NO SOLO EN CAMIONES

Los sindicatos piden control al estilo “Gran hermano”: para todo el transporte

Los gremios del transporte de carga, ómnibus, trenes y puerto acudieron al Parlamento para denunciar una serie de irregularidades en el sector. Quieren que se cree una Comisión para estudiar la forma de incrementar los controles.

Los trabajadores dicen que la desregulación "es total" en los camiones, pero también hay problema de este tipo en ómnibus. Foto: Fernando Ponzetto
Los trabajadores dicen que la desregulación "es total" en los camiones, pero también hay problema de este tipo en ómnibus. Foto: Fernando Ponzetto

Mientras se esperan novedades sobre la implementación del llamado “Gran hermano” en la flota de camiones de carga -el Sistema Integral de Control de Transporte de Carga (Sictrac), una especie de GPS que informará recorridos, horarios, mercadería, chofer y varios datos más-, sindicatos de todas las ramas del sector acudieron al Parlamento a denunciar irregularidades y reclamar que se aplique algún control similar sobre el transporte carretero, el ferroviario y el marítimo.

“Los trabajadores de todo el sistema de transporte estamos preocupados por lo que pasa en el sector. El transporte de carga por carretera está totalmente desregulado y los demás van por el mismo camino”, planteó Marcelo Luzardo del Sindicato Único del Transporte de Carga y Ramas Afines (Sutcra) en la Comisión de Legislación del Trabajo de Diputados. Acudió allí junto a dirigentes del sindicato del transporte (Unott), la Unión Ferroviaria y el gremio marítimo (Suntma).

A nivel del transporte de cargo, Luzardo repasó que “el año pasado se produjeron 14 muertes en la ruta y además dos trabajadores murieron sentados al volante a causa de infartos y hubo un suicidio”. También dijo que hay “camioneros que ingresan de Brasil, Paraguay y Argentina que hacen viajes en nuestras rutas para completar o para hacer más redituable el flete, y lo hacen en condiciones inferiores a las nuestras y con formas de pago muy diferentes”.

En los ómnibus, Juan Arellano de la Unott indicó que “faltan regularizar muchos aspectos”, como la “desregulación en la forma de pago”, o empresas que hacen dormir a los trabajadores en las propias unidades, “lo que es peligroso”. En las compañías sin “líneas efectivas, que hacen excursiones, los patrones siempre tratan de abaratar el presupuesto tirando abajo el jornal del trabajador”.

El dirigente del transporte detalló que de la flota de 10.000 ómnibus, 4.000 o 5.000 “pertenecen a empresas que tienen sindicato”, y asoció la desregulación en el sector a la lucha contra los gremios -“no permiten que se armen”, dijo.

Arellano transmitió que el objetivo es buscar “herramientas para poder regular el sector del transporte en todo el país”. Como un inicio, dijo se debería impulsar que “cuando el Estado contrata ómnibus de traslado interdepartamental, se exija que se cumpla con los laudos, los descansos y todos los derechos del trabajador”.

También acudió a la Comisión legislativa Martín Pouso, de la Unión Ferroviaria. Subrayó que si bien “históricamente ha existido una pica entre el camión y el tren, entre el barco y el camión”, hoy se unieron y pretenden “generar una herramienta que permita enfrentar” los problemas del sector.

Comentó que la creación de la operadora privada de trenes -51% de AFE y el resto de la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND)- “desreguló la jornada del maquinista”.

Explicó que cuando estaban bajo la órbita de AFE los maquinistas solo “podían exceder las ocho horas de trabajo si había un descarrilo”. Hoy se manejan bajo el derecho privado y la empresa les “ofrece un premio por llegar a destino”, lo que lleva a que incumplan los límites de velocidad porque “es prácticamente imposible arribar a destino en una jornada de ocho horas” si se los respeta.

Pouso dijo que “es una estrategia golpear a las organizaciones sindicales” y que los gremios del transporte trabajan en conjunto para tener “alguna solución por parte de las autoridades y del Parlamento”.

El dirigente ferroviario sostuvo que “con el nivel de tecnología” de hoy, se pueden dar pasos para “regular algunas cosas” irregulares que hoy ocurren.

Otro dirigente de la Unión Ferroviaria, Agustín Gutiérrez, manifestó que “cada vez más los trabajadores del país vemos un aumento en cuanto a la precarización y las condiciones de trabajo que son peores”. Planteó crear una Comisión parlamentaria sobre transporte multimodal con presencia de los trabajadores, que ponga el foco en “la desregulación que sucede en todas las áreas”.

“Venimos a buscar un compromiso para que se genere algo, porque hay leyes. Algunas hay que cambiarlas; otras, hacer que se cumplan. Necesitamos generar una Comisión, porque nosotros tenemos los problemas, pero también conocemos las soluciones”, señaló Daniel Casas del Suntma.

Tras los planteos, el presidente de la Comisión de Legislación del Trabajo, el frenteamplista Luis Puig, respondió que se deberá “trabajar en la generación” del ámbito solicitado. “Se han planteado procesos de tercerización y desconocimiento de derechos laborales muy preocupantes”, concluyó.

más

Buquebus, el dique Mauá y los despidos

En febrero el Ministerio de Trabajo intervino en un conflicto en la empresa de transporte marítimo Buquebus, propiedad del empresario argentino Juan Carlos López Mena. Habían despedido a 15 trabajadores y enviado a 71 al seguro de paro, lo que se atribuyó a una caída del 40% en la venta de pasajes. En Buquebus trabajan 1.300 empleados.

El dirigente del Suntma Mauro Rivero se refirió a la situación en la Comisión del Parlamento: “De un momento a otro, después que se le negó el dique Mauá, por arte de magia, proponen despedir a 120 trabajadores (lo que no se concretó)”. López Mena impulsa construir una terminal en esa zona de la rambla de Montevideo, pero el Frente Amplio no lo acepta. “Probablemente, si hubiera salido lo del dique Mauá, esto (los despidos) no habría pasado”, señaló el sindicalista. Además, Rivero planteó que “a la empresa hoy le sobran tripulantes”, lo que asoció a la falta de controles de Prefectura, que le “permite trabajar con una sola tripulación en varios barcos” que hacen el trayecto Colonia-Buenos Aires, contraviniendo “una conquista histórica del sindicato” de que cada embarcación tenga su personal. También denunció que en Buquebus y otras empresas del sector marino mercante se contrata a “oficiales de la Armada jubilados” para las gerencias. Dijo que se trata de una decisión “estratégica”: “cada vez que necesitan un trámite, tienen a un capitán o un alférez retirado” con experiencia en la Armada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)