TRABAJADORES Y AUTORIDADES ENFRENTADOS

Sindicato denunció varias irregularidades en el INE

Una sección que dejó de funcionar; atraso en los pagos y falta de material.

Instituto Nacional de Estadísticas. Foto: Fernando Ponzetto.
Foto: Fernando Ponzetto.

La sección del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) encargada de evaluar la calidad de la Encuesta Continua de Hogares —controla el trabajo de campo y los índices— "hace más de un año que no está trabajando" y sus funcionarios fueron trasladados a otras áreas "que no tienen que ver con las cuestiones para las que los contrataron". Esta y otras denuncias fueron realizadas por la Asociación de Empleados de Estadística y Censos en la Comisión de Legislación del Trabajo de Diputados.

"Los trabajadores del INE están sometidos a importantes situaciones de estrés laboral y a carencias de elementos necesarios para llevar a cabo su tarea", dijo el sindicalista Juan Ludzcanoff e informó que se instaló una mesa de negociación con las autoridades en la Dirección Nacional de Trabajo (Dinatra) por varios motivos.

Uno son las condiciones de trabajo de los encuestadores: "trabajan en la calle y no tienen los elementos adecuados para enfrentar las diferentes situaciones climáticas y de inseguridad. Tampoco tienen elementos de comunicación. Su tarea requiere muchos traslados y el transporte no es solventado por el INE, sino por los propios trabajadores", explicó Ludzcanoff.

El dirigente se quejó porque tras redactar un protocolo de seguridad y salud laboral para los trabajadores de campo del INE, que se negoció por "más de un año", las autoridades les notificaron "que como habíamos recurrido a la Dinatra, la dirección (del INE) estimó que no valorábamos el ámbito bipartito y no lo firmaría".

El sindicato también denunció que "el total de los trabajadores, incluidos los de campo y oficina, enfrentamos una serie de inequidades de carácter horario y salarial", ya que hay funcionarios con más antigüedad que trabajan seis horas y media por día, y otros ocho horas.

A su vez, Ludzcanoff indicó que "los trabajadores están en las oficinas ocho horas procesando datos confidenciales y de campo, atendiendo programas informáticos y múltiples directivas, es decir, sometidos a un ritmo de trabajo que genera estrés laboral, porque hay que cumplir con los cierres". Añadió que hay "un ritmo de trabajo que no siempre se adecua a las normativas de salud laboral".

Pero además contó que "durante el último año han habido atrasos sistemáticos en el pago de trabajos especiales y permanentes" en el INE. Según el sindicato, para justificar esto "la dirección siempre aduce problemas burocráticos u observaciones del Tribunal de Cuentas, que luego son levantadas".

En esa línea, sostuvieron que la respuesta a los reclamos siempre es negativa: "No se pueden solventar instrumentos ni materiales para los trabajadores de campo porque no hay presupuesto, no se puede resolver la inequidad horaria, porque la jerarca no tiene poder sobre eso"; sin embargo, el INE devuelve dinero al cierre de los ejercicios presupuestales.

El sindicato pretende que sus tareas sean reconocidas "como un trabajo específico, que requiere una carga psíquica o mental para su realización" y así tener un régimen horario especial de seis horas y media.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º