UNA INDUSTRIA EN APUROS

Sector plástico en problemas y TLC con China lo "liquidaría"

Un acuerdo de este tipo sería nocivo para la industria nacional, asegura.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Firmas del sector no creen que pueda cambiar en el corto plazo. Foto: archivo El País

Las malas noticias primero llegaron desde Argentina, cuando el gobierno encabezado por Cristina Fernández puso obstáculos en el camino de cualquiera que quisiera vender a ese país. Le siguió Brasil. La combinación de crisis económica y social provocó que los exportadores uruguayos fueran testigos de cómo ingresar con sus productos al otro vecino del barrio se hacía cada vez más difícil, fruto de una menor demanda en el gigante norteño. Ahora, China aparece como el origen de los problemas de un grupo de industrias nacionales, que ven en la potencial concreción del tratado de libre comercio (TLC) con la potencia asiática el golpe de gracia para sus actividades.

Uno de ellos es el plástico. De hecho, un informe realizado por el gobierno (conocido ayer a través de los comentarios que hizo el senador nacionalista Luis Lacalle Pou en la Comisión de Asuntos Internacionales) estima que, de firmarse el TLC con China, se destruirían 35.000 puestos de trabajo en Uruguay. De este total, alrededor de 4.500 están empleados, justamente, en la industria del plástico.

Si no puede ver la gráfica haga click aquí

"Un TLC con China en lo único que podría impactar es en terminar de liquidar la industria uruguaya", graficó el secretario ejecutivo de la Asociación Uruguaya de Industrias del Plástico (AUIP), Héctor de los Santos.

El dirigente gremial agregó que las industrias nacionales "no están en condiciones" de competir con productos provenientes de China "en ningún plano".

Si no puede ver la gráfica haga click aquí

Además, de los Santos apuntó a otro escollo: cómo impactaría un TLC con China en terceros mercados, como los regionales. Es allí donde la industria del plástico nacional vuelca la mayor parte de los productos que exporta.

El sector teme que, si este acuerdo se cristaliza, se supriman los beneficios arancelarios para comerciar con los países vecinos.

"Si como industria perdiéramos la ventaja que tenemos en el comercio regional con Argentina y con Brasil, realmente no sé a quién estaríamos en condiciones de venderle", graficó el dirigente gremial.

El grueso de las exportaciones de plástico tuvieron el año pasado a Brasil como destino. En 2016, Uruguay vendió a la nación fronteriza este tipo de productos por un valor de US$ 115 millones, de acuerdo a Uruguay XXI.

Argentina, el otro país vecino, ocupó el segundo lugar, pero a una distancia considerable de Brasil (con colocaciones por US$ 28 millones).

Chile (con US$ 10,3 millones) consiguió el tercer lugar en la lista de principales mercados de este tipo de bienes. En tanto, a Paraguay llegaron productos por US$ 3,3 millones, lo que lo convirtió en el cuarto destino en importancia.

Menos exportaciones.

Las exportaciones uruguayas de plástico se contrajeron en 2016 frente a lo que había sido un año antes. Mientras que el año pasado las ventas al extranjero de este tipo de bienes ascendió de US$ 175,4 millones (precio CIF), en los 12 meses previos habían alcanzado los US$ 202,7 millones, según información de Uruguay XXI. Se trata de una retracción de 13,4%. Es, además, el cuarto año consecutivo de caída para este tipo de colocaciones.

Los empresarios argumentan que colocar fuera de fronteras se les hace cuesta arriba por una serie de factores, entre los que destacan a los costos de producción en Uruguay, que restan competitividad a su oferta, dicen.

Dificultades.

De los Santos dijo que es una constante del sector en los últimos tiempos el envío de trabajadores al seguro de paro, y que algunas empresas "están con notorias dificultades" para mantener sus puertas abiertas. En este escenario, añadió que no hay elementos para "ver con optimismo el futuro".

En el acumulado enero-septiembre de 2016 la producción industrial del sector cayó 17% frente a igual periodo del año previo, mientras que las horas trabajadas descendieron 10%, según un análisis sectorial de la consultora Deloitte, de noviembre pasado. En tanto, la productividad media de la mano de obra del sector se redujo 8% en estos nueve meses en la comparación interanual.

La gremial ha elevado a los ministerios de Industria, de Trabajo y de Economía un listado de diferentes planteos para mostrar cuál es la foto del sector en la actualidad y qué dificultades enfrenta. "Una de ellas es que el Uruguay como país es muy caro para comercializar en la región", expresó el secretario general de AUIP.

¿Qué tipo de productos exporta Uruguay?

Tres categorías explicaron la gran mayoría de los US$ 175 millones que Uruguay vendió en el exterior a lo largo del año pasado.

"Artículos para el transporte o envasado, de plástico" fue la categoría dentro del sector que Uruguay colocó más en el exterior en 2016. En concreto, vendió por US$ 94,8 millones (precio CIF), lo que se tradujo en 54 millones de kilos netos.

El segundo puesto lo ocupó "las demás placas, láminas de plástico no celular y sin refuerzo o combinación con otras materias", cuyas exportaciones sumaron el año pasado US$ 40,9 millones y 16,7 millones de kilos netos. Por su parte, "tubos y accesorios de tubería de plástico" se colocaron en el tercer lugar, con US$ 16,9 millones y 1,2 millones de kilos netos.

Menos facturación, fruto de la caída en la actividad y en los precios.

El análisis sectorial que la consultora Deloitte divulgó en noviembre pasado (el más reciente que confeccionó al respecto) marcó que, según las estimaciones, la oferta total de productos plásticos terminaría 2016 algo por encima de los US$ 590 millones.

Respecto a 2015, esto marcaría un descenso de 13%, que encontraría sus razones en una menor producción nacional sumado a una caída de las importaciones competitivas.

En ese momento, Deloitte estimó que el valor de la producción nacional de plásticos cerraría el año en alrededor de los US$ 454 millones, lo que significaría una contracción de 16% en comparación con 2015.

Las importaciones competitivas, en tanto, sumarían unos US$ 200 millones, 6% menos que un año atrás.

Así las cosas, el 70% de la oferta total la constituiría la producción local.

De acuerdo a las proyecciones de Deloitte, el consumo interno aparente tendría una caída de 12% interanual, lo que totalizaría unos US$ 540 millones.

Asimismo, el informe de la consultora de noviembre indicaba que la caída en la facturación el sector (producto tanto de una menor actividad como de un descenso en los precios medidos en dólares) haría que los márgenes de la industria también tuvieran un peor desempeño que el registrado en 2015.

Según los cálculos de Deloitte, el EBITDA del sector (es decir, el beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones, por su sigla en inglés) sería inferior a US$ 80 millones. En este caso, la caída interanual llegaría a 22%.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)