LAVAJATO

La trama de sobornos y mentiras en un cambio local vinculado al caso Odebrecht

Cambio Europa aparecía mencionado en una investigación de la Policía d’Andorra sobre el escándalo de coimas pagadas por la constructora Odebrecht en varios países de la región. Una inspección del Banco Central derivó en el cese de autorización para funcionar tras detectar ocultamientos y engaños.

Millones de dólares pasaron de Odebrecht a una sociedad panameña cuyos beneficiarios finales eran accionistas del cambio. Foto: Archivo El País
Millones de dólares pasaron de Odebrecht a una sociedad panameña cuyos beneficiarios finales eran accionistas del cambio. Foto: Archivo El País

Hace una semana, el Banco Central (BCU) comunicó que con fecha 1° de marzo resolvió “revocar la autorización para funcionar como casa de cambio a Cambio Europa S.A.”. Detrás de esa decisión, se desnuda una trama que tiene vínculos con el caso “Lavajato” (el escándalo de coimas pagadas por la constructora brasileña Odebrecht a varios gobiernos de la región), mentiras y “apartamientos graves” a la normativa vigente.

Ayer, el BCU hizo pública la resolución de su Superintendencia de Servicios Financieros en la que están las razones de que le quitara la autorización para operar a Cambio Europa.

Este cambio, ya había sido inspeccionado en 2006 y 2013 y se le “formularon observaciones en los procedimientos de prevención de lavado de activos y financiamiento al terrorismo”, según el documento del BCU.

En la inspección del 2013, “se relevó” que el cambio operaba “con ocho clientes no supervisados que manejan fondos de terceros -los cuales representan el 67% del monto operado- con los que ya operaba en el año 2006, entre los que se encontraban Carday Capital S.A. (Panamá) y otras sociedades de Panamá y Uruguay”, agregó.

En ese momento, Carday Capital tenía como beneficiario final “una persona física con documento de Brasil, por el 100%” de la S.A., indicó el BCU.
Esa sociedad panameña aparece mencionada en la investigación de la Policía d’Andorra sobre el caso “Lavajato”.

El documento de la policía andorrana divulgado por el diario El País de Madrid, menciona que hay “empresarios investigados en Brasil y Uruguay, por blanqueo de dinero, los cuales a través de una red de sociedades se encargaban de trasladar fondos ilícitos, a sus últimos beneficiarios” y que “en concreto se trata de la sociedad Carday Capital”.

“Esta sociedad tenía una cuenta actualmente cancelada, que fue utilizada por Banca Privada d’Andorra (BPA), para recibir fondos de varios clientes sudamericanos de la entidad (mayoritariamente de Brasil y Argentina), entre ellos Klienfeld, desde Uruguay a través de casas de cambio dirigidas por Gustavo Raymundo Pintos Giordano y Carlos Roberto Tarigo Bonizzoni, que son los últimos beneficiarios efectivos de la cuenta a nombre de Carday”, expresó el documento policial.

¿Qué era Klienfeld? Era la sociedad creada por Odebrecht en Antigua y Barbuda que canalizo pagos de sobornos por valor de US$ 200 millones, según la investigación. Detrás de Klienfeld aparecía Olivio Rodrigues, uno de los testaferros involucrado en la trama de sobornos y nexo del uruguayo Andrés “Betingo” Sanguinetti, primer vicepresidente de BPA.

Según la Policía d’Andorra (publicado por El País de Madrid), Odebrecht transfirió US$ 17 millones a Carday Capital.

En una inspección llevada a cabo por el Banco Central el 19 de abril de 2018 a Cambio Europa -de la que deriva el cese de autorización para funcionar-, Gustavo Pintos (que poseía junto a Tarigo el 100% de las acciones) fue quien atendió a los funcionarios.

Pintos, declaró sobre Carday (según la resolución del BCU): “...dejamos de operar en 2016 con ellos...Es un escritorio de cambio en Brasil y operaba desde allá en San Pablo...Es una sociedad panameña que operaba allí y que les brindaba operaciones de canje, arbitrajes y transferencias” y que determinadas personas físicas “hicieron el favor de figurar como apoderados” de la sociedad.

Sin embargo, eso no es cierto. “Según surge de las operaciones informadas por Cambio Europea a la Base de Datos Centralizada de la Unidad de Información y Análisis Financiero (UIAF) del BCU, con posterioridad a abril de 2016, esta casa de cambio continuó realizando operaciones con Carday Capital S.A. Estas operaciones fueron todas compraventa de moneda extranjera por US$ 2.680.730, sin documentación que respaldara la actividad realizada por la empresa, así como tampoco el origen de los fondos”, afirmó la resolución del Central.

La inspección del BCU hizo “copia de los archivos del computador personal del sr. Gustavo Pintos y de las tres restantes máquinas alojadas en la oficina” en Yaguarón 1407, oficina 818 (la que además no había sido notificada al Central), “copia del servidor y copia de los correos electrónicos”.

De allí “surge evidencia” de que “la casa de cambio controla las operaciones de su cliente, Carday Capital”, señaló el BCU. Entre otras pruebas de ello, mencionó que la casa cambiaria “solicita apertura de cuenta y sobregiro a Carday Capital S.A. en BPA”, tiene “trato directo con varios clientes de Carday Capital S.A.”, “Gustavo Pintos, responde por email a un cliente de Carday Capital expresando: ‘dicho pago sale de nuestra cuenta Carday Capital S.A. en la BPA’”, la sociedad “solo ha operado en Uruguay con Cambio Europa” y “existen vínculos familiares entre el personal superior de Carday Capital, ya que el presidente Raúl Adel Rava Balseiro es cuñado de Gustavo Pintos”.

El documento del BCU indicó que “de la información proporcionada” por Cambio Europa, “se desprende que entre el 2005 y el 2016 realizó 19.509 operaciones con Carday Capital por aproximadamente US$ 840 millones”.

El Central concluyó que Cambio Europa “ha controlado de forma deliberada las operaciones de Carday Capital de forma de no registrar a los beneficiarios finales de las operaciones y con quienes trataba directamente” y que en sus descargos “no articula defensa relativa a la constatación del ocultamiento de los verdaderos controlantes de Carday Capital al BCU”.

Esos y otros “incumplimientos constatados” son “apartamientos graves a la normativa vigente”, además de los hechos que “evidencian un entorpecimiento de la fiscalización”.

MÁS

La “sombra” de Mossack

El estudio de abogados panameño Mossack Fonseca protagonizó el escándalo “Panamá Papers” al crear miles de sociedades offshore para ocultar dinero de varios famosos y personalidades. En Uruguay incluso, la Dirección General Impositiva elevó su recaudación por el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) por activos mobiliarios en el exterior por actuaciones derivadas de allí. En este caso, Mossack Fonseca aparece como el “agente” tras la sociedad panameña Carday Capital creada en julio de 2004, según comprobó El País en la base de datos Open Corporates. Allí figura Raúl Adel Rava Balseiro como presidente de la misma (cuñado de uno de los accionistas de Cambio Europa, Gustavo Pintos, según señaló el Banco Central). Para el BCU “Carday Capital S.A. podría estar involucrada en la causa de sobornos de la empresa Odebrecht”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)