PARLAMENTO

Una solución para la violencia de género y la pérdida de la vivienda de la mujer

El Poder Ejecutivo envió un proyecto de ley al Parlamento estableciendo la titularidad compartida de la vivienda entre los integrantes de la pareja. Fucvam defendió la iniciativa en una Comisión parlamentaria y explicó cómo la violencia doméstica afecta a las mujeres a nivel habitacional.

Las denuncias por violencia doméstica crecieron notoriamente en los últimos años.
Foto: archivo El País.

La Federación de Cooperativas de Vivienda por Ayuda Mutua (Fucvam) incluye a unas 25.000 familias y en su interior se “reflejan los problemas que habitualmente tiene la sociedad”, como es la violencia de género y la desprotección jurídica que sufren las mujeres en ciertos casos, contó el integrante de la dirección nacional Mario Fígoli en el Parlamento.

A las cooperativas llega “una denuncia por semana de violencia doméstica”, hechos que desatan otro problema: o el hombre “es el titular y quiere echarla” a su pareja, o si ella es la propietaria puede tener “que pagarle el 50% (para residir legalmente en el hogar) porque, de lo contrario, él la demanda”.

Visto esto, Fucvam comenzó a discutir junto al Ministerio de Vivienda (Mvotma) “la manera de encarar este problema desde el ángulo jurídico”. Dicho proceso culminó hace unos meses con el envío al Parlamento de un proyecto de ley que instaura para las cooperativas de viviendas la titularidad compartida entre los integrantes de una pareja, con “igualdad de derechos de uso y goce” del inmueble.

Fucvam fue a la Comisión de Vivienda del Senado, que analiza el texto, para explicar su importancia. La directiva Isabel Zerboni recordó que en 2017 se decidió afrontar el tema, pero “no sabíamos cómo llevar las situaciones a las asambleas y cómo proceder a las destituciones” de los hombres con denuncias por maltrato.

“El principal problema era que la mayoría de los hombres violentos eran los titulares de las viviendas”, relató Zerboni.

Hubo cooperativas que mediante un “acuerdo interno” y “un poco de presión social” lograban expulsar a estas personas y permitían a la mujer permanecer en la vivienda, pero “el problema era que (la habitaba) sin derechos ante la cooperativa”, dado que no tenía voto ni podía acceder a subsidios.

Frente a esto, se comenzó “a ver que la solución era que las mujeres fueran las titulares” de la vivienda junto a su pareja.

Esto porque “la idea de un titular cuando el integrante de la cooperativa es la familia responde a un concepto de jefe de familia, del padre decidiendo sobre el núcleo familiar”, que quedó perimido, porque “es la mujer la que está con los hijos y habita la vivienda, la pareja puede estar o no”, dijo Zerboni.

También apuntó que “en todos los otros sistemas habitacionales del Mvotma o incluso la propiedad de cualquier inmueble, puede ser compartida”, siendo solo en las cooperativas que la titularidad es única.

El cambio legal permitirá que ante “una situación de violencia doméstica, cuando el juez retire a una de las partes de la vivienda la mujer pueda hacer uso de todos los derechos como titular”.

La disposición trae ciertos problemas de funcionamiento que podrían solucionarse al reglamentar la ley. Por ejemplo, en las cooperativas se establece que hay un voto por vivienda, entonces con la cotitularidad se podría ponderar el voto -si son una pareja tienen un voto cada uno y si el propietario es único vota doble-.

Fígoli subrayó que los aspectos que se pretenden modificar con este proyecto, podrían ampliarse a “la ley nacional de vivienda y a la ley de cooperativismo”, que también requieren “una intervención técnica que refleje las nuevas realidades que vivimos en el país”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)