SEGÚN ESPECIALISTA

¿Cuáles son los cinco desafíos que retrasan el comercio electrónico en América Latina?

Los comerciantes minoristas se encuentran con obstáculos a la hora de desarrollarse en el "ecommerce" y Moises Gormes, Head of Payments PayPal Latam plantea cómo enfrentarlos. 

Cobros. La alianza amplía la posibilidad de hacer retiros en todos los bancos. Foto: Shutterstock.
La desconfianza de los usuarios a la hora de hacer comprar por Internet es uno de los aspectos que se debe tener en cuenta. Foto: Shutterstock.

El comercio electrónico es un sector que está en crecimiento y es probable que continúe expandiéndose. Sin embargo, hay algunos obstáculos que quedan por resolver: logística, sitios que no funcionan, desconfianza de los usuarios, falta de mano de obra y estafas, explicó Moises Gormes, Head of Payments PayPal Latam, según accedió El País a información de la empresa. 

El primer consejo es aprovechar las temporadas bajas de actividad comercial. Aunque las épocas donde más se trabaja como Navidad o el día de la madre son atractivas, poder “entregar los productos vendidos es casi imposible”, explicó Gormes. Ante esta situación, el especialista recomienda poner mayor esfuerzo cuando los “costos logísticos son menores y la disponibilidad de las compañías es mayor”.

En segundo lugar Gormes especificó que las formas de consumo digital cambiaron (y seguirán haciéndolo), por ejemplo, con el aumento de adquisición de celulares. Por lo tanto, “no hay lugar en el mercado para un sitio que no sea responsivo y que no funcione adecuadamente en la pantalla de cualquier equipo”, sentenció Gormes. Además explicó que existen herramientas online que facilitan cambiar un sitio web y volverlo adaptable a varios dispositivos. “¿Qué pasa con el emprendedor virtual que ignora esa realidad? Fin del juego. Así de simple”, concluyó.

La desconfianza de los usuarios es el tercer punto que se debe tener en cuenta. “El cliente debe sentirse seguro al hacer clic en el botón ‘comprar’ y realizar el checkout”, reveló. Además, “cuando se trata de pagos digitales, los latinoamericanos en general todavía se muestran bastante temerosos”. Para poder resolver este asunto se necesita tiempo e inversión por parte de los minoristas, agregó.

El cuarto punto es la falta de mano de obra adecuada. El aumento de la demanda de especialistas en comercio electrónico hace más compleja la búsqueda de profesionales porque “no existen desarrolladores en cantidad”, explicó. “Este es quizás el más duro de los desafíos para la región, porque se trata de un sector en expansión en todo el mundo, una tendencia que vino a quedarse (el comercio electrónico y el comercio electrónico no son modismos), y terminamos perdiendo oportunidades como región para entrar en este mercado multimillonario”.

Por último, la gran cantidad de engaños que existen en Internet afectan a los vendedores minoristas que trabajan con el comercio electrónico. “Muchas veces, se ignora el poder de destrucción de los altos índices de fraude en el entorno virtual, que pueden hacer” que un comerciante quiebre, dijo Gormes. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error