Facilitará la detección de “irregularidades” en las certificaciones médicas

El software que permitirá a BPS controlar y ser eficiente

Entre fin de febrero y comienzos de marzo del año próximo, el Banco de Previsión Social (BPS) espera tener operativo un nuevo sistema informático para su área de salud, que le permitirá ser más "eficiente" en los pagos de prestaciones por subsidio de enfermedad y también en lo que tiene que ver con enfermedades raras, además de poder ejercer un mejor "control" y así detectar "irregularidades".

El eterno femenino de una imaginativa pintora
BPS es el que brinda asesoramiento a personas que tienen entre 40 y 50 años. Foto: María Inés Hiriart

Debido a la gran cantidad de licencias médicas que se otorgan, el BPS quiere profundizar los controles y esta es una forma de hacerlo.

"Teníamos un programa y una base de trabajo, producto de la época en la que se había incorporado, de la década del 90 y de la lógica asistencial que en aquel momento tenía el BPS y era un sistema pesado y muy poco flexible", reconoció en diálogo con El País la directora del BPS, Rosario Oiz.

Así, en 2013 el organismo hizo un llamado a licitación para contar con un sistema informático que se adecuara a la nueva realidad del BPS "de desarrollar la atención fundamentalmente de las personas con enfermedades raras y malformaciones congénitas", además de los otros aspectos de salud como las prestaciones que paga por certificaciones médicas, explicó Oiz. "Pero queríamos que además fuera un sistema que no solo fuera flexible en el momento de solicitar la información, sino que además fuera compatible con lo que está haciendo la Agesic en lo que es historia clínica (electrónica)", agregó.

A la licitación se presentaron cinco empresas y resultó adjudicataria IBM con la argentina MHC. El monto total de la solución informática integrada para la gestión de las prestaciones que brinda la Gerencia Prestaciones Salud, del BPS, ascendió a US$ 2,1 millones.

Oiz señaló que el nuevo sistema "sin duda" permitirá ser más eficiente al BPS en la atención de personas con enfermedades raras o malformaciones congénitas.

"Estas personas que nosotros atendemos tienen problemas de salud complicados, que es importante saber qué medicación requieren, qué tratamiento hay que hacer y saber rápidamente cómo responde. Cuando podamos tener el encastre con la historia clínica en su efector (prestador de salud) en forma simultánea, vamos a poder brindar mejor calidad de salud. Eso también va en la mejora del gasto que se hace", afirmó la directora del organismo.

Pero, además, "esperamos que esto interactúe con certificaciones laborales y maternidad. Esto nos sirve como forma de control y como forma de poder, de la mejor manera posible, dar la prestación o no darla si a la persona no le corresponde", aseguró.

En 2014, el BPS pagó US$ 149 millones por subsidios de enfermedad y complemento de accidentes de trabajo. Los beneficiarios fueron 441.736 trabajadores. En 2013, el pago había sido por US$ 123,5 millones para 429.572 beneficiarios. El incremento, entonces, fue de 20,3% en apenas un año. Desde 2010, las cifras de subsidios han aumentado exponencialmente.

"No sé si (el nuevo sistema) va a impactar en la cantidad de prestaciones", expresó Oiz.

"¿Dónde puede este sistema hacer la diferencia? Pensamos que en dos cosas. Una, en los tiempos porque si esto está en línea, con una buena comunicación de información, vamos a lograr que lo que hoy se hace con papelitos, se haga en línea y los tiempos de demora en los que nos llega la información de que una persona está certificada sea en tiempo real. La otra cosa, en que esto nos va a ayudar es en el control, en la fiscalización", agregó.

Recordó que "instalado el Sistema Nacional Integrado de Salud y creado el Sistema Nacional de Certificaciones Laborales, nosotros ya no certificamos en el BPS la enfermedad y el tiempo de descanso, eso lo hace el médico. El médico tratante es el que está en mejores condiciones de identificar cuál es el padecimiento de una persona y el tiempo de descanso requerido".

En cambio lo que sí hace el BPS "es controlar que no operen abusos por la vía de una periodicidad y una repetición de certificaciones que no se ajusten a la enfermedad que se está diagnosticando. Con este programa, donde vamos a tener la información mejorada, con la posibilidad de combinar con la historia clínica, vamos a poder hacer mejores controles en menos tiempo", destacó Oiz.

"Eso sin duda va a impactar, no tanto en que baje (la cantidad de certificaciones), pero sí detectar de mejor manera las irregularidades", resumió.

El software.

"Buscamos un sistema que se adapte a las necesidades del cliente. Se trata de un sistema de gestión integral que va mucho más allá de una historia clínica electrónica. IBM se puso a buscar en el mundo que era lo mejor para tener en Uruguay. Nos decidimos para presentarnos en este caso, por un producto regional, instalado en más de 100 hospitales de la región, que es de capitales argentinos y de los que teníamos excelentes referencias", dijo a El País la encargada del Sector Salud de IBM del Uruguay, Alicia Rossi.

"El sistema desarrollado parte primero de la gestión económica y financiera de cada prestación que se realiza. Entonces al BPS le permite conocer en tiempo real, cómo van funcionando cada una de las acciones o los procesos, o del médico X, o del servicio tal que ellos están llevando adelante", explicó.

"En ese camino, le permite conocer los montos de cada una de las prestaciones que da, para después poderlo costear e incorporarlo en su presupuesto. ¿Cuál es el problema a nivel público? Las empresas públicas o prestadores públicos, no tienen conocimiento de cuánto le cuesta cada prestación que hace como para justificar el volumen necesario para el presupuesto anual. Esa información falta y falta en muchos lugares", agregó Rossi.

El sistema de la empresa argentina MHC "va acompañado con los servicios de IBM para la parte de la adopción" del mismo, indicó. Además "va acompañado de la formación de los trabajadores de BPS y de la transferencia de información a ellos. Les permite hacer desarrollos independientes, no teniendo que recurrir todo el tiempo a los asesores de IBM", dijo Rossi. "El proyecto lleva un año de implementación. Comenzamos en marzo de este año y no hemos tenido ningún desfasaje en el cronograma" por lo que se estima que esté implementado "a fin de febrero, principios de marzo del año próximo", señaló.

Lenguaje único, estadísticas y trazabilidad

La responsable del Sector Salud de IBM del Uruguay, Alicia Rossi dijo a El País que el sistema informático para la gestión del área de salud del BPS "está basado en estándares de salud internacionales" y so implica que "todos los prestadores que se vinculen, hablan el mismo lenguaje médico".

A su vez, "el sistema registra todas las actividades, uso de laboratorio, de paraclínica, la trazabilidad de la atención, comparte información con los demás. Brinda todas las estadísticas asistenciales que ya trae diseñadas, más todas las que BPS quiere incorporar, de acuerdo a su realidad específica", agregó. También cuenta con un "servidor que permite que lo que decimos con distintas palabras" se pueda unificar, explicó Rossi. Así si alguien ingresa al sistema lo mismo con distintas palabras como por ejemplo "dolor de cabeza, cefalea, jaqueca, el servidor une todo y lo identifica para que sea uno solo", añadió y dijo que "permite que toda la información pueda ser auditada".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º