COMBATE AL LAVADO DE ACTIVOS

Sector financiero reportó más de una operación sospechosa por día

En 2016 crecieron 34% los realizados por bancos, casas de cambio y otros.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Dólares. Foto: Reuters

En 2016 el sector financiero realizó 391 Reportes de Operaciones Sospechosas (ROS) de lavado de activos —34% más que el año anterior— ante la Unidad de Información y Análisis Financiero (UIAF) del Banco Central (BCU), con los bancos y las casas de cambio como los más activos con 261 y 49 avisos, respectivamente. Esto posibilitó que 2016 cerrara —una vez sumado el sector no financiero— con una cifra récord de 480 ROS, lo que significó un incremento de 32% contra los recepcionados el año anterior (363).

En el registro anual también crecieron los pedidos de información de la Justicia, que pasaron de 98 en 2015 a 132 (un 35% más), y las solicitudes de datos desde unidades de inteligencia financiera del exterior, que ascendieron a 96 y se incrementaron 50% respecto a las 64 recibidas el año anterior. Todos los datos surgen de la Memoria de Actividades de la UIAF divulgada ayer.

Además, se informa que la dependencia del BCU derivó 11 casos a la Justicia durante 2016 "a efectos de continuar las investigaciones", que surgieron de 25 ROS hechos por sujetos obligados. Asimismo, la UIAF adoptó en el año cinco resoluciones "para impedir por 72 horas la realización de operaciones sospechosas de involucrar fondos cuyo origen podría estar vinculado con delitos precedentes al lavado de activos, por un monto total de aproximadamente US$ 3,6 millones".

La evolución de los ROS marca un aumento año a año y si se compara con 2012 (cuando habían sido solamente 237) existe una suba de 102,5%. En enero, el recientemente fallecido Carlos Díaz, que se desempeñaba como secretario Nacional para la Lucha contra el Lavado de Activos y el Financiamiento del Terrorismo (Senaclaft), había dicho a El País que había "una toma de conciencia de la situación" por parte de los sujetos obligados y por eso aumentaban los reportes.

En total son unos 10.000 los obligados a avisar al BCU ante cualquier sospecha en las operaciones que realizan, incluyendo entre otros a los bancos, casas de cambio, compañías de seguros, financieras, casinos, escribanos e inmobiliarias.

Dentro del sector financiero, luego de los bancos y las casas de cambio aparecen los intermediarios de valores con 25 ROS en el año (14% menos que el año anterior), los asesores de inversión con 17 (21% más) y las empresas de transferencia de fondos con 16 (33% más). Los sujetos del ámbito financiero son los que acumulan más avisos al BCU y en esa línea, el informe de la UIAF indica que en los últimos cinco años el 86% del total de ROS recibidos vino de ese sector.

A su vez, el documento resalta que "a partir del año 2015 comenzó una tendencia de crecimiento en la participación de los sujetos obligados del sector no financiero en el total de reportes recibidos". En 2014 dichos avisos representaban el 5% del total, mientras que en 2016 se incrementaron al 17%.

El año pasado hubo 83 ROS desde el sector no financiero, lo que marcó un aumento de 34% contra los 62 del año anterior. Los casinos y los administradores de sociedades lideraron el listado con 24 avisos cada uno, seguido por los escribanos con 16 y las inmobiliarias con 10. Este último caso es uno de los más relevantes, por la oposición de los empresarios del sector a cumplir con la normativa, aunque Díaz había destacado que la situación estaba cambiando y de hecho los reportes crecieron 150% contra 2015 (cuando fueron apenas 4).

El informe señala que en el sector no financiero hubo "una mejoría en términos absolutos en el cumplimiento de la obligación de reporte por parte de los sujetos obligados", ya que en 2014 se habían registrado solo 15 ROS. Pero sostiene que por tratarse de un ámbito "integrado por una gran cantidad de personas que participan en actividades de riesgo en materia de lavado, debería tener una mayor participación en la cantidad de reportes presentados" y añade que "resulta llamativo que existan tan pocos reportes relacionados con la compraventa de bienes inmuebles".

Acerca de esto, Díaz había manifestado que los profesionales deben preguntar de dónde vienen los fondos y conocer al cliente para avalar una transacción. Como un ejemplo negativo mencionó que en el caso del mexicano Gerardo González Valencia —uno de los líderes del cartel mexicano Los Cuinis, detenido en Uruguay en abril de 2016— la escribana que participó de operaciones de compra-venta de inmuebles "no preguntó nada".

La Senaclaft fue creada por la última Ley de Presupuesto en sustitución de la Secretaría Nacional Antilavado, y dispone de autonomía técnica y facultades de investigación y fiscalización.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º