregó.

República AFAP hizo proyecciones sobre sus "cincuentones" afiliados de lo que "en torno a los 27.000" se beneficiarían del cambio y "solo para estos el BPS tendría un costo adicional" de "US$ 200 millones por año", dijo Costa. "Considerando todo el tiempo por el que se les deberá abonar una jubilación mayor, el costo total de la medida supera los US$ 2.600 millones", agregó.

En el mismo evento, Javier Verdino en nombre de la representación empresarial en el BPS, propuso una solución para los "cincuentones" con un procedimiento similar al aplicado para la Ley 19.162 (que permitió la desafiliación de las AFAP de los trabajadores que tenían más de 40 años en 1996 y que podían optar por el régimen mixto o el de transición).

El planteo es modificar el artículo 27 de la ley vigente para que "aquellas personas que aportaron por buenos sueldos antes de 1996 se les tome el 100% y no solo hasta la primera franja como ahora", explicó.

Verdino detalló que la medida abarcaría a los trabajadores que tenían más de 35 y menos de 40 al momento que se reformó el sistema de seguridad social y la opción de abandonar las AFAP sería irrevocable.

Un punto "imprescindible" para la representación empresarial del BPS es que los fondos devueltos por las AFAP para los "cincuentones" que elijan jubilarse por el régimen de transición, vayan a un fideicomiso de administración. Subrayó que no quieren repetir lo ocurrido con los casi US$ 200 millones que se transfirieron al BPS por la Ley 19.162 y "fueron a cubrir el déficit sin hacer ninguna previsión de futuro".

Consultado sobre la situación de los "cincuentones", el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, dijo que es un tema a analizar y se debe "ver cómo y cuándo puede ser encarado por el país". Sobre los números presentados por Costa y la propuesta de Verdino, señaló que el gobierno tiene "estudios y alternativas" diferentes.

Evaluación.

Luego de dos décadas del régimen mixto, los participantes de la conferencia expusieron su balance y marcaron varios desafíos.

El presidente de República AFAP expresó que el ahorro individual dio mayor sustentabilidad a las cuentas públicas y permitió destinar dinero a otras áreas. Además, la presidenta de la Asociación Nacional de AFAP (Anafap), María Dolores Benavente, destacó que se cuenta con un fondo de inversión que surge del ahorro individual de casi US$ 11.000 millones, equivalente al 20% del PIB.

La titular de Anafap señaló que a futuro se deberá promover más el ahorro voluntario, como forma de mitigar los efectos de la informalidad, y también crear un fondo especial para los trabajadores más jóvenes que permita inversiones con mayor riesgo.

Por su parte, el vicepresidente del Banco de Seguros del Estado (BSE), Guillermo Porras, advirtió sobre la solvencia a futuro de la institución por ser la única que actualmente paga la jubilación a los afiliados a las AFAP, tras la salida hace más de una década de las aseguradoras privadas por considerar que el negocio no era rentable.

El superintendente de Servicios Financieros del Banco Central del Uruguay (BCU) —regulador del sistema—, Juan Pedro Cantera, sostuvo que se deben "actualizar" varios parámetros que inciden en el cálculo de la jubilación como las tablas de mortalidad, porcentaje de aportación obligatoria y la edad mínima de jubilación.

Indicó que "un problema" es la indexación por ley de las jubilaciones al aumento de los salarios, que obliga a calcular las pasividades en Unidades Reajustables (UR), lo que "no asegura la capacidad de compra". Cantera sostuvo que la Unidad Indexada (UI) —que se ajusta por inflación— es "una mejor moneda para los jubilados".

Reforma obligó al BPS a profesionalizar gestión.

Los tres expresidentes del Banco de Previsión Social (BPS) que participaron del evento (Ernesto Murro, Juan Berchesi y Rodolfo Saldain) destacaron que la reforma de la seguridad social implantada en 1996 permitió incorporar la historia laboral y la recaudación nominada, lo que mejoró la gestión de la institución.

En defensa de la ley, Berchesi recordó que previo al sistema mixto la deuda implícita de la seguridad social (jubilados más derechos jubilatorios creados) ascendía al 227% del Producto Interno Bruto. También señaló que antes había "gestorías privadas que tramitaban jubilaciones, muchas de ellas truchas, con testimonios falsos", dado que las pasividades se entregaban por años de servicio y no de aportes.

Otro cambio de la reforma que destacó Berchesi fue "que el viejo sistema tenía un incentivo perverso" porque era ventajoso trabajar en negro y la modificación permitió recaudar más al BPS.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)