PUERTO DE MONTEVIDEO

TCP: menos disputas y más acción comercial

El desarrollo del puerto espera de su tecnología, equipamiento y de su estratégica terminal.

Puerto de Montevideo. Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País

Las confrontaciones que por años han sostenido los propietarios de la Terminal TCP con las Autoridades Uruguayas y Portuarias y con un tercero en la discordia que es Montecon, tienen larga data (discrepamos con el uso de la palabra guerra) y se apoyarían en cláusulas del contrato que no conocemos y que según interpretación de TCP a grosso modo impedirían a la ANP autorizar la construcción de otra Terminal Especializada de Contenedores como así también la instalación de grúas portainer (gantry crane) en muelles públicos. Tales enfrentamientos se han afirmado con la amenaza de querella judicial internacional en contra de Uruguay con tal fuerza que permeó en las autoridades nacionales el temor y hemos optado por no asumir desafíos o riesgos y así durante estos años vivimos bajo esa espada de Damocles, postergando el desarrollo y la inversión en el Puerto de Montevideo.

¡Qué lamentable pérdida de tiempo¡ en disputas improductivas cuando todo el esfuerzo como empresa debió centrarse, hasta por contrato, en intensificar los negocios, crear condiciones locales para atraer más traficos externos o tránsitos, más servicios auxiliares y en definitiva aumentar el número de movimientos de contenedores para tener clientes complacidos por los servicios del Puerto de Monteideo, en una extensión del pensamiento. Parecen entonces prudentes las palabras del Ministro Rossi cuando en entrevista reciente nos dijo “Tal vez habríamos necesitado incorporar en el contrato (con TCP) alguna frase donde quedara claro que el desarrollo de TCP no tiene por qué impedir el desarrollo de la demanda del area portuaria”.

Sorpresa.

A mediados del año pasado, Katoen Natie sorprendió a todos, aquí, en el Río de la Plata. Chile y Río Grande, cuando anunció su voluntad de retirarse de los negocios de la Terminal de Montevideo y vender su negocio a quien cotizara más, al parecer “harto de entredichos y disputas” en Montevideo. El ministro Rossi dijo en nota que publicamos días pasados: ”bueno, si ellos venden que hagan el mejor negocio, haremos contrato con el que venga y si no desean vender, gustosos seguiremos con ellos”. La fecha límite de la venta fue establecida por KN en diciembre del 2017.

En ese interín no faltaron especulaciones desde los ámbitos marítimos de Buenos Aires y Río Grande y Valparaíso deslizando nombres de los probables interesados donde estaban incluidos obviamente la naviera Maersk que años pasados fue licitante de la Terminal y acaso la empresa MSC otra de las tres o cuatro grandes empresas armadoras del mundo. Tampoco hasta donde pudimos saberlo, no faltaron en este lapso, comentarios sobre si la decisión de KN era firme o una estrategia comercial. Ni tampoco faltaron valores económicos manejados en esta transacción, sean los ofrecidos y los pretendidos por KN.

Los informes que hemos recogido en fuentes confiables es que los precios demandados fueron altos, superando por lejos los 200 millones de dólares invertidos por KN en la Terminal y el lucro obtenido hasta ahora. Es posible que la afirmación del Ministro Rossi que publicamos en su momento… “que no habrá otra Terminal Especializada que ésta (TCP)” haya contribuido a mejorar la oferta de los interesados aunque es posible también que la muy reciente petición de la empresa MSC de construir una Terminal Polivalente pesentada a la ANP, pudiera contribuir a reducir la lista de interesados. Asi que KN nos vuelve a sorprender con su decisión de suspender la venta, seguramente a causa de no haber encontrado el precio apetecido o finalizar otro litigio.

Por cierto, KN es una empresa comercial que no da tregua en sus constantes innovaciones para crear situaciones de cambio apropiadas a sus intereses y en esa linea de acción ha confrontado con las autoridades de la ANP y con la competencia. Incluso sostenía que estaba amparada en el Plan Maestro que no permitía instalar otra terminal pero eso caducó en el 2015. Pero ahora, KN hace un nuevo planteo perentorio, decidir rápidamente el destino de la flamante solicitud de MSC que seguramente aspira a su no aprobación. Nos parece, así lo vemos nosotros, que la ANP ha velado por el interés general. aunque pensamos que desde el principio -junio del 2017-en lugar de dejarse caer en la espera, debió haber incidido con una dinámica adecuada para acelerar el proceso, porque esto no es un cambio más sino que es un asunto que atañe a los intereses del Puerto de Montevideo, su desarrollo y producción.

Ventajas.

Cuando pasamos por la rambla, una mirada a la Terminal TCP nos muestra una amplia área vacía que ofrece un espectáculo deprimente que no prestigia al Puerto de Montevideo, muy a nuestro pesar. Y es asi porque siendo la mayor Terminal con un area de más de 30 hectáreas, la de inmejorable posición estratégica, en la boca del puerto, con dos muelles para barcos de gran porte y calado, 8 grúas portainer, más de 3 mil enchufes para suministrar energía a contenedores refrigerados, a pasos del canal de entrada al puerto, debiera haber logrado al dia de hoy el más alto movimiento de contenedores y batido récords de negocios. No nos explicamos porque no es así, tal vez una de las causas haya sido su política comercial. En todo este asunto el gran perdedor no ha sido ni siquiera KN, sino el Puerto de Montevideo.

Una última reflexión; la empresa naviera más grande del mundo, Maersk, adquirió en estos años importantes líneas navieras en actividad y lo ha hecho dentro de la mayor discreción casi en el anonimato, manejando en cada ocasión cientos y miles de millones de dólares, culminando cada negociación con un simple comunicado conjunto. Ese accionar eficiente, en definitiva, no ha sido el modelo de KN.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)