VIRUS DE ORIGEN CHINO

Temor por el avance del coronavirus hizo vivir un "lunes negro" a los mercados del mundo

La expansión del coronavirus generó temor en los mercados y las bolsas europeas tuvieron la mayor caída desde 2016, al tiempo que el oro llegó a un máximo en siete años.

Efectos: mientras las bolsas y el petróleo tuvo afectación, el oro y los bonos sirvieron de refugio. Foto: AFP
Efectos: mientras las bolsas y el petróleo tuvo afectación, el oro y los bonos sirvieron de refugio. Foto: AFP

Los temores a una pandemia global de coronavirus sacudieron ayer a los principales centros financieros del mundo, ante el incremento de casos en Italia y luego de que países de Oriente Medio reportaron sus primeras infecciones, incluso a pesar de que China presenta menos contagios en Beijing y otras ciudades.

El virus ha llevado al gobierno chino a poner en cuarentena algunas grandes ciudades, afectando el tráfico aéreo al centro manufacturero del mundo e interrumpiendo las cadenas de suministros para todo: desde autos y repuestos a teléfonos inteligentes.

El aumento de los casos fuera de China continental provocó fuertes caídas en los mercados globales porque los inversores huyeron hacia activos de refugio. Las bolsas europeas sufrieron su mayor baja desde mediados de 2016, el oro se disparó a un máximo de siete años y el petróleo cayó casi un 5%.

El jefe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que la utilización de la palabra “pandemia” no se ajustaba a los hechos. Agregó que el mundo no estaba presenciando una propagación descontrolada o muertes a gran escala.

La epidemia en China alcanzó su punto máximo entre el 23 de enero y el 2 de febrero y el ritmo de contagios ha estado disminuyendo, dijo la OMS.

El mayor brote en Europa se encuentra en Italia, con unas 150 infecciones, en comparación con solo tres antes del viernes. Se reportó además un sexto fallecimiento. En el norte italiano, las autoridades pusieron bajo cuarentena a las ciudades más afectadas y prohibieron las reuniones públicas en una zona amplia, deteniendo el carnaval en Venecia, donde hubo dos casos.

El primer ministro, Giuseppe Conte, afirmó ayer que el impacto del coronavirus sobre la economía del país podría ser “muy fuerte”.

Mercados

La bolsa de Milán se hundió más de un 5,5% después de que un salto en los casos del virus dejó partes del norte industrial del país virtualmente cerradas.

Las plazas de Fráncfort y París perdieron más de un 4% y el FTSE de Londres cedió un 3,8%, lo que significó una pérdida de al menos US$ 400.000 millones de valor de mercado de la región en unas pocas horas.

Mientras que Wall Street y sus tres principales indicadores se situaron en terreno negativo en su apertura, con el Dow Jones desplomándose casi mil puntos debido al temor sobre los efectos de la expansión del coronavirus en la economía global.

La búsqueda de activos de refugio fue igual de contundente: el oro trepó un 2,5% a un máximo de siete años de US$ 1.680 la onza; y los precios de los bonos también remontaron.

El retorno de las notas del Tesoro de Estados Unidos a 10 años cayó por debajo del 1,36% por primera vez desde julio de 2016. El retorno de la deuda a 30 años, en tanto, tocó su mínimo histórico por debajo de 1,81%, mientras que los de los papeles alemanes a 10 años bajaron a -0,48%, su menor nivel en más de cuatro meses.

“Todo el mundo ve que esto podría ser otro obstáculo para la economía y, ya estábamos en un estado bastante frágil”, dijo el jefe de estrategia macro de Rabobank, Elwin de Groot. “Podría ser otro paso hacia una recesión en más países”, señaló.

En Asia, el KOSPI de Corea del Sur se hundió un 3,9% después de que el gobierno declaró una alerta. El índice de acciones MSCI de Asia-Pacífico que excluye a Japón llegó a su menor nivel desde comienzos de febrero. Los mercados nipones estaban cerrados por un feriado.

El dólar bajó frente a la moneda japonesa, pero contra el resto del mundo mostró su atractivo como refugio. El euro cayó a US$ 1,08 por unidad.

Crudo

Los precios del petróleo se desplomaron casi 4% ayer, ya que la rápida propagación del coronavirus fuera de China agudizó las preocupaciones de los inversionistas sobre un impacto en la demanda mundial.

Los futuros del crudo Brent bajaron US$ 2,20 o un 3,8%, para cerrar en US$ 56,30 el barril. En tanto, los precios del referencial estadounidense West Texas Intermediate (WTI) cayeron US$ 1,95 o un 3,7%, hasta US$ 51,43 por barril.

“Los reportes de que los contagios de coronavirus se están incrementando están generando aún más temores a un hundimiento de la demanda”, dijo Phil Flynn, analista de Price Futures Group en Chicago. “Hemos visto una fuerte caída del mercado bursátil, los operadores de crudo vendían primero y después hacían preguntas”, añadió. La estatal petrolera Saudi Aramco espera que el impacto del coronavirus en la demanda global de crudo sea de corto alcance y que el consumo se recupere en la segunda mitad del año.

Riesgos de recesión en la economía italiana

Giuseppe Conte asumió el liderazgo de Italia, una de las potencias económicas. Foto: Reuters
Giuseppe Conte. Foto: Reuters - Archivo

Italia corre el riesgo de entrar en recesión si no consigue controlar pronto el coronavirus, que ha dejado ya seis muertos y más de 200 infectados en Lombardía y Véneto, dos regiones que representan un tercio de su Producto Interno Bruto (PIB).

“Las dos regiones valen por sí mismas 550.000 millones de euros, el equivalente al 31% del PIB de Italia, y representan el 40% de las exportaciones. Si dividimos eso entre doce meses y hablamos de que se bloquee la actividad productiva durante solo un mes, estamos refiriéndonos a pérdidas de miles de millones de euros”, explicó el economista Andrea Giuricin, que ha sido consultor para el Banco Mundial.

“Italia corre el riesgo de entrar en recesión ya en el primer trimestre. En el último trimestre de 2019 el país tuvo una contracción del PIB del 0,3%. La situación ya de por sí era difícil, pero ahora todavía más, porque la actividad económica está en riesgo en dos regiones fundamentales desde el punto de vista productivo”, añadió.

Algunos medios italianos se atreven a vaticinar pérdidas de 18 millones de euros al día si el brote siguiera extendiéndose y el gobierno italiano se viera obligado a cerrar la provincia de Lodi y no solo los diez municipios hoy afectados en Lombardía.

Giuricin rechazó dar una cifra concreta, pero reconoció que el impacto puede ser dramático para una economía débil si “se impide a la gente moverse, se bloquea el transporte, caen las ventas de autos, se interrumpe la producción en las fábricas”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados