Andrés Rebolledo

"TLC con Chile es un modelo para replicarlo con China"

Es economista y político chileno, pertenece al Partido Socialista. Andrés Rebolledo se ha desempeñado como ministro de Energía, director de Comercio y embajador de Chile en Uruguay.

Andrés Rebolledo. Foto: Fernando Ponzetto.
Andrés Rebolledo. Foto: Fernando Ponzetto.

Fue uno de los principales responsables de negociar el TLC entre ambos países. Vino invitado por el Centro de Estudios para el Desarrollo para la presentación del Índice de Vulnerabilidad Comercial. En entrevista con El País dijo que “los TLC son instrumentos para el crecimiento y desarrollo económico” y no un fin en sí mismo.

—¿Cuál considera que es la estrategia que debería adoptar un país como Uruguay, a nivel de inserción comercial internacional? —Creo que es urgente comenzar a negociar más Tratados de Libre Comercio (TLC), eso debe ser lo primero a tener en cuenta, ya que estamos en un contexto mundial de múltiples negociaciones comerciales, donde nuestros principales competidores vienen negociando ese tipo de acuerdos de forma acelerada.

—¿Por qué cree que este tipo de acuerdos comerciales serían beneficiosos para Uruguay?

—Porque creo que tanto Uruguay como Chile somos mercados pequeños y por lo tanto, estamos limitados para desarrollar nuestra fuerza productiva y exportadora. Lo que nos permitiría expandir cadenas de producción y participar en cadenas de valores es abrir mercados y para eso, creo que lo fundamental hoy día pasa por negociar acuerdos bilaterales o subregionales.

—En este sentido, ¿cómo evalúa el TLC entre Uruguay y Chile?

—A pesar de que en cuestiones de preferencia arancelaria el acuerdo no plantea nada nuevo, lo que Uruguay hizo con Chile es un muy buen ejemplo porque se contemplan una serie de iniciativas que tienen que ver con el acceso al mercado, pero desde el punto de vista de la regulación. Creo que le da un marco jurídico de mayor transparencia y confianza al comercio bilateral.

¿Cuáles cree que son las fortalezas específicas de este TLC?

—La certidumbre. Para las inversiones chilenas, Uruguay es un destino importante, está ubicado en la séptima posición y significa para nosotros aproximadamente US$ 2.500 millones. Este tipo de acuerdos generan señales y seguridades para poder seguir potenciando ese tipo de inversiones y de flujos comerciales. Además, este modelo cubre suficientemente otros aspectos muy importantes en el comercio internacional actual, como la facilitación del comercio respecto a los temas aduaneros, aspectos regulatorios, normas técnicas, cuestiones sanitarias y engloba tanto al comercio de bienes como al de servicios. Sumado a que incorpora nuevas temáticas que incluso otros tratados no tienen; como el impulso que les da a las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) a que participen en el comercio; y a la relación entre los temas de género y comercio. Es un acuerdo muy novedoso en ese sentido.

¿Se podría decir que es un acuerdo "modelo" entonces?

—Sí, porque marca un precedente. Creo que este acuerdo es un buen modelo para que Uruguay eventualmente pueda replicarlo con otros socios, entendiendo que en otros casos existe incluso el atractivo de poder bajar los aranceles.

¿Socios como cuáles?

—Desde el punto de vista de la apertura de mercado progresiva de Uruguay, creo que este TLC sería un muy buen modelo a replicar con China, por ejemplo.

¿Qué rol juega la concreción de este tipo de tratados en este contexto de "guerra comercial" entre las principales potencias mundiales?

—Hoy en día, más que nunca, es fundamental tener estos acuerdos para poder ampliar el mercado y también para poder resguardar el flujo comercial. Ante estas situaciones complejas desde el punto de vista de las trifulcas comerciales, es mucho mejor tener normas y disciplinas que cumplan ese acuerdo y ese comercio, que no tenerlas.

—En Chile están a las puertas de aprobar este TLC, ¿cómo transcurrió la discusión?

—Sí, estamos cerca de aprobarlo en el Congreso Nacional de Chile; ya se aprobó en la Cámara de Diputados y ahora están transcurriendo las distintas instancias en el Senado. Hasta el momento, se ha aprobado con altas mayorías, lo que da cuenta de que este es un acuerdo importante para la política exterior de Chile, pero también para su política comercial.

—Chile ha tenido un muy buen desempeño en lo que respecta a su inserción comercial internacional. ¿Cuál ha sido la estrategia más relevante en ese sentido?

—La estrategia más importante del país ha sido la negociación de múltiples acuerdos comerciales. Es que no hacer nada es un costo que puede pagarse caro y que finalmente puede complicar la inserción comercial.

—En Uruguay la discusión fue más compleja, ¿a qué cree que se debe?

—Muchas veces se debate con gran intensidad respecto a los TLC como elemento fundamental, es decir, se piensa que va a producir o todos los costos o todos los beneficios, y esto no es así. El acuerdo de tipo TLC es un instrumento para el crecimiento y desarrollo económico, no es un fin en sí mismo. Ayudan en la medida en que generan más inversión, más competitividad, pero si uno no hace sus "tareas domésticas" y no atiende las otras áreas relacionadas con la productividad, eso nada tiene que ver con los tratados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)