INFORME

¿Cuál es la situación de la polémica Caja Militar ante la reforma de la seguridad social?

La Comisión de Expertos en Seguridad Social que elabora un diagnóstico del sistema previsional uruguayo, recibió un informe de esa caja.

Aniversario del Ejército Nacional. Foto: Fernando Ponzetto
Por cada pasivo militar hay apenas “medio” militar activo que aporta, una relación que pone en riesgo la sustentabilidad de la caja. Foto: Fernando Ponzetto.

La Comisión de Expertos en Seguridad Social (CESS) sigue recibiendo insumos de cara a la realización de un diagnóstico primero y propuesta de reforma después de la seguridad social.

En este caso, el documento es de uno de los esquemas más polémicos: la Caja Militar.

Esta caja previsional (Servicio de Retiros y Pensiones de las Fuerzas Armadas) fue objeto de una mini reforma en el período de gobierno anterior debido a su creciente déficit, pero también forma parte del análisis tendiente a una reforma general del sistema jubilatorio.

El informe de la Caja Militar presentado a la CESS muestra una de las causas del déficit: el deterioro creciente de la relación activo/pasivo, es decir la cantidad de personas activas que realizan aportes respecto a la cantidad de jubilados y pensionistas que cobran una pasividad. Esta relación pasó de 1,17 (activos por cada pasivo) en 1988 a 0,52 en 2019.

Desde 1991 hay más jubilados que activos y esa tendencia viene en ascenso.

De hecho, en 1996 y en 2002 fueron enviados proyectos de reforma de la Caja Militar al Poder Legislativo, pero este no los consideró. También el primer gobierno del Frente Amplio tenía como meta lograr una reforma, pero recién pudo hacerla efectiva (y solo parcialmente) en el tercer período (2018).

La Caja Militar tiene un déficit abultado. Para tener una idea, la asistencia del Estado que requieren las cajas Policial y Militar es similar a la del Banco de Previsión Social (BPS), pero con un mínimo porcentaje de pasivos respecto al BPS.

La Caja Militar tiene 33.259 retirados y 6.722 pensionistas (un total de 39.981), según el informe presentado a la comisión de expertos. Mientras, en 2019 el BPS pagó unas 800.000 pasividades.

El déficit de la Caja Militar que debe ser cubierto con asistencia financiera (luego de transferencias de Rentas Generales y de parte del Impuesto de Asistencia a la Seguridad Social) fue de US$ 439,3 millones en 2017, ascendió a US$ 465 millones en 2018, bajó a US$ 450,8 millones en 2019 y a US$ 405,8 millones en 2020. Las transferencias de Rentas Generales pasaron de US$ 140,7 millones en 2017 a US$ 106,3 millones en 2020, según el documento.

El informe de la Caja Militar sostuvo que la mini reforma implementada en 2018 se necesitaba por la “disminución constante del personal activo”, el “incremento de pases a situación de retiro correspondiente a fuerzas de mayor porte”, la “revaluación de pasividades” por el aumento de los salarios a nivel general, “la demora en procesar reformas necesarias” y la “sanción de leyes que incrementaron las pasividades en curso de pago y posteriores”.

“La reforma implementada fue en el sentido correcto, para corregir la trayectoria, pero la demora hizo que los cambios implementados debieran ser muy profundos”, indicó el documento que recibió la CESS.

BPS: cada año es mayor la contribución que debe hacer Rentas Generales para que el BPS cumpla con los pagos de jubilaciones. Foto: Fernando Ponzetto
Banco de Previsión Social. Foto: Fernando Ponzetto

La Caja Militar consideró importantes los cambios, sin embargo estos no aseguran la sostenibilidad de la misma a futuro. Entre los cambios que mencionó el informe, remarcó que con la mini reforma la tasa de reemplazo (porcentaje del sueldo que se cobra como pasividad) pasó a ser del 52,5% con 35 años efectivos trabajados. En el régimen anterior la tasa de reemplazo era de 100%. “Disminución de casi un 50%”, remarcó el informe.

En un evento organizado por la CESS, el economista Gabriel Oddone había señalado que “no hay fundamento para mantener esos cinco regímenes especiales: desde el punto de vista de equidad y sostenibilidad”. En la misma línea se habían pronunciado el exministro de Economía y Finanzas, Fernando Lorenzo y el exdirector de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Ariel Davrieux.

Incluso, el informe de la Caja Militar se planteó “¿qué significó para un soldado?” la mini reforma. Según, un ejemplo, un soldado con un salario de $ 22.113 podía cobrar una pasividad de $ 19.737 con el régimen anterior sin beneficios y de hasta $ 39.141 con beneficios. Con el nuevo régimen, la pasividad pasaría a $ 16.500 contemplando 22 años de servicios.

Eso implica una tasa de reemplazo del 74%, muy superior a la que tendría un trabajador en el BPS que se jubilara a los 60 años con 30 años de aportes como trabajador.

La Caja Militar defendió su existencia y que el régimen de jubilaciones se diferencie del de BPS. En el documento argumentó que los militares tienen “Justicia, sistema disciplinario, derechos, licencia” diferente al resto de los trabajadores. Además, señaló el “concepto de operatividad” y que es una “profesión de riesgo”, el “concepto de combatiente a nivel internacional”, entre otros aspectos.

Futuro de la Caja.

El documento de la Caja Militar muestra que “la evolución de los retiros en los últimos años muestra una tendencia decreciente, la cual según nuestras proyecciones, continuará esa senda en los próximos años”.

Una menor cantidad de nuevos jubilados, podría ayudar al régimen.

La Caja Militar sostuvo que “si bien la tendencia (de los egresos) continúa siendo creciente, proyectamos que el crecimiento será cada vez menor en los próximos cinco años”.

Para 2025, la caja estima que tendrá gastos por “$ 2.004,6 millones mensuales”, cuando en la actualidad se ubica entre $ 1.950 millones y $ 1.960 millones mensuales.

¿Qué dice el Banco Mundial respecto a las cajas?
Banco Mundial. Foto: Archivo El País

Un informe del Banco Mundial (BM) para la CESS titulado “Gasto y financiamiento del sistema de seguridad social en Uruguay” de octubre pasado, se refirió a la situación de la Caja Militar.

“Los subsistemas que actualmente presentan desequilibrios financieros significativos son el BPS, el Servicio de Retiros y Pensiones de las Fuerzas Armadas (Caja Militar) y el Servicio de Retiros y Pensiones Policiales (Caja Policial). Cabe mencionar, además, que estas tres instituciones son las únicas que cuentan con asistencia financiera del Estado en caso de necesitarla”, explicó el BM.

“Si bien durante la mayor parte del período el resultado deficitario del BPS ha sido mayor en términos del Producto Interno Bruto (PIB) en comparación con los servicios policiales y militares, dicha observación se ve matizada si se considera la cantidad de personas cubiertas por cada organismo. En efecto, en 2019, según datos de la Encuesta Continua de Hogares del Instituto Nacional de Estadística, el BPS cubrió al 88,2% del total de pasivos, mientras que las cajas Militar y Policial cubrieron al 6,5% y 4,3%, respectivamente”, indicó el organismo.

“Adicionalmente, es importante tener presente que tanto la Caja Militar como la Caja Policial cuentan con una tasa de aporte patronal significativamente superior a la del régimen general de BPS (19,5% versus 7,5% del monto gravado). En estos dos subsistemas, donde el gobierno es el encargado tanto de realizar el aporte patronal como de realizar la asistencia en caso de desequilibrio, dichas tasas de aporte patronal extraordinarias podrían considerarse como un componente extra de asistencia”, añadió el Banco Mundial.

“Los resultados financieros del BPS y de la Caja Militar evidencian una tendencia al deterioro en los últimos años, más leve pero más prolongado en el tiempo en el caso de este último”, concluyó.

Mieres quiere modalidad en que cajas converjan

El ministro de Trabajo y Seguridad Social, Pablo Mieres es partidario de “ir a una modalidad de convergencia entre las distintas cajas para, sin perjuicio de que hay diferencias y las heterogeneidades hay que respetarlas, incorporar algunas normas que vayan convergiendo en cuanto a que ciertas reglas sean comunes con independencia del servicio de seguridad social que estás recibiendo”, según señaló en una entrevista con el semanario PuentesUy publicada a finales de 2020.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados