ECONOMÍA

Una trama entre Ecuador, el FMI y un uruguayo

El default del gobierno ecuatoriano en 2008 y un posible ocultamiento.

Rafael Correa.  El entonces presidente de Ecuador declaró en diciembre de 2008 que los bonos que vencían en 20212 y 2030 eran ilegales. Foto: AFP.
Rafael Correa. El entonces presidente de Ecuador declaró en diciembre de 2008 que los bonos que vencían en 20212 y 2030 eran ilegales. Foto: AFP.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Una trama que involucra a Ecuador, un posible ocultamiento al Fondo Monetario Internacional (FMI) y a un uruguayo y tiene que ver con el default (impago) selectivo que ese país hizo el 11 de diciembre de 2008 con bonos que vencían en 2012 y 2030.

El argumento del gobierno del entonces presidente Rafael Correa fue que los bonos eran ilegales, ya que habían sido emitidos en un proceso de reestructuración de deuda ilegítimo.

Tras el default, el gobierno ecuatoriano logró recomprar el 93% de los bonos al 35% de su valor original, con el consiguiente ahorro.

Dentro del 7% que no recompró, hay un uruguayo: Daniel Penades. Para mudarse a Río de Janeiro en 2008 y montar una empresa importadora, Penades invirtió su dinero entre 2007 y 2008 en esos dos títulos de deuda de Ecuador. Le pagarían un interés anual que permitiría generarle un ingreso, mientras desarrollaba su emprendimiento.

Pero el default declarado por Ecuador le cambió todos los planes. “Como Ecuador dejó de pagar, Penades no pudo trabajar un solo día con su compañía de importación (Daniel Penades Importação e Distribução Ltda.)”, señaló la demanda que le hizo el uruguayo a la República de Ecuador en una corte de Nueva York el 26 de enero de 2015.

Según las pruebas incluidas en la demanda, Penades poseía US$ 470.000 en bonos de Ecuador (US$ 455.000 en el bono 2030 y US$ 15.000 en el bono 2012), en custodia en dos casas de bolsa locales: Montaldo & Cía. y Duran & Perera.

La demanda no prosperó y el uruguayo resolvió apelar ante la Corte de Apelaciones del segundo circuito de Nueva York. El gobierno ecuatoriano estuvo representado por el estudio Foley Hoag LLP (el mismo que defendió a Uruguay en el juicio que le hizo la tabacalera Philip Morris).

En este caso, la corte también desestimó la demanda (el pasado 17 de mayo de 2017) por entender que el contrato del título “solo permite que un tenedor de un bono individual presente una demanda una vez que las obligaciones de Ecuador venzan y sean pagaderas en su totalidad, lo que no será así hasta el 15 de agosto de 2030”, según la sentencia a la que accedió El País. Penades demandó “mucho antes de esa fecha, por lo tanto fue desestimada”, agregó.

En 2018, el uruguayo inició una tercera demanda ante Ecuador.

Penades se representa a sí mismo a través de correo electrónico o vía telefónica en el caso de las audiencias, ya que no puede pagar los costos del juicio. Para ello, hizo una solicitud (que la corte aceptó en todos los casos) que se denomina “in forma pauperis”, frase proveniente del latín, que significa “por razones de pobreza”.

¿Ocultamiento?

En marzo, Ecuador tuvo la visita del staff técnico del Fondo Monetario Internacional (FMI), que corresponde a cada país miembro del organismo una vez al año (tenga o no créditos con el Fondo). En esa visita, donde el FMI revisa la situación de la economía del país, se incluyó un apartado sobre la situación de los bonos 2012 y 2030 que aún permanecen sin acuerdo.

“Las autoridades no han podido identificar” a los “acreedores individuales pendientes” para “resolver los reclamos”, indicó el documento del FMI.

Eso implica que el gobierno ecuatoriano le transmitió al staff del FMI que no sabe dónde están esos bonistas para contactarlos y llegar a un convenio de pago.

Ante ello, Penades envió ese informe al juez del caso, Robert W. Lehrburguer, para que sea admitido como prueba de la falta de interés de Ecuador de llegar a un arreglo.

El escrito, al que accedió El País, planteó que “la única oferta que el señor Penades recibió de Ecuador fue en 2013” y allí le ofrecían pagarle los bonos al 25% de su valor. “Desde 2013, Ecuador nunca contactó al señor Penades ni trató de acordar”, agregó.

“El señor Penades no sabe por qué no fue contactado por Ecuador. Ecuador sabe muy bien que Penades es titular de un bono y tiene muchas formas de contactarlo”, indicó el uruguayo en ese documento.

“Por las razones anteriores, el señor Penades envió un correo electrónico el 18 de abril de 2019 adjuntado como prueba al Ministro de Economía de Ecuador, Richard Martínez, con copia a las autoridades del FMI”, agregó.

En ese correo, el uruguayo le dice al ministro ecuatoriano que en 2015 le inició un juicio en Nueva York, “donde Ecuador ‘admitió’ que los bonos son legales y legítimos. Dicho documento del FMI dice que Ecuador no ha podido encontrar a los bonistas??? Pues, Ecuador sabe que soy bonista” (sic).

“Hoy estoy litigando en Nueva York contra Ecuador y no solo que Ecuador no ha tratado de llegar a un arreglo, sino que ni está dispuesto a hablar”, le agregó Penades en el correo.

El pasado miércoles 24 de abril, el juez Lehrburguer desarrolló una audiencia para resolver acerca de la solicitud de Penades de que se tome nota judicial de ciertos documentos. El juez la negó “sin perjuicio de renovarla en el momento en que las cuestiones presentadas por esos documentos puedan ser relevantes”.

El uruguayo insiste en su reclamo e incluso ha llegado a enviarle tweets a la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, acusando a Ecuador de mentir.

Un exministro habla del caso

“Yo no sé si Penades se equivoca al no vender”, señaló Fausto Ortiz, que fue el ministro de Economía en el gobierno de Rafael Correa, a la revista ecuatoriana Vistazo. Ortiz tuvo conocimiento del caso en redes sociales. “Una cosa es cómo lo analiza un fondo de inversión, que maneja plata de mucha gente. En cambio a una persona natural que consiguió una platita e invirtió en bonos, si le quedan mal la quiebran”, explicó Ortiz a la revista. “Es una desgracia para alguien que invirtió en bonos del Ecuador que el país le diga no te pago y además eres un inmoral por haberlos comprado”, agregó. Es que Correa había dicho cuando declaró el default: “no puedo permitir que se siga pagando una deuda que es inmoral e ilegítima. Es tiempo ahora de traer justicia y dignidad”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)