Cuatro rubros industriales afectados; caída de ventas de 31% desde 2011

Por trabas de Argentina ya se perdieron 2.300 empleos

Las restricciones a las importaciones que aplica el gobierno kirchnerista generaron una caída del empleo de 46% en las industrias que producen bienes para el mercado argentino.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Industrias que dependían de Argentina sufren impacto de las restricciones.

Los industriales marcan a la Declaración Jurada Anticipada de Importación (DJAI) como la mayor traba comercial a la vez que señalan que han tenido inconvenientes para cobrar sus ventas ante la escasez de divisas.

Industriales consultados por El País señalaron que actualmente "no se está vendiendo casi nada" por las trabas comerciales, pero también porque "Uruguay quema" en materia de costos.

Un informe elaborado por la Cámara de Industrias (CIU) sobre la situación comercial con Argentina y el impacto en el sector, indicó que el empleo directo generado por las empresas que producen bienes para el mercado argentino cayó 46% en ocho años, pasando de 5.000 a 2.700 puestos de trabajo.

A su vez, la menor demanda de mano de obra estuvo concentrada en los sectores industriales dedicados a la fabricación de prendas de vestir, tejidos de punto, tejeduría, artículos de papel y cartón y plásticos.

Además, el informe se refirió al deterioro de las exportaciones uruguayas a Argentina en los últimos años medidas en dólares corrientes, con un descenso de 31% en el período comprendido entre 2011 y 2014.

La CIU también consultó a sus agremiados sobre los mayores inconvenientes que han tenido para ingresar sus productos hacia Argentina. En ese sentido, la obligatoriedad impuesta por el gobierno argentino a los importadores de presentar una DJAI por cada compra en el exterior fue la principal señalada.

"Las DJAI terminaron de liquidar las exportaciones de Uruguay", afirmó a El País el directivo de la Cámara Industrial de la Vestimenta (Cinvest), Elbio Fuscaldo.

Explicó que la DJAI —luego de autorizada— tiene un plazo de 180 días para efectuar la importación. "Al importador le da tiempo, una vez que la sacó, de salir a buscar la mercadería a cualquier lado. La puede ir a buscar a China entonces. Tiene dos meses para que se la produzcan, un mes y medio de flete y le sobra tiempo para despacharla", indicó Fuscaldo.

En 2012, la DJAI suplantó a la licencia no automática de importación, necesaria para la compra en el exterior de determinados productos. "Cuando teníamos las licencias, las exportaciones de Uruguay caían y nosotros nos quejábamos como locos por todos lados porque no salían. Pero como tenían una vida de 45 días solamente obligaba a los importadores a comprar en proveedores cercanos", dijo el industrial. "Las DJAI favorecieron a China", concluyó.

El mes pasado, la Organización Mundial de Comercio (OMC) concluyó —luego de una denuncia presentada por Estados Unidos, la Unión Europea y Japón— que el régimen de las DJAI debe expirar el 31 de diciembre de este año.

"Ello, lejos de ser interpretado como un avance o aliciente respecto a lo que pueda ocurrir con las exportaciones de Uruguay hacia el mercado argentino, a nuestro juicio, debe constituirse en una nueva alerta", sostuvo el documento de la CIU. Esa alerta se sustentaría en el desconocimiento sobre probables medidas o acciones restrictivas que, luego de eliminar las DJAI, podría tomar el próximo gobierno argentino.

"Puede que haya alguna perspectiva positiva, pero todo el mundo está muy cauto. No se sabe quién gana las elecciones; qué va a hacer el que gane; a cuánto va a estar el dólar y mucho menos a cuánto va a estar el día en que importen", dijo Fuscaldo.

Sobre el comercio actual con Argentina, Fuscaldo fue contundente al decir: "está peor; no se está vendiendo casi nada".

Otro de los inconvenientes señalado por los industriales fue el de las restricciones cambiarias en Argentina. El informe de la CIU indicó que "una de las dificultades que persiste ha sido la problemática para el cobro de las ventas a Argentina. Estos inconvenientes se generan esencialmente debido a la escasez de divisas liberadas por el Banco Central de la República Argentina", dado el cepo cambiario impuestas por el gobierno de aquel país. "Según lo expresado, esto sigue haciendo al mercado argentino aún menos atractivo de lo que ya es".

Por su parte, la presidenta de la Asociación Uruguaya de la Industria Plástica (AUIP), Esperanza Romariz, dijo a El País que desde hace años las ventas hacia Argentina vienen en caída, con empresas más afectadas que otras según el nivel de dependencia con ese mercado.

A eso se suma un problema de competitividad que no solamente afecta al sector. "Tenemos la energía más cara, los sueldos más caros, un costo de vida carísimo. Hoy quema Uruguay", afirmó la empresaria.

En 2014, las exportaciones de bienes uruguayos con destino a Argentina, medidas en dólares corrientes, volvieron a mostrar una nueva caída en relación al año anterior, esta vez de 18%. A su vez, entre enero y junio de 2015, bajaron 2% frente a igual período de 2014.

Por su parte, se observa una persistente caída en la participación de las exportaciones de bienes con destino a Argentina en el Producto Interno Bruto (PIB) de Uruguay, situándose en 2014 en el 0,7%, la mitad del promedio histórico desde que se constituyó el Mercosur en 1991 (1,4% del PIB). En 2014, las ventas externas a Argentina representaban el 4% del total, mientras que a mediados de los 90 alcanzaban al 20%.

SABER MÁS

Se importa más de Argentina.


El informe indicó que Uruguay mantuvo un importante déficit comercial con Argentina en el comercio de bienes en 2014 de US$ 1.100 millones. En 2014 Uruguay exportó US$ 400 millones a ese país, mientras que se adquirieron bienes a Argentina por unos US$ 1.500. "Pero lo que es más, computando el comercio de servicios (en particular el turismo), también la balanza comercial resulta deficitaria, presentando un desbalance superior a los US$ 900 millones, aumentando considerablemente en los últimos tres años, por la disminución del saldo de la balanza comercial del turismo", explicó la CIU. En 2014, la reducción de gastos de uruguayos en Argentina (-2 %) fue muy inferior a la disminución del gasto de argentinos en Uruguay (-15,4 %), dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)