PLATAFORMA INDUSTRIAL

El sector industrial lanzó el "Uber de los residuos"

Una plataforma para comprar y vender desechos y servicios industriales.

Residuos: Cámara de Industrias lanzó una plataforma que conecta a vendedores y compradores de desechos industriales. Foto: archivo El País
Residuos: Cámara de Industrias lanzó una plataforma que conecta a vendedores y compradores de desechos industriales. Foto: archivo El País

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La Cámara de Industrias (CIU) lanzó Plataforma Industrial, un mercado virtual de residuos y subproductos, infraestructura y servicios donde oferentes y demandantes pueden contactarse para intercambiar insumos.

La herramienta -que fue impulsada por la Agencia Nacional de Desarrollo (ANDE)- pretende dar respuesta a determinados problemas que enfrentan las empresas industriales en lo que refiere a la gestión de sus residuos, a la falta de acceso a la información del mercado, los altos costos de transacción y las dificultades para generar relaciones con terceros.

A través de la plataforma se pueden solucionar diferentes situaciones tales como: vender y/o comprar residuos industriales, adquirir y/o vender maquinaria, contratar a una empresa para que recicle los residuos generados o contactar a una empresa transportista de residuos, entre otras.

“En mi empresa tengo un residuo que no preciso, que no sé cómo sacarlo de la planta ni qué hacer con él pero sé que puede ser muy útil y servirle como insumo a otra empresa. Eso es lo que va a facilitar esta plataforma, ese intercambio”, explicó Noelia Caporale, coordinadora de Plataforma Industrial, en el lanzamiento del proyecto.

Por su parte, el presidente de la comisión de Medio Ambiente de la CIU, Juan Carlos De León, manifestó que el proyecto va a facilitar tanto la identificación de los residuos disponibles en otras empresas como los servicios industriales específicos que permitan un mayor índice de reutilización, reciclaje y que se reduzca lo destinado a disposición final.

“Este es un eslabón fundamental de la economía circular de la que hoy tanto se habla”, indicó De León y expresó que el desarrollo competitivo de la industria nacional “requiere el fortalecimiento de sus procesos de producción y gestión bajo una lógica de cadena de valor de la empresa”.

Para utilizar la plataforma se requiere un registro, ya sea a nivel personal o empresarial. Ese registro brindará la posibilidad de que el usuario pueda participar tanto como oferente o demandante.

El mercado tiene tres áreas diferenciadas que son los tres ejes de la plataforma: residuos y subproductos; inmuebles, vehículos y maquinarias; y servicios.

A modo de ejemplo, en la sección de residuos y subproductos se pueden ofrecer o solicitar productos tales como: envases, palets, chatarra o recortes. En el área de inmuebles, vehículos y maquinarias se pueden solicitar, vender o alquilar montacargas, camiones, plantas industriales, depósitos, cortadoras. Mientras que en el área de servicios se puede ofrecer/solicitar asesoramiento, reciclaje o disposición final, entre otros.

La plataforma oficia como una mediadora y una facilitadora, vale aclarar que dentro de la herramienta no se generan transacciones comerciales sino que se utiliza como una vía de contacto y para facilitar el nexo entre empresas.

A pesar de que la plataforma no tiene un alcance masivo dado que está enfocada en un nicho específico, el industrial, Caporale mencionó que quien no desee registrarse ni hacer un uso efectivo de la herramienta puede navegar por el sitio web de todos modos.

Algunas de las inquietudes detectadas desde la CIU en las empresas del sector referían a la necesidad de fortalecer los procesos de producción y gestión; minimizar los costos de transacción; generar alternativas útiles para la gestión de residuos y volver a las empresas más competitivas, no solo a nivel local sino también en el exterior.

“Vimos que trasladar un residuo o tan solo sacarlo de planta era un procedimiento que tenía altos costos de transacción, no solo por el dinero sino además por el tiempo que implica cuando además no sabés quién lo puede necesitar”, explicó Caporale.

La falta de acceso a la información del mercado, es decir, saber a quién le puede interesar un determinado residuo, servicio o inmueble, es un obstáculo que -según Caporale- es más notorio en las pequeñas y medianas empresas.

“Vimos que había dificultades para generar relaciones con terceros y que además todo se reducía a un tipo de intercambio más tradicional: de empresario a empresario o de compañía a compañía”, señaló la coordinadora.

Asimismo, indicó que hasta el momento “todo se reducía” a los vínculos que de forma individual cada empresario industrial pudiera tener.

“La herramienta digital permite un libre acceso a la información sobre temas operativos, identificar dónde están esos productos, infraestructura y servicios que necesito y por ende, permite ser más eficiente”, puntualizó.

Otros beneficios mencionados por Caporale son las transacciones más sencillas y económicas, la reducción de costos (en tiempo y dinero), el fortalecimiento de las cadenas de valor y el aumento de la competitividad empresarial fuera y dentro de fronteras.

Por último, De León manifestó que “la generación de espacios de cooperación entre empresas es una alternativa que aporta en la complementación de capacidades, tanto en los procesos centrales de la industria (producción, logística, comercialización), como en las actividades de apoyo referidas a insumos, tecnología, infraestructura y gestión de residuos”.

El aislamiento empresarial

Para el presidente de la Comisión de Medio Ambiente de la CIU, Juan Carlos de León, “aún es relevante el número de empresas industriales que no buscan soluciones para superar sus cuellos de botella” y que no buscan mejorar la generación de relaciones con terceros.

Esto afecta “fundamentalmente a la pequeña industria dado que a menor tamaño menor relacionamiento”, indicó. Ese “aislamiento empresarial” -según De León- es el que actúa como un obstáculo a la innovación abierta y la competitividad empresarial.

“Los altos costos de transacción asociados a la falta de información de mercado y escasas posibilidades de cooperación con otros sectores son los destacados como factores que obstaculizan la innovación”, concluyó el directivo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados