EN DIFICULTADES

La supervivencia de las industrias en problemas

Empresarios que ponen plata de su bolsillo, seguro de paro y otras tácticas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Algunos sectores apelan a diferentes estrategias para poder sobrevivir. Foto: D. Borrelli.

Poniendo plata del bolsillo para hacer frente a las deudas, rotando personal en el seguro de paro para no asumir costos de los despidos, o manteniendo las empresas en funcionamiento con un sereno y dos administrativos a la espera de que el viento cambie. Esas son algunas de las tácticas que aplican industrias de sectores que arrastran caída de actividad y pueden ser catalogadas como sobrevivientes.

Hay números que marcan a las claras las realidades de las industrias. En el caso de la pesca, las exportaciones cayeron 24,8% durante el año pasado. Las ventas fueron por US$ 109,8 millones frente a US$ 146 de 2014, según datos de la Unión de Exportadores (UEU).

El presidente de la Cámara de Industrias Pesqueras (CIPU), Juan Riva-Zucchelli, fue contundente al señalar cómo las empresas consiguen subsistir. "Algunos empresarios se han endeudado a nivel personal; en otros casos a través de bancos, pero esa es la única forma porque las empresas están perdiendo dinero. Los últimos dos años han sido muy malos", afirmó.

Para llegar a los malos resultados de la pesca hay que mezclar los costos locales con los problemas internacionales. En la actualidad, se produce al 40% de la capacidad. Fundamentalmente las exportaciones pesqueras se dirigen hacia Angola y Nigeria. A su vez, esos dos países son exportadores de petróleo y atraviesan una situación complicada por la caída del precio internacional del barril. Entonces, los gobiernos buscan evitar la salida de dólares del país —no otorgándole la moneda a los importadores— como manera de equilibrar las cuentas. Eso también se traduce en que los compradores trasladan ofertas difíciles de aceptar por las pesqueras uruguayas.

El otro aspecto son los costos internos. "En Uruguay es caro producir; por costos de insumos o de mano de obra, pero también por los que son del Estado", dijo Riva-Zucchelli.

En este último caso tomó un ejemplo simple: "Teníamos la prima de accidentes laborales más alta de todas las actividades; le pedimos al Banco de Seguros que la bajara. Las unificó y la consecuencia fue que el seguro aumentó 10%. No hubiéramos pedido nada; nos pegan por todos lados".

La vestimenta hace años que viene en caída. Esa industria sufrió la dependencia del mercado argentino y aún no lo pudo superar. Los últimos datos presentados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre actividad de la industria manufacturera corresponden a enero de este año y marcan una caída en los índices de volumen físico, horas trabajadas y personal ocupado en el sector. En el primer mes del año, el rubro prendas de vestir verificó una baja de 19,5% en volumen físico, mientras cayeron 43,4% las horas trabajadas y 27,7% el personal ocupado.

El directivo de la Cámara Industrial de la Vestimenta (Cinvest), Elbio Fuscaldo indicó a El País que la caída de la actividad en la industria se arrastra desde hace tres años.

"En el sector están todas las combinaciones imaginables. Algunos cerraron, pagaron los despidos y a otra cosa; muchos quedaron tan embretados que no tienen plata para pagar los despidos y rotan personal en seguro de paro. Todos bajaron el nivel de actividad, primero por Argentina y luego por Brasil", explicó el empresario. Y la perspectiva no es la mejor para la vestimenta. "El que crea que el segundo semestre de este año va a ser mejor tiene una ilusión óptica", sostuvo Fuscaldo.

La industria automotriz y la metalúrgica están emparentados. El sector que fabrica vehículos se encuentra actualmente jaqueado. Las dos armadoras que quedaban en la plaza dejaron de producir. Ambas compañías sintieron los coletazos de una caída de la demanda de automóviles importados en Brasil. Por ese motivo, enviaron a todo su personal al seguro de paro.

En el caso de Lifan, la cantidad de operarios fue 270. La otra armadora, Nordex (que ensambla Kia y Geely) también se vio afectada por la merma de la demanda en Brasil y debió hacer lo mismo que Lifan. Allí, la cantidad de trabajadores enviados al subsidio fue de 170. Sin embargo, la empresa espera retomar la producción dentro de un par de meses.

Por su parte, el sector metalúrgico también tuvo en el primer mes del año caída de la actividad, de las horas trabajadas y del personal ocupado.

El vicepresidente de la Cámara Metalúrgica (CM), Andrés Fostik, informó a El País que el descenso de la actividad en el sector es general. "En el actual escenario van a sobrevivir los que estén fuertes y van a morir los que no", graficó. "Hoy muchas empresas están abiertas con un sereno, un contador y dos administrativos", añadió.

Uno de los principales problemas que señaló Fostik es que no existen medidas de protección al trabajo nacional.

"Otros países se aprietan y hacen cualquier cosa. A Argentina no le tiraron ninguna bomba por dejarnos colgados del pincel durante tanto tiempo", expresó el empresario. En el caso de las armadoras de automóviles sostuvo que si el principal mercado —Brasil— continúa derrumbándose la perspectiva es que se consolidará la baja de actividad.

Los efectos de Argentina y Brasil también pegaron en la industria del plástico.

RADIOGRAFÍA DE LOS SECTORES AFECTADOS.

Pesca - Fuerte retracción.

El anuario 2015 de Opypa del Ministerio de Ganadería señaló que en 10 años la pesca se redujo un 54%. También cayó la cantidad de horas trabajadas y el personal ocupado.

Automotriz - Armadoras paradas.

Las dos empresas armadoras se encuentran actualmente paradas. Las exportaciones de vehículos en los 12 meses acumulados a marzo tuvieron una caída de 45,3%.

Vestimenta - Dependencia regional.

La dependencia de este sector con el mercado argentino hizo que las exportaciones cayeran en los últimos años; ahora el sector se ve agravado por la crisis en Brasil.

Metalúrgica - Caída de actividad.

La merma de la actividad en el sector es general. También cayeron las horas trabajadas y el personal ocupado. Las empresas solicitan medidas de protección para el sector.

Plástico - Menos exportaciones.

Las ventas al exterior del plástico el año pasado bajaron 18,8% en comparación con 2014. En los 12 meses a marzo, el sector repitió el mal resultado con una caída de 24,4%.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)