Rentas generales

¿Qué sectores aportan más para financiar al BPS?

Los ingresos por impuestos son el 18,5%; mientras que contribuciones de patrones y empleados son 29,4%.

El presidente del BPS señaló que el déficit estará por debajo de los US$ 800 millones previstos. Foto: Fernando Ponzetto
El presidente del BPS señaló que el déficit estará por debajo de los US$ 800 millones previstos. Foto: Fernando Ponzetto

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La financiación del Banco de Previsión Social (BPS) y los déficits que presenta cada año —que deben ser cubiertos con aportes de Rentas Generales— son un tema de discusión a nivel político, más en momentos que existe cierto consenso de que debe estudiarse una reforma del sistema de jubilaciones.

Ayer el presidente del BPS, Heber Galli, dijo que la asistencia del Estado en 2018 estará por debajo de los US$ 800 millones proyectados inicialmente, aunque superará los US$ 582 millones que recibió en 2017. "Se mantendrá en torno a un punto del Producto. Hay que tener en cuenta que la seguridad social no es una isla y acompaña la situación de la economía del país, hay menos puestos de trabajo (lo que reduce los aportes) y más egresos por prestaciones" como el seguro de desempleo, manifestó al programa Arriba Gente de Canal 10.

Recientemente, el Poder Ejecutivo aprobó la ejecución presupuestal del ejercicio 2017 del BPS, que brinda detalles sobre los ingresos por concepto de impuestos y lo que cada sector de actividad aporta para financiar al instituto previsional.

En total lo ingresado al BPS en el año ascendió a US$ 12.000 millones —tomando el dólar promedio de 2017—, de los cuales US$ 5.751 millones (47,9%) correspondieron a la categoría "Ingresos tributarios" que agrupa los impuestos asignados al BPS, las contribuciones a la seguridad social y otras entradas de dinero.

En total por impuestos el BPS recaudó unos US$ 2.223 millones (18,5% del monto ingresado). Dentro de esto, hubo algo más de US$ 1 millón del Impuesto a las ganancias por premios de los juegos de azar (0,008%), unos US$ 1.581 millones de IVA (13,1%) —al BPS se transfiere la recaudación de siete puntos de la tasa básica del 22%—, US$ 311 millones derivados del artículo 109 de la reforma tributaria de 2007 (2,59%) —estableció que Rentas Generales traspase "el promedio actualizado de los tres últimos años" de recaudación del eliminado Impuesto de Contribución al Financiamiento de la Seguridad Social (Cofis)—, y US$ 309 millones del Impuesto de Asistencia a la Seguridad Social (IASS) que pagan las jubilaciones de mayor monto (2,57%).

Mientras que el monto total ingresado por concepto de contribuciones laborales llegó a los US$ 3.528 millones (29,4%). De eso, hay US$ 1.802 millones de aportes hechos por patrones (15%), US$ 1.686 de aportes de empleados (14,05%) y US$ 32,6 millones de convenios por deudas.

Tanto en contribuciones de empleadores como de trabajadores, el sector industria y comercio es el de mayor magnitud, aportando a los ingresos del instituto previsional US$ 715,9 millones (5,9% de los ingresos totales) y unos US$ 1.068,7 millones (8,9%) respectivamente.

A su vez, el sector civil y escolar —que incluye a los funcionarios públicos— contribuyó con unos US$ 391,9 millones de parte de los trabajadores (3,2%) y US$ 840,3 millones de los patrones (7%).

Menores en magnitud —abajo del 1% de los ingresos totales del BPS— fueron los aportes del resto de los sectores: el rural volcó unos US$ 31 millones de parte de los empleadores y US$ 101 millones de los empleados, y el doméstico US$ 20,6 millones y US$ 33 millones respectivamente.

A la caja del BPS ingresó también dinero por el porcentaje de aportes que se descuenta a quienes cobran seguro por desempleo, por enfermedad y otros subsidios.

Lo mismo por trabajadores que se desafiliaron de las AFAP en función de la Ley 19.162 de 2014 —que lo habilitó para quienes tenían más de 40 años en 1996 (cuando inició el sistema mixto) y se afiliaron sin estar obligados— volcando sus aportes jubilatorios al instituto previsional, y por otros que revocaron el denominado artículo 8 que divide las contribuciones por debajo de la primera franja en partes iguales entre BPS y AFAP.

Por otra parte, los ingresos no tributarios del BPS en 2017 llegaron a US$ 69,6 millones (0,58%). Dicho monto se repartió entre US$ 29 millones por intereses de los préstamos a afiliados, US$ 6,4 millones por dividendos de República AFAP —el BPS es propietario del 37%, en sociedad con el Banco República (51%) y el Banco de Seguros (12%)—, US$ 3,4 millones por intereses de los títulos públicos y US$ 28,4 millones por multas y sanciones aplicadas.

Así se llega a los US$ 6.179 millones por concepto de transferencias (51,4%), que completan lo ingresado al BPS en 2017. De eso, hay US$ 5.234 millones de ingresos recaudados por terceros (43,6%), US$ 273 millones de ingresos "por disposiciones a cargo de Rentas Generales" (2,3%) y unos US$ 27,1 millones por prestaciones de terceros (0,22%).

Los US$ 644,8 millones que faltan para equilibrar la caja son la asistencia financiera del Estado, que representó el 5,37% de los ingresos del instituto previsional.

Los representantes de trabajadores y pasivos en BPS han manifestado que no debe hablarse de déficit, ya que es una contribución fijada por la Constitución.

"Dudas sobre la urgencia" de reforma previsional

Consultado sobre la introducción del tema de la reforma previsional en la campaña electoral, Galli dijo: "tengo mis dudas sobre la urgencia y preocupación sobre la globalidad" del debate. Manifestó que "hay un campo más grande que la seguridad social que es la protección social y ambas forman un sistema, a la hora de analizar cambios no se pueden obtener formulas mágicas en que tocando dos o tres parámetros resolvamos los problemas, la historia demuestra que eso no da resultado". Llamó a "un gran acuerdo político social" para consensuar los cambios y pidió atender no solo la sostenibilidad económica sino también el nivel de protección.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)