MITOS

¿Qué tanto impactan las compras por Internet al exterior en los shoppings y los comercios?

Un estudio económico revela quiénes son los que más usan las compras por Internet al exterior y cuánto significan de las ventas de los shoppings o el consumo privado.

Compras web. Foto: Archivo El País
El régimen libre de impuestos de importación ha generado polémica. Foto: Archivo El País.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La franquicia que permite comprar en el exterior por Internet sin pagar impuestos de importación genera polémica con el comercio local que cuestiona el diferencial de precios que se genera por esa vía y por ende la competencia “desleal” con los establecimientos locales.

Los comerciantes -a través de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios- han reclamado que se limite más esta franquicia (actualmente permite traer hasta tres envíos por un máximo de US$ 200 cada uno por persona al año- mediante incluir el cobro del IVA, entre otros aspectos.

Pero, ¿qué tan grande es el impacto de las compras web al exterior sobre el comercio uruguayo? ¿Quiénes acceden a comprar por Internet? ¿Qué otros efectos tiene?

Un estudio -“Régimen de franquicias libres de impuesto: un sector pequeño que iguala oportunidades”- elaborado por los economistas Juan Dubra (uno de los 10 economistas de América Latina elegidos como Fellow of the Econometric Society) y Erika Chabén busca dar respuesta a esas y otras preguntas.

“Las franquicias crecieron inicialmente en montos, pero se encuentran básicamente estancadas en algo menos de US$ 36 millones por año desde finales del 2017”, recuerdan los autores.

¿Cuánto implica ese monto para el comercio local? “El porcentaje más interesante es tal vez el valor de las franquicias sobre las ventas totales de los shoppings. Es un dato significativo ya que relativiza el peso de las franquicias en el comercio local. Concretamente, las franquicias representan un 4,2% de las ventas totales de los shoppings”, señalaron Dubra y Chabén en el trabajo al que accedió El País.

Para llegar a ese guarismo, consideraron la suma de las ventas de los shoppings Portones, Montevideo, Nuevocentro, Punta Carretas, Costa Urbana y Las Piedras.

“Otra comparación relevante surge si pensamos en las franquicias como una compra que podría realizar una persona que se va de viaje. Vemos que tampoco en esa comparación surgen como un gasto relevante: las franquicias son un 3,3% de turismo emisivo de nuestro país”, agregaron.

Al compararlas con “el valor de las importaciones y el consumo privado, las franquicias serían un 0,3% y 0,1%, respectivamente”, indicaron.

“Se puede notar que relativamente, el valor total de las franquicias es bajo y esto lo vemos de diferentes formas”, argumentaron.

Según Dubra y Chabén “las franquicias no representan un gasto grande de acuerdo a ninguna métrica razonable. Su impacto es reducido de cualquier forma que se lo quiera medir” y añadieron que “aún si todas aquellas personas mayores de 18 años (con tarjeta de crédito) decidieran hacer una compra con la modalidad de franquicia, y lo hicieran con el valor promedio de la franquicia, eso sólo alcanzaría a representar 14% de las ventas de los shoppings”.

Foto: Shutterstcok
Foto: Shutterstcok

Luego analizaron quiénes utilizan la franquicia de compras al exterior.

En base a los datos de las empresas de couriers (que traen al país las encomiendas que se compran vía web) Buybox, TiendaMia y Aerobox, trazaron un perfil de los compradores.

“El grupo de edad con más participación, con un 29%, son aquellos entre 24 y 34 años” y “un 26% de los usuarios están entre las edades de 14 y 24 años” (en el inicio del régimen no se impedía las compras por parte de menores de 18 años), detectaron. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre ingresos “aproximadamente el 50% de las personas en el primer quintil (el 20% de menores ingresos) tienen entre 14 a 34 años”, agregaron.

“Para los dos grupos que más hacen compras a través de franquicias, la situación más común es que estén en el quintil más pobre de ingresos. Esto parece indicar que las franquicias son un instrumento igualador de la economía”, concluyeron.

Las razones por las que el régimen es “positivo”

“Los impulsos para acotar el régimen vienen de un sector del comercio minorista, que está bien organizado, y posee abundantes recursos económicos. Este sector ha visto su actividad reducirse recientemente en parte por el enlentecimiento de la economía uruguaya, y también por el crecimiento del e-commerce (MercadoLibre, woOw!, etc.)”, pero hay “razones que hacen que un régimen de franquicias, aún uno limitado como el de Uruguay, sea algo positivo para la población en general”, afirmaron Dubra y Chabén.

Según los autores, “las franquicias son un pequeño paso en la dirección del libre comercio. Es bien sabido que el libre comercio genera una importante serie de ventajas” como que “ayuda a la asignación eficiente de recursos”, a la vez que “aumenta el consumo, baja los precios de los bienes producidos localmente, aún si no usan insumos importados, al aumentar la competencia” y algo específico de las franquicias: “hay una inmensidad de productos que no se traen a nuestro país por ser pequeño y tener una demanda reducida”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)