UNA MODIFICACIÓN RESISTIDA

Para trabajadores, cambios a jubilaciones son un "parche"

Representación en el BPS dice que las pasividades bajarían con propuesta.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Baby-boomers conversaron con los millennials. Foto: Archivo

Los representantes de los trabajadores en el directorio del Banco de Previsión Social (BPS) no están de acuerdo con los cambios que el Banco Central (BCU) puso en consulta pública en relación a cómo se calcularán a partir de 2018 las jubilaciones de las personas que se retiren bajo el régimen mixto (AFAP más BPS).

Como este sistema se puso en marcha en 1996, todavía el grueso de las personas que dejan de trabajar no cobran su jubilación de esta manera. Pero eso empezará a cambiar en los próximos años, lo que motivó las modificaciones propuestas por el regulador.

"El año que viene la gente va a cobrar menos (jubilación) y va a tener menos seguridad que la que tiene hoy", dijo a El País el director en representación de los trabajadores en el directorio del BPS, Ramón Ruíz.

Además, Ruíz calificó a las medidas propuestas por el BCU de "parche".

"Es otro parche más para que funcione el sistema, y cada parche es peor que el anterior", resumió el representante de los trabajadores en el directorio del BPS, quien aseguró que esto "perjudica" a los trabajadores.

En cambio, agregó, les "asegura el negocio" a las empresas aseguradoras.

Con estas modificaciones, sostuvo Ruíz, el Banco de Seguros del Estado (BSE) "deja de perder y las (empresas) privadas van a volver" al mercado de rentas vitalicias —las pasividades que abonan las empresas aseguradoras en base al dinero ahorrado por la persona a lo largo de su vida en las AFAP—.

Entre otras propuestas del BCU, la tasa de interés técnico que se suma al ahorro individual al momento del cálculo jubilatorio (que ahora está fija en 1,5%) pasará a determinarse por los rendimientos de los títulos de deuda indexados y se actualizará cada seis meses.

Un informe preliminar de un trabajo que la representación de los trabajadores dará a conocer en abril —y al que accedió El País— indica que "dicha tasa de interés impacta directamente en el monto de las prestaciones a percibir por los jubilados". Entre otros, el texto señala que la ley 16.713 —la que creó el sistema previsonal mixto— "no establece cuánto es la tasa de interés que la aseguradora deberá aplicar, pero dispone que debe existir una tasa de interés, y en ningún momento deja su fijación librada a las aseguradoras".

El directorio del BPS ya había expresado su disconformidad frente a las modificaciones del regulador.

Un estudio de la Asesoría General en Seguridad Social del BPS —aprobado por unanimidad en la reunión del directorio del 15 de febrero—, sostiene que algunas de las modificaciones propuestas por el BCU van contra lo dispuesto por el decreto que regula el régimen previsional mixto. Esto fue divulgado en un primer momento por El Observador. Según confirmó El País, el informe fue enviado al presidente del BCU, Mario Bergara, y al ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro.

El rol del BSE.

Sobre fines de 2016 el BCU puso a consulta una lista de modificaciones en el mercado de las rentas vitalicias que generan que ciertos criterios de cálculo de las jubilaciones futuras pasen de tener un valor fijo a ser variables en el tiempo y actualizarse en función de nuevas fórmulas.

La única empresa aseguradora que ofrece este producto actualmente es el BSE. Las privadas sostienen que las condiciones actuales no son atractivas y se retiraron del mercado hace años. Las aseguradoras privadas dejaron de ofrecer este producto, entre otros motivos, por el descalce de moneda que enfrentan (pagan jubilaciones que actualizan cada año por la evolución salarial y no hay instrumentos financieros con un rendimiento similar).

De todas maneras, esto podría cambiar. La Asociación Uruguaya de Empresas Aseguradoras (Audea) y la Asociación Nacional de AFAP de Uruguay (Anafap, que nuclea a las privadas) se reunieron el jueves de la semana pasada. El motivo del encuentro fue los cambios propuestos por el BCU en relación a cómo se calculan las jubilaciones de los uruguayos por el pilar de ahorro previsional.

Es un "paso adelante", pero hay "tres o cuatro" puntos que provocan alguna "incertidumbre", lo que debería generar algún tipo de "ajuste", pero no de magnitud, dijo a El País el director ejecutivo de la Audea, Mauricio Castellanos, sobre las modificaciones del BCU, consultado al término de la reunión. En tanto, el presidente de Anafap, Sebastián Peaguda, comentó que la industria entiende que "los cambios que propone el Central en un principio son mucho mejor que el marco normativo" que rige hoy.

Consulta que agrega "incertidumbre".

En la reunión de directorio del BPS del miércoles 15 de febrero un tema se robó la atención: la discusión acerca de los cambios proyectados por el BCU. "Se publicaron en la página web de la institución que ejerce la superintendencia de las instituciones financieras varios proyectos de modificación a introducir en el régimen de capitalización individual, y en particular respecto a lo que hace a la determinación de la renta vitalicia que pagan las empresas aseguradoras, según determina la normativa", señala un texto que sintetiza los temas que se trataron en esa oportunidad.

Estas modificaciones, indica, tienen que ver con la tasa técnica y las tablas de mortalidad, entre otros. "El Directorio dispuso en forma unánime remitir un informe técnico elaborado por la Asesoría General de Seguridad Social de nuestro instituto, conteniendo una serie de apreciaciones sobre esos proyectos, y en particular respecto a la eventual eliminación de la determinación de la tasa técnica mínima, que conduciría a la inexistencia de una renta mínima, lo que se traduce en que las aseguradoras fijarían libremente la renta a pagar a cada persona que se jubile, agregando incertidumbre al resultado jubilatorio", señala.

El informe —que se adjuntó— indica que la "fijación de la tasa mínima está determinada en un decreto del Poder Ejecutivo, de manera que no sería posible adoptar una modificación al respecto en forma directa por el BCU", señala este resumen.

El principal cuestionamiento del informe, en tanto, apunta al planteo del BCU de que la Renta Teórica Pura (RTP) —una fórmula que determina el monto inicial que recibirá el jubilado cada mes y luego se actualizará anualmente por el Índice Medio de Salario Nominal (IMSN)— que hasta ahora funcionaba como el pago mínimo a recibir por el pasivo, pasará a ser un valor de referencia al que cada aseguradora podrá sumarle sus ganancias y los costos de administración.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)