El año próximo y el 2017 serán para que Uruguay tome decisiones

Hacia el secreto bancario exprés

El año próximo y 2017 serán de definiciones para el gobierno en materia de secreto bancario y de intercambio de información tributaria con otros países. Es que Uruguay se comprometió que a 2018 dará inicio al intercambio de datos fiscales automático (sin necesidad de pedido previo del otro país) y para ello deberá hacer cambios legales y resolver entre diferentes opciones a la hora de firmar acuerdos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fiscos extranjeros y la DGI deberían poder acceder a información bancaria sin que intervenga la Justicia previamente.

Actualmente, en Uruguay se levanta el secreto bancario a solicitud de un fisco de otro país con el que se tenga un acuerdo de intercambio de información firmado y previa autorización judicial en procesos que pueden llevar meses. Al ir al intercambio de datos automático, el levantamiento del secreto bancario debería ser exprés, por lo tanto dejaría de existir para aquellos no residentes.

El director para el Centro de Política y Administración Tributaria de la OCDE, Pascal Saint-Amans lo dejó claro en una entrevista con El País publicada el 26 de octubre pasado. "El secreto bancario para no residentes, está llegando a su fin, absolutamente. En todos lados. En Suiza, Singapur, Hong-Kong, en todas partes del mundo", afirmó.

Allí, también expresó que "el secreto bancario para los uruguayos no es nuestro tema".

En el gobierno lo tienen claro, una fuente oficial dijo a El País que el intercambio de datos automático al que Uruguay se comprometió a partir de 2018 —al igual que otros 94 países— "requiere el levantamiento de secreto bancario".

Respecto al planteo de Saint-Amans de que a los fiscos extranjeros les interesa que el secreto bancario no opere para con sus ciudadanos y les da igual lo que haga Uruguay con los suyos, la fuente del gobierno señaló: "¿Si lo das afuera (el levantamiento exprés del secreto bancario), no lo vas a dar para adentro? Tendría que ser para todos".

Para el profesor de Derecho Financiero y de Tributación Internacional en la Facultad de Derecho de la Universidad de Montevideo y de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de la República, Carlos Loaiza Keel "es una postura que puede resultar seductora" la de levantar el secreto bancario en forma exprés para no residentes y dejarlo intacto para los uruguayos (es decir con intervención judicial previa).

"Muchos extranjeros podrían hacerse residentes de Uruguay para tener mayor intimidad tributaria", agregó. De hecho, cada vez hay más extranjeros que además de obtener la residencia física buscan tener la residencia fiscal en Uruguay (ver nota aparte).

Pero, evaluó Loaiza Keel, "eso que la OCDE no cuestiona, si estaría cuestionado por la Constitución uruguaya del principio de igualdad, no discriminación" y a eso se suma "la conveniencia del fisco uruguayo, que puede hacer más fuerte su recaudación" a partir de acceder a información bancaria sin necesidad de dar previamente intervención a la Justicia.

Por eso, al igual que lo creen en el gobierno, para el tributarista "no parece viable esa solución" de que solo los fiscos extranjeros accedan a información de cuentas bancarias en Uruguay sin intervención judicial previa.

¿Cómo dar los datos?

Si Uruguay a partir de 2018 va a intercambiar información con fiscos del exterior en forma automática, la pregunta es cómo lo hará.

Una opción es la que ha tomado Suiza, que entiende que ese compromiso no implica que a partir de 2018 deba a intercambiar información de manera automática con el resto de las jurisdicciones firmantes del documento, sino que para ello será necesaria la suscripción de nuevos convenios bilaterales entre Suiza y cada jurisdicción involucrada, a ser negociados a partir del 2018.

La fuente del gobierno consultada señaló que "hay acuerdos que permiten el intercambio automático y otros que no. Una forma es renegociar esos tratados uno a uno". Uruguay tiene 35 tratados, entre ellos con Argentina, Brasil, España, Francia, Alemania, Reino Unido, Suiza, México, Corea, Chile, Canadá.

La otra opción es "firmar el acuerdo multilateral y ahí se soluciona todo de una sola vez". Ese acuerdo multilateral está firmado por 74 países, es decir, muy pocos de los que se comprometieron al intercambio automático no lo han firmado, entre ellos Uruguay. De esa forma, todos los países que integren el acuerdo multilateral intercambiarán información entre sí.

"Hay una ofensiva muy fuerte de la OCDE para que se firme el multilateral. Lo van a terminar firmando todos", indicó la fuente oficial.

El gobierno aún no definió si irá por la vía Suiza o por el multilateral, algo que "probablemente" se decida en 2016. En caso de firmar el acuerdo multilateral "debería pasar por el Parlamento".

Loaiza Keel recordó que el "compromiso" del país es comenzar a intercambiar información en forma automática a partir de 2018, eso no ha supuesto hasta ahora entrar en el acuerdo multilateral, si bien la OCDE lo favorece".

Según el tributarista, "para un país que tiene como objetivo la transparencia, pero tiene un posicionamiento estratégico de ver cómo avanzan los demás" antes de dar un paso, "la estrategia debería ser la de Suiza". Agregó que "eso permite barajar y dar de nuevo".

Por eso, "Uruguay tiene que mantener su convicción de apertura, pero manteniendo su ritmo, una cierta cadencia que sirva más a sus intereses. Porque a veces el que se apura o tarda demasiado, pierde", afirmó Loaiza Keel.

Al disponer de un levantamiento de secreto bancario exprés la Dirección General Impositiva va a manejar mucha más información. "Si Uruguay se apura y no está preparado para manejar toda esa información se va a encontrar con un fisco desbordado, debilitado", concluyó.

Los US$ 4.221 millones que tienen los no residentes en Uruguay

A fin de 2014, según los datos que surgen de los balances auditados de los bancos que operan en la plaza financiera uruguaya, había US$ 4.221 millones depositados de ciudadanos y empresas no residentes pertenecientes a 27 países. Eso era el 15% de los US$ 27.800 millones de depósitos que tenían familias y empresas en bancos uruguayos. En 2002, los depósitos de no residentes representaban el 45%.

Hacia los no residentes que evaden impuestos es a donde apuntan las medidas que patrocina la OCDE. La mayor parte de los US$ 4.221 millones, pertenecía a argentinos (tenían US$ 3.073,67 millones). Los seguían los brasileños pero muy lejos (con US$ 202,06 millones), y estadounidenses (US$ 59,19 millones) entre otros. Esos no residentes "quieren tener diversificado su riesgo y vienen porque al final, Uruguay sigue siendo una plaza segura. Además tienen casas, vacacionan, hacen transacciones en Uruguay", había señalado a El País el experto financiero Bruno Gili , socio de CPA Ferrere.

Además de depositar en bancos, los argentinos (principalmente, aunque hay otros) eligen manejar su dinero desde Uruguay. Esto es a través de la banca off-shore. Son instituciones que no pueden captar depósitos, ni dar créditos, pero sí gestionar fondos que colocan en bancos y bolsas en el exterior. Se estima que manejan unos US$ 25.000 millones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)