DETERIORO DEL MERCADO LABORAL

¿Cuáles son los sectores que destruyeron más empleo?

Desde un pico de ocupación en 2014, Uruguay perdió casi 40.000 puestos.

Industria: fue el sector con mayor monto de inversión. Foto: AFP
La economía uruguaya atraviesa una fase expansiva pero el mercado de trabajo no logra niveles más saludables. Foto: AFP

El diagnóstico se ha repetido una y otra vez: la economía uruguaya crece pero no logra crear puestos de trabajo. De hecho, los destruye.

Las explicaciones para tratar de entender esta situación también son conocidas. Por una parte se señala que los sectores de actividad que más han crecido no demandan mano de obra de manera intensa. Además, hay otros que no atraviesan su mejor momento y, en ese escenario, no tienen en carpeta la contratación de más personal sino todo lo contrario.

A días de que se conozca la suerte que corrió el Producto Interno Bruto (PIB) el año pasado —tanto el gobierno como analistas privados han aventurado un aumento que rondará el 3%— el mercado de trabajo se ha convertido en una preocupación desde el presidente Tabaré Vázquez para abajo.

Con el ministro de Economía, Danilo Astori a la cabeza, a fines de febrero el Poder Ejecutivo comunicó una serie de estímulos que buscan dar oxígeno al empleo y también a la inversión (otro de los talones de Aquiles detectado por el gobierno). "Hoy el nivel cuantitativo del empleo tiene que mejorar en el país", dijo Astori en el anuncio de este paquete de medidas.

No era la primera vez que el titular de Economía había puesto el foco en este problema. "El nivel de empleo acumula dos años de caída y muestra que si comparamos el primer cuarto de 2015 con el primer cuarto de 2017 hemos perdido 40.000 puestos de trabajo", había dicho en agosto del año pasado. "Para Uruguay eso constituye una cifra preocupante, alta, que exige dedicación para superarla", había agregado.

Las pautas salariales que se pondrán arriba de la mesa durante la próxima ronda de Consejos de Salarios — y que se conocieron esta semana— también buscan priorizar el empleo, se aseguró desde filas gubernamentales. Aunque, analistas y gremiales empresariales creen que debieron proponer aumentos de salarios más moderados para ello.

Pero, ¿en qué sectores de actividad la destrucción de puestos de trabajo ha sido más numerosa?

Si se compara con 2014 —cuando, en el promedio anual, la cantidad de ocupados alcanzó un máximo histórico— el año pasado hubo 37.175 ocupados menos en todo el país, según cálculos de El País en base a información del Instituto Nacional de Estadística (INE).

El sector que sufrió la sangría más grande entre 2014 y el año pasado fue la industria manufacturera: la destrucción de puestos allí ascendió a 18.267. Así, la contracción llegó a 9,4% en el promedio anual en ese lapso.

Le siguió, con 10.903 ocupados menos, el sector que engloba a los trabajadores agropecuarios, de la forestación y de la pesca y también a los que están empleados en minas y canteras. Esto da cuenta de una baja de 6,93% entre el promedio anual de 2014 y el de 2017.

La construcción, con 10.626 ocupados menos entre 2014 y 2017, ocupó el tercer puesto dentro de este ranking. En este caso, la caída entre un año y otro fue de 7,83%.

El comercio está en el cuarto lugar, con una pérdida de empleo que trepó a 9.123 puestos en el periodo que se compara (una contracción de 1,64%).

Flexible.

Los desafíos del mercado laboral fueron uno de los temas que se discutieron el miércoles de esta semana en la última charla de coyuntura de CPA Ferrere. Gabriel Oddone, socio de la firma, recordó la cantidad de puestos de trabajo que se han perdido desde el pico de ocupación de 2014. "Un poco más de la mitad de los sectores están destruyendo empleo o destruyeron empleo en este periodo", afirmó.

Oddone agregó que se trata de un fenómeno "bastante generalizado" y ante el que el gobierno se ha mostrado "sensible" (por ejemplo, con las medidas de estímulo y los lineamientos para la ronda de negociación que se avecina).

Sin embargo, el socio de CPA Ferrere se mostró algo escéptico en relación a cuán efectivas serán las pautas a la hora de crear y proteger empleo.

¿Por qué? Oddone dijo que en la ronda pasada muchos de los acuerdos alcanzados entre las patronales y los sindicatos estuvieron por encima de las pautas que había marcado el Poder Ejecutivo. Esto, agregó, se hizo evidente en la trayectoria que tomó el Índice Medio de Salarios (IMS).

En la negociación anterior, entonces, las empresas "no se compraron el problema de tener una discusión dura en términos salariales y fueron resolviendo el problema de la masa salarial vía un desplazamiento de trabajadores", planteó. Es decir, para que el monto destinado a salarios no subiera tanto, las empresas optaron por reducir personal.

Con este antecedente, añadió Oddone, el gobierno "debería ser consciente de que la tendencia de las partes es a resolver el tema salarial con el menor nivel de conflictividad posible y ver cómo resuelven el problema a posteriori".

Es por esto que, a su juicio, las pautas que el Ejecutivo diseñó para esta ronda "no necesariamente" tendrán resultados "concretos" en el empleo.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Industrias (CIU), Gabriel Murara, calificó a los lineamientos como "más de lo mismo" y lamentó la falta de "flexibilidad" en la propuesta para un sector que ya presenta problemas a nivel de empleo, de cierre de empresas y de producción, enumeró. "Este sistema (de pautas) ya lo probamos en la ronda anterior y la realidad es que hemos perdido más de 23.000 puestos de trabajo con este sistema", planteó el dirigente gremial a El País.

Deterioro "leve".

Ante la duda de analistas privados y de las gremiales empresariales acerca de cómo impactarán los lineamientos en el mercado de trabajo, el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, se mostró confiado y, además, relativizó la gravedad del fenómeno. "Hay un leve deterioro" en el empleo, dijo a En Perspectiva de Radiomundo el jueves.

En la entrevista el jerarca compartió además algunos análisis poco ortodoxos acerca del tema. "El empleo y el salario no tienen una vinculación estrecha", afirmó.

A su vez, Murro pidió mirar qué situación atraviesan los vecinos en este terreno y comparar. "Reconocemos que tenemos deterioros o leves deterioros en el empleo, pero reconocemos que estamos en una región. ¿Por qué no se habla tanto de lo que está pasando en Argentina o en Brasil, donde está habiendo reducción de derechos laborales y de salarios y sin embargo tienen más desempleo que nosotros?", se preguntó retóricamente.

Así lo ven ellos

Mario Bergara - Presidente del Banco Central
Inflación: Bergara dijo que se negociará "un mejor contexto". Foto: A. Colmegna
El jerarca afirmó la semana pasada que "no hay una mejora en los niveles de empleo", lo que vinculó a que "en general es una variable que llega tarde" a los procesos económicos. "Opera con rezago y hay que tener paciencia" para que se alinee con la mejora de la actividad, agregó en un evento organizado por la Cámara Oficial Española de Comercio, Industria y Navegación.
Milton Castellano - Director del Instituto Cuesta Duarte
Milton Castellano. Foto: archivo El País
"El empleo hay que verlo en su globalidad. Si lo comparamos en términos históricos está mejor que en toda su historia aunque un poco peor que en su punto más alto. Está en situación estable con problemas en algunos sectores. Puede haber sectores que tengan dificultades, habrá que atenderlos", dijo a El País luego de conocidos los lineamientos salariales.
Danilo Astori - Ministro de Economía
Danilo Astori. Foto: Marcelo Bonjour
A principios de enero el ministro dijo a Búsqueda que el problema macroeconómico más acuciante es el déficit fiscal pero que "a nivel más general es el empleo". Se trata, agregó, de "un problema importante de la economía uruguaya". "Y un empleo que viene con problemas nuevos, por insuficiencia en la capacidad de crear empleo y desafíos de formación de trabajadores en nuevas actividades", expresó.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º