OBRA PÚBLICA

La “titánica” megaobra de UTE, ¿por qué se compara a un auto de lujo en un garaje?

Ayer UTE inauguró la central de ciclo combinado Punta del Tigre B, que llevó siete años y medio y todavía genera controversias.

Inauguración de central térmica de ciclo combinado de UTE. Foto: Francisco Flores
Inauguración de central térmica de ciclo combinado de UTE. Foto: Francisco Flores

Culminar la obra pública más grande de los últimos 40 años fue una tarea titánica” y “en determinado momento fue necesario poner mucha cabeza para que esto no se empantanara”, dijo ayer el presidente de UTE, Gonzalo Casaravilla, al inaugurar ayer la central de ciclo combinado (conocida como Punta del Tigre B).

Es que pasaron casi siete años entre que se firmó el contrato entre Hyundai y UTE para construir una central térmica de ciclo combinado y que se entregó la planta, lo que ocurrió el pasado 1° de noviembre, (como informó El País).

En el cronograma original la planta debió entregarse sobre el último trimestre de 2017, pero problemas en la obra (entre Hyundai y los sindicatos) y luego diferendos entre la empresa coreana y UTE -que casi terminan en un millonario juicio- fueron retrasando todo.

“Hace nueve años que estamos tras este proyecto”, dijo ayer Casaravilla en referencia al tiempo transcurrido desde que surgió la idea, incluido el proceso de licitación (que también tuvo problemas) y la construcción.

La central, ubicada en el departamento de San José, es vecina de la planta Punta del Tigre A, inaugurada en 2006 y supuso una inversión de US$ 529 millones y contó con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la CAF-Banco de Desarrollo de América Latina y el alemán KfW.

En la obra de construcción y montaje, el personal ocupado en el pico de la actividad llegó a cerca de 1.800 personas: 1.400 en la construcción y 400 en tareas de montaje electromecánico. En la operación y mantenimiento de la central el personal ocupado alcanza las 70 personas, informó UTE.

Punta del Tigre B, asegura una potencia total de 540 megavatios, que es “el 25% de la demanda que Uruguay puede necesitar. Ya no tenemos que preocuparnos por las sequías”, remarcó el ministro de Industria, Energía y Minería, Guillermo Moncecchi.

El presidente de UTE señaló que esta planta térmica es “el respaldo” para los próximos 25 o 30 años”.

Es decir, la central se utiliza ante una menor generación hidroeléctrica y eólica, ya que a diferencia de estas es potencia firme (se puede recurrir a ella en cualquier momento y no depende de lluvias o viento).

Planta de ciclo combinado en Punta del Tigre. Foto: Fernando Ponzetto
Planta de ciclo combinado en Punta del Tigre. Foto: Fernando Ponzetto

Pero, una fuente vinculada al proceso había graficado a El País que tener como respaldo una planta de este tipo, “es como tener un auto de lujo en el garaje” por si se “rompe” el auto de uso diario.

Es decir, es una inversión muy grande para que sea solamente “respaldo”. Por eso, una de las alternativas es exportar energía eléctrica a Argentina generándola en esta central.

Es que el ciclo combinado hace bajar fuertemente los costos de generación térmica. Con el mismo combusible genera un 50% más que otra planta similar pero que no sea de ciclo combinado.

¿Por qué? Porque la planta tiene dos turbinas e 175 megavatios cada una (que pueden funcionar a gasoil o a gas natural) y una turbina de vapor de 190 megavatios que “no necesita combustible”. ¿Cómo es eso? Hay dos calderas de recuperación de calor (una para cada turbina que funcionan con combustible) que generan vapor a partir del calor residual de los gases de escape de las turbinas. Así, la turbina de vapor es impulsada por el vapor generado en esas calderas de recuperación de calor, sin necesidad de emplear combustible adicional.

Las fuentes consultadas por El País graficaron que el costo de generación cuando la planta funciona en ciclo combinado, dependiendo del precio del combustible (en el gas generalmente y en el gasoil a veces), puede ser menor que el de la generación eólica.

Pero, UTE tiene contratos de eólica cuya modalidad implica que tiene que pagar por lo que se genere (take or pay) se use o no, por lo tanto le da prioridad a esa fuente de generación.

También en este período, la que podría haber sido una gran demandante de energía -la minera Aratirí- quedó por el camino.

El periplo para llegar a inaugurar la central

El proceso para contar con la central de ciclo combinado tuvo dificultades desde la licitación. La empresa que había resultado primera en el Índice Comparativo de Ofertas, la argentina Electroingeniería, fue descalificada por el ente que adujo falta de antecedentes suficientes en obras de este tipo. Así, se avanzó con la segunda de la lista que era Hyundai y se llegó a firmar el contrato el 28 de noviembre de 2012.

La planta originalmente debió estar lista en el último trimestre de 2017, pero la conflictividad laboral (problemas con el sindicato de la construcción) y la demora en la aprobación de permisos y documentos técnicos, atrasaron el proceso.

En el medio, Hyundai cambió a varias empresas subcontratistas por Saceem.

A fines de 2017, la coreana Hyundai inició una demanda por US$ 311 millones contra UTE reclamando daños y perjuicios pasados y futuros por incumplimientos. UTE contraatacó con una “reconvención” por “multas por atraso y los demás daños y perjuicios causados” por US$ 166,2 millones.

Con el diferendo en la Justicia, UTE y Hyundai acordaron negociar y eso efectivamente ocurrió entre enero y agosto del año pasado. Pero UTE terminó con las negociaciones. Las mismas se retomaron y finalmente se llegó a un acuerdo a fines de julio de este año.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)