desafía “llevarse puesto” al sector por la regasificadora

Sunca amenaza con desatar un conflicto en toda la construcción

El Sunca amenaza con desatar un conflicto en toda la industria de la construcción si en el corto plazo no hay una solución para los 700 trabajadores de la empresa OAS que perdieron su empleo, luego que la empresa GNLS (consorcio conformado por GDF-Suez y Marubeni) rescindiera contrato con la firma brasileña que estaba a cargo de la obra civil de la planta regasificadora de Punta de Sayago.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Si no se soluciona la regasificadora el conflicto será en todas las obras. Foto: Archivo El País

Así lo manifestó una delegación del Sunca que compareció la semana pasada ante la Comisión de Legislación del Trabajo de Diputados, para buscar una salida al conflicto.

"Si bien hemos sido muy cautelosos, agotando medidas y tratando de encontrar una salida rápida, del otro lado no encontramos solución. En este conflicto está involucrado el gobierno, el sindicato y las cámaras empresariales. Si en unos días no hay solución, tomaremos medidas de carácter nacional. No hay dudas de que este es un conflicto que se va a llevar puesto al conjunto de la industria", expresó el dirigente sindical Javier Díaz, según la versión taquigráfica a la que accedió El País.

A mediados de febrero la empresa OAS anunció el envío al seguro de paro de unos 200 trabajadores por diferencias técnicas con GNLS en la construcción de dos muelles y una escollera. Pero la falta de acuerdo desembocó en la salida de OAS de esta parte del proyecto y con ello el resto de la plantilla (unos 500 operarios) también fue enviado al subsidio de desempleo.

Ahora, el sindicato de la construcción reclama que la totalidad de los trabajadores sea reincorporado por la firma sustituta que designe GNLS para la obra. Pero también entiende que se deben abonar despidos por "ruptura anticipada" de contrato a parte de la plantilla que no llega a reunir los jornales necesarios para poder cobrar seguro de paro y que estaban con contrato a término .

La construcción de la planta regasificadora junto con la central de ciclo combinado de Punta del Tigre que lleva adelante UTE son dos obras claves para la diversificación de la matriz energética nacional. La última también tiene un fuerte retraso por diferencias entre el ente y la coreana Hyundai HDEC. Ahora el Sunca se plantea comenzar a afectar aún más su normal desarrollo.

"Estamos en una situación límite. Va a empezar a comprender a los trabajadores del gasoducto, de la planta del ciclo combinado y a toda la industria de la construcción. Hemos esperado más de cincuenta días para que se encuentren los caminos que solucionen este diferendo, pero las respuestas que hemos obtenido del otro lado son cada vez peores. Ni siquiera tenemos un ámbito donde poder discutir el reintegro de los trabajadores", afirmó Díaz.

La empresa GNLS informó la semana pasada que todavía no está en condiciones de definir qué empresa va sustituir a OAS.

El nuevo contratista también deberá contar con el aval de la empresa Gas Sayago que es el responsable general del proyecto. Al mismo tiempo, solicitó al Ministerio de Trabajo un plazo de 30 días para dar una respuesta respecto a si continúa o no con la obra y cuál sería la forma de ejecutarla.

La gerente general de Gas Sayago, Martha Jara, dijo ayer a El País que la empresa está preparada para afrontar el proyecto mediante alternativas en el caso que GNLS no cumpla. Los retrasos en la obra civil de la regasificadora determinaron días atrás la intervención del gobierno que solicitó a GNLS acelerar la búsqueda de un sustituto. "No queremos tener una obra parada. Es una inversión muy importante y Uruguay tiene que seguir adelante con este proceso", había dicho el vicepresidente Raúl Sendic.

El Sunca también se mostró preocupado en el Parlamento por el impacto negativo que puede haber en la industria nacional "que depende mucho de la culminación de estas obras". A modo de ejemplo, señalaron que la cooperativa de Metzen y Sena prevé ahorrar US$ 45.000 al mes cuando cuente con los servicios de la regasificadora.

Diputado del FA crítico con GDF - Suez.

Las dificultades por las que atraviesa una de la mayores obras de infraestructura de la historia del país también motivó una fuerte crítica del diputado del Frente Amplio, Luis Puig. "Me cuesta decir que esta película ya la vi. La verdad es que cuando se adjudica al consorcio Gaz de France Suez la realización de la obra de la regasificadora, se alertó al Estado sobre esta realidad. Hicimos esta alerta personalmente, y también lo hizo el sindicato del gas, que planteó que no era una buena apuesta del Estado desconocer los incumplimientos de esta empresa a lo largo de los años en un área tan sensible como la distribución del gas en Montevideo", afirmó Puig durante una de sus intervenciones en la sesión de la Comisión de Legislación del Trabajo.

"Lamentablemente, esa alerta no se entendió. Se nos planteó por parte de queridos compañeros integrantes del gobierno que esta era otra empresa, no la Gaz de France que conocimos. Efectivamente, es otra empresa, es peor. Sabemos que Gaz de France, empresa pública en Francia, privatizada por la belga Suez, es el peor de los consorcios internacionales. Cuando acá operó una empresa pública francesa, lo hizo como cualquier transnacional. Por lo tanto, nos parece que fue una mala apuesta del Estado; nosotros hubiéramos preferido equivocarnos", añadió.

Gaz de France a través de la empresa Gaseba Uruguay S.A. se hizo cargo de la Compañia del Gas en 1994 y emprendió retiro en 2006.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)