EXPANSIÓN

Sector tecnología alcanzó facturación récord en 2018 y aspira a un peso mayor en el PIB

Según datos de la CUTI crecieron las exportaciones el año pasado y eso elevó la facturación. Las TI le ganan en ventas al exterior a sectores como los lácteos y la soja.

Tecnología. Foto: Archivo El País
La facturación total del sector tuvo un aumento del 6% (US$ 1.687 millones) y sus exportaciones se elevaron un 13%. Foto: Archivo El País.

La facturación del sector de tecnologías de la información (TI) en Uruguay creció un 6% el año pasado en comparación con 2017. Esto implicó un récord para el rubro, ya que 2018 se transformó en el año con mayor facturación desde que se tienen registros.

Así lo señalan los datos de la encuesta anual que elabora la Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información (CUTI) a los que tuvo acceso El País.

El aumento en la facturación del sector se explica principalmente por un aumento en las exportaciones, que crecieron un 13% en 2018. Según explicó a El País el presidente de la CUTI, Leonardo Loureiro, se trata de “un hecho muy relevante y es una cifra que representa mucho más de lo que veníamos vendiendo”.

La facturación en 2018 alcanzó los US$ 1.687 millones, lo que implicó un crecimiento del 6% con respecto al año anterior cuando esa cifra había sido de US$ 1.589 millones.

Según indicó Loureiro, el sector tecnológico tiene “mucho más potencial” para crecer. Dijo que desde CUTI se les ha planteado a los candidatos presidenciales la posibilidad que tienen las TI de pasar de representar hoy el 2,7% del Producto Interno Bruto (PIB) a representar 5% un quinquenio hacia adelante.

De los US$ 1.687 millones facturados por el sector en 2018, US$ 771 millones corresponden a exportaciones más ventas de filiales, mientras que US$ 917 millones son por ventas en el mercado interno. Estas cifras en 2017 habían sido de US$ 684 millones y US$ 905 millones, respectivamente.

Al analizar por segmento de negocio, los datos reflejaron que “infraestructura TI” continuó siendo el sector con mayor facturación.

No obstante, Loureiro explicó que este fenómeno tiene que ver con la participación de Antel en el sector. Si se eliminan del análisis los datos de esta empresa, el sector que más factura y el de mayor tamaño es el de servicios, que registró ventas por US$ 401 millones, un 2,2% más que en 2017.

La clave para sobrevivir será actualizar los conocimientos y reorientar perfiles.
El sector tecnológico tiene “mucho más potencial” para crecer, dijo Loureiro. Foto: Archivo

Sobre el peso del segmento servicios, el presidente de CUTI dijo que desde la gremial buscan cambiar la tendencia. “Queremos transformar el liderazgo del sector de servicios porque es importante en el caso de las exportaciones por ejemplo, ya que hay dos tercios de servicios y un tercio de productos. Queremos cambiar eso para que haya un mayor crecimiento (de la comercialización de productos) y haya economía de escala”, explicó Loureiro.

Exportaciones.

Si se analizan las exportaciones del sector el año pasado, estas tuvieron como principal destino a Estados Unidos. El país norteamericano explica el 64% de las ventas al exterior del sector tecnológico, seguido por Brasil y Argentina en una menor medida.

“Esto muestra lo buena que es la industria (uruguaya) que le vende a uno de los mercados más exigentes” del mundo, señaló Loureiro.

El resto de los lugares a los que las empresas locales del sector tecnológico venden son: Puerto Rico, Ecuador, Curazao, México, Colombia, zona franca Uruguay, Perú y Paraguay.

Prevén que las exportaciones uruguayas crezcan en 2019, aunque preocupa el comercio mundial. Foto: Archivo El País
Puerto de Montevideo. Foto: Archivo El País.

Según explicó el presidente de la CUTI, “una de las cosas que más llama la atención” y que se desprende de los datos recabados, es que si se excluyen las exportaciones de bienes del sector en 2018, las TI serían el tercer rubro en cantidad de exportaciones por monto, detrás de la celulosa y de la carne -tomando los datos de Uruguay XXI-. Esta medición lo ubica por encima de sectores como los lácteos y la soja.

“Cada año hemos ido avanzando más y más. En 2010 cuando comenzamos a medir estábamos en el octavo lugar. En 2017 ya éramos cuartos y el año pasado fuimos terceros”, manifestó Loureiro.

Según señaló el presidente de la gremial sectorial, la mejora en las exportaciones se debe a “una política muy fuerte” por parte de la CUTI y de las empresas asociadas. Mencionó que el aprendizaje de las empresas grandes y medianas es luego compartido con las pequeñas, a quienes les explican qué hicieron para mejorar.

Por último, los datos de la encuesta sectorial reflejaron que más allá de las exportaciones de TI, también hubo un aumento a nivel de presencia directa (oficinas) de las empresas uruguayas en otros países del mundo. En esto Argentina, Chile y Colombia lideran la tabla, aunque según Loureiro también han sumado oficinas en países de África y Asia.

Loureiro: “Precisamos 2.500 personas más”

Uno de los indicadores de que “el mercado está caliente” según el presidente de la Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información (CUTI), Leonardo Loureiro, es la demanda laboral “insatisfecha” que tiene el sector.

De los datos de la última encuesta anual que elabora la gremial se desprende que la estimación del empleo en el sector tecnológico ronda las 13.000 personas aproximadamente.

Si bien esto representa un aumento en comparación con las cifras de 2017, cuando el sector empleaba a 12.128 personas, Loureiro dijo que la oferta es más que la demanda.

Al respecto, el líder sectorial sostuvo que las empresas de TI emplean “lo que tienen” y lo que no lo salen a buscar a otros países. “Hoy precisamos 2.500 personas más que no podemos encontrar en el país y eso nos duele”, señaló.

“Es decir que tenemos negocios para esa cantidad de personas, lo que demuestra que el mercado está caliente”, sentenció.

Por otro lado, un aspecto del sector que Loureiro destacó como positivo refiere a la cantidad de empresas que pasan de ser pequeñas a medianas.

Es que si se analiza la participación de las empresas según tramo de facturación, se concluye que las pequeñas vienen en caída sostenida desde el 2010, mientras que ha habido un aumento constante de las grandes empresas y un crecimiento significativo de las medianas.

Esa caída en la participación de empresas de menor facturación está explicada, según Loureiro, en que muchas de las compañías se transforman en el plazo de uno o dos años en medianas empresas, lo que catalogó de “muy positivo”. La otra razón que planteó es que las empresas chicas son adquiridas por otras más grandes, por lo que comienzan a trabajar para los actores más relevantes del sector.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)