EL EFECTO DEL COVID-19

El sector comercio y servicios acumula cinco trimestres de caída en sus ventas

Restaurantes, hoteles y agencias de viaje fueron los más afectados por la pandemia del coronavirus; las expectativas mejoran.

Paseo de compras a cielo abierto durante la pandemia de coronavirus. Foto: Leonardo Mainé
Debido a la pandemia, las ventas registraron caída del 2,9% interanual en términos reales. Foto: Leonardo Mainé

El impacto de la pandemia del COVID-19 fue notorio en la actividad comercial y de servicios del país. Así lo reflejaron los datos de la última encuesta realizada por la Cámara de Comercio y Servicios (CCSU) junto a Equipos Consultores, que mostraron que durante el segundo trimestre del año hubo una aceleración en la caída de las ventas en términos reales de 2,9% interanual. Esta representa la quinta caída consecutiva desde que la cámara realiza el relevamiento con la actual metodología.

No obstante, pese al impacto del coronavirus, el informe destaca que “se observa un sustancial menor impacto esperado en la actividad del tercer trimestre en comparación con el segundo”.

Tal es así que, mientras que el 66% del total de empresas relevadas (351) esperaba que las ventas cayeran en el segundo trimestre, el porcentaje de empresas que esperan que haya una nueva caída en las ventas del tercer trimestre bajó al 42,9%.

“De verificarse esta expectativa, el impacto más severo de la pandemia se observó en el segundo trimestre”, indicó el informe.

Sin embargo, a pesar de que las empresas esperan esa mejora, las expectativas de afectación de la actividad mantienen un horizonte similar al relevado en la medición anterior. Dicho plazo se ubicaba en 2,3 trimestres en la edición anterior, mientras que ahora se ubicó en promedio en 2,5 trimestres.

“La vuelta a la normalidad (o casi normalidad) sería a fines del primer trimestre de 2021”, señaló la encuesta de la CCSU, a excepción de los hoteles que son las empresas que tienen un horizonte más largo de espera para volver a la normalidad con un promedio de cuatro trimestres aproximadamente.

Si se analiza la caída por rubros, los más afectados fueron los restaurantes y confiterías con un descenso de las ventas del 48,3% interanual, hoteles con una baja del 48,1% y las agencias de viaje con una caída del 20,3% en el trimestre. Indumentaria, papelería y oficina y ópticas registraron bajas del 28,7%, 33,8% y 15,3%, respectivamente.

En contrapartida, se destacaron las empresas que venden bienes durables, tales como electrodomésticos, muebles, bazar, accesorios del hogar y productos de informática, que mostraron un buen desempeño en las ventas del segundo trimestre.

El índice de difusión (que muestra el porcentaje de los rubros que tuvieron un crecimiento en sus ventas) se mantuvo estable durante el segundo trimestre del año al registrar un 33% de los sectores con rendimiento positivo. Mientras que el mismo indicador por empresas registró una caída aunque leve, al ubicarse en 41% contra 42% del trimestre previo.

Otros indicadores de avance de corto plazo como la propensión a contratar personal, invertir o a comprar insumos registró un crecimiento de 10 puntos lo que, según la CNCS, es “apreciable” puesto que se ubicó en 50 puntos y recuperó lo perdido en el relevamiento anterior.

“La visión de la actividad en el corto plazo es ahora algo más favorable que la que tenían las empresas a fines de abril o principios de mayo”, lo que “puede reflejar mejores perspectivas, y/o que la parte más dura del impacto ya se procesó y que se espera una evolución algo más favorable para el próximo trimestre”, afirmó el relevamiento de la cámara.

En tanto, al analizar las diferencias entre lo ocurrido a nivel comercial en Montevideo y el interior del país, la encuesta -que relevó datos para 158 empresas de comercio de la capital y 142 del resto del país- reflejó que la caída en las ventas fue similar, de 0,9% en Montevideo y 0,7 en el interior.

El 40% de los comercios en el interior señaló que sus ventas aumentaron, mientras que esta cifra ascendió al 47% en los de Montevideo.

Al ser consultados respecto del personal ocupado, tanto el interior como Montevideo señalaron que en su gran mayoría (más del 80%) esperan mantenerlo. El 44% de las empresas de comercio de la capital consultadas señalaron que esperan ver una caída en la facturación en el próximo trimestre, y en el caso del interior esta cifra fue levemente menor al ubicarse en 37%.

En lo referente a las expectativas, estas se mantuvieron en zona de “importante pesimismo” en Montevideo, las expectativas de rentabilidad futura aumentaron y se ubicaron en 94 puntos. Sin embargo, para el interior del país, luego de una caída de cinco puntos, se ubicaron en 85 puntos.

En el corto plazo las expectativas siguen siendo pesimistas, dado que el indicador de facturación en el tercer trimestre se ubicó en 38 y fue de 44 en el resto del país. “Si bien en ambos casos mejoran respecto a los registros del trimestre anterior, aún se ubican en una de atendible y moderado pesimismo, respectivamente”, consignó la CCSU.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados