OPINIÓN

Los shocks sincronizados, como el del COVID-19, no tienen final feliz

El economista jefe del BCP Securities escribe su análisis respecto a shocks sincronizados previos y sus efectos.

Coronavirus. Foto: AFP
Coronavirus. Foto: AFP

No hay duda de que el coronavirus está teniendo un impacto devastador en la economía global. El desempleo se ha disparado a medida que se ordena a los ciudadanos que se queden en sus casas. Millones de pequeñas empresas han desaparecido, y los gobiernos de todo el mundo se han visto obligados a dar cantidades de dinero sin precedentes en ayudas para preservar el orden social.

Los conceptos heterodoxos que se habían infiltrado entre académicos y expertos en políticas, como la renta básica universal, las compras de activos del banco central y la teoría monetaria moderna, se han puesto en marcha. Las creencias clásicas en la disciplina fiscal y monetaria se han esfumado.

Algunos analistas dicen que tal shock sincronizado no tiene precedentes, y que no tenemos una guía de lo que nos espera. Sin embargo, eso no es cierto. Los mercados emergentes, particularmente América Latina, han sufrido repetidamente shocks sincronizados, para los cuales no estaban preparados. La Primera y la Segunda Guerra Mundial, la Gran Depresión, las crisis petroleras de los años 70, el 11 de septiembre de 2001 y la crisis financiera de 2008 son solo algunos ejemplos. El mejor ejemplo de la situación actual es el ajuste monetario de 1982.

La década de 1970 fue un período de enorme liquidez. El aumento en los precios del petróleo dejó a muchos países productores de crudo nadando en efectivo, y lo depositaron en masa en los grandes bancos. Sin saber qué hacer con los depósitos, los bancos canalizaron mucho hacia los países emergentes. Los países que nunca habían tenido acceso a los mercados internacionales de capital en Asia Central, África y América del Sur fueron receptores de miles de millones de dólares. Los inversores prestaron ciegamente a defaults en serie, como Argentina, Grecia y Ecuador.

Desafortunadamente, el partido se detuvo repentinamente en 1982, cuando el presidente de la Fed, Paul Volcker, decidió elevar las tasas de interés al 18%. De la noche a la mañana, el flujo de capital hacia los mercados emergentes se invirtió. Los economistas llaman a esto una situación de parada repentina, cuando los gobiernos de los mercados emergentes se enfrentan a un shock inesperado y se ven obligados a confiar en políticas heterodoxas, como devaluaciones masivas y grandes déficits fiscales. Las economías estaban en relativamente buena forma, pero su acceso al capital externo se había detenido repentinamente. El Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, se alistaron para proporcionar ayuda a través de un programa conocido como el Plan Baker. El problema era que sus recursos combinados eran lamentablemente bajos. Como resultado, la crisis de la deuda se prolongó durante otros siete años, hasta que los grandes acreedores finalmente accedieron a un plan coordinado de alivio de la deuda, conocido como el Plan Brady.

Como hace tres décadas, los países emergentes estaban en relativamente buena forma. Con la excepción de Venezuela, Argentina y Ecuador, la mayoría tenían economías saludables, con bajos niveles de deuda y buen acceso a los mercados internacionales de capital. Sin embargo, la gravedad de la recesión económica del coronavirus ha devastado a la mayoría de ellos. También ha cerrado los mercados de capitales. Como hace tres décadas, los organismos multilaterales han expresado su apoyo. Sin embargo, como hace tres décadas, sus recursos son lamentablemente bajos. Gran parte del balance del FMI está atado en Argentina, sin perspectivas de salir a corto plazo. Quizás, el entorno de bajas tasas de interés podría motivar a algunos inversores a canalizar fondos hacia los países mejor calificados. Pero, muchos pueden estar más inclinados a esperar para ver cuál es su verdadero estado, antes de comenzar. Ha habido muchos ejemplos de paradas repentinas para los mercados emergentes. El problema es que nunca tienen un final feliz.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados