MARÍTIMAS

A siglo del Armour del Brasil, ferrocarril y tránsito

Si el ferrocarril era y es una prioridad, pero no un ferrocarril al que estábamos acostumbrados, sino uno nuevo, eficaz, competitivo y modernamente organizado.

Frigorífico Armour
Frigorífico Armour

Hace un poco mas de cien años, cuando los ferrocarriles en Uruguay todavía eran de los ingleses -por lo menos el Ferrocarril Central- y aún estaban en un buen momento estructural y comercial, comenzó a funcionar un servicio de transporte de carnes brasileñas en tránsito desde Santa Ana do Livramento al puerto de Montevideo.

Fue un proyecto resultado de poderosos saladeristas uruguayos y brasileños que vendieron al Frigorifico Armour, a un precio muy conveniente su enorme planta industrial de 500 hectáreas en Santana do Livramento a 7 kilómetros de la frontera con Rivera y esto fue poco antes del comienzo de la Primera Guerra Mundial.

Aquí habría que decir que muchísimos industriales y personajes uruguayos tenían intereses en Río Grande del Sur, especialmente campos, saladeros y ganado del tipo criollo. Siete u ocho saladeros eran propiedad de intereses uruguayos, entre ellos si mal no recordamos el de un tal Anaya en sociedad con capitalistas brasileños y había otro pegado al Cuareim que hacía tiempo se había conectado con el puerto de Montevideo por vía fluvial desde Salto y llegaban con el ferrocarril del Noroeste usando tambien carros.

Pero también había saladeros uruguayos y en sociedad con brasileños en el Matto Groso donde hace años estuvimos en uno de ellos. Pero el puerto de Montevideo era usado por los del Cuareim para embarcar hacia Inglaterra y Europa mercaderías como cueros, cenizas, lenguas, astas y huesos, en tanto el tasajo y la grasa, quedaban en el Brasil para su consumo.

Los saladeros crecieron, se modernizaron y comenzaron a industrializar otros productos incluso mejor calidad de carne y mayores volúmenes, así que la llegada e instalacion del Frigorifico Armour no fue casualidad sino una causalidad consecuencia y producto de una planificación conjunta con el ferrocarril -la llave magica-para sacar ahora las reses de carne congelada y enfriada por el puerto de Montevideo con destino a Inglaterra y Europa.

Fue un hecho que para nosotros estuvo conectado con la visión audaz de un Ferrocarril Central con perspectiva de futuro en los negocios con sus hermanos los ingleses. Toda esa carne venía por el Ferrocsarril Central y se embarcaba por el puerto de Montevideo. O sea que un alto porcentaje de esa carne brasileña que llegaba en tránsito al puerto era de origen uruguaya. Eso era vox populi entonces y lo sospechamos nosotros un siglo más tarde.

Pero más allá de nuestros comentarios -el tema es apasionante- y lo es porque aquí los estrategas directivos del Frigorifico Armour y los directivos comerciales del Ferrocarril Central nos están dando una lección de logística, de geopolítica, de multimodalismo considerando lo que había en 1903 y aun en 1918 para que la mercadería llegase al menos a los ríos, a los puertos y a las terminales ferroviarias y si quiere imaginar algo piense en los carros barcazas y tren, pero había que llegar.

Hay que decir que el ferrocarril ya venía haciendo experiencias muy buenas y repetidas en el transporte de mercaderías en tránsito a Montevideo desde Río Grande del Sur de muchas otras mercaderías provenientes de los saladeros y de industrias varias despachaban mercaderías en tránsito a Montevideo para embarcar al exterior.

Escritores uruguayos han editado libros informando de saladeros uruguayos en Río Grande del Sur y el tránsito de sus productos por el puerto de Montevideo, movimiento de servicios que dejó entonces muchísimos ingresos económicos.

En una de las estadísticas del ferrocarril se muestra que en 1913 había transportado en tránsito al puerto de Montevideo exportaciones por valor de 15 millones de pesos oro, entiéndase bien, pesos oro. Repetimos, era carga proveniente del saladero de Santa Ana do Livramento.

Con inteligencia habían entendido y las estaban aplicando, dos reglas de juego fundamentales, básicas que para sobrevivir había que exportar y ello solo se lograba contando con un puerto cercano de salida y un transporte competitivo que para entonces era el ferrocarril y eso fue valor aceptado para los saladeros y con mayor razon para el Frigorifico Armour.

Ahora UPM2

Exactamente 100 años mas tarde los directivos de UPM2 en el desarrollo de su proyecto deben haberse planteado las mismas inquietudes como prioridad, un puerto de embarque cercano y un medio de transporte local que llegue con seguridad y económicamente. No lo sabemos, no hemos tenido contacto con ellos, solo estamos intuyendo de su parte acciones inteligentes arregladas a las necesidades de la empresa.

Si el ferrocarril era y es una prioridad, pero no un ferrocarril al que estábamos acostumbrados, sino uno nuevo, eficaz, competitivo y modernamente organizado tal como lo fue para los europeos, que con alarma vieron como se les había encarecido el transporte local.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error