EVENTO DEL BANCO MUNDIAL

La "trampa" del ingreso medio y la forma de salir

La diversificación productiva es clave para asesor de la OEA.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Luis Porto, asesor principal de Estrategia y Desarrollo de la OEA. Foto:EFE

Para la Organización de Estados Americanos (OEA) una de las claves para alcanzar el desarrollo es la diversificación productiva. Uruguay está bien ubicado en ese sentido y también lidera un ranking de países de la región sobre democracia, desarrollo, recursos humanos y seguridad elaborado por el organismo.

Luis Porto, asesor principal de Estrategia y Desarrollo organizacional de la OEA, participó ayer del evento "Cuentas claras. Gobernabilidad para el crecimiento con equidad en América Latina y el Caribe", organizado por el Banco Mundial y allí sostuvo que el continente se desarrolló en los últimos años "haciendo más cosas de las que venía haciendo y mejor y por eso cayó en la trampa del ingreso medio", señaló.

"¿Cómo se sale? Diversificando. Cuando un país tiene un producto y vive de él, ese país se radicaliza, es muy conflictivo y el que gana se queda con todo porque hay una sola fuente de generación de riqueza", explicó. Y también ejemplificó con otro escenario. "Cuando ese país tiene pocas alternativas en la matriz productiva, hay pocos que se transforman en la oligarquía que vía las relaciones de poder capturan y regulan al regulador en forma implícita".

Ante eso, sostuvo que si la región quiere democracias que eviten la concentración de poder es la diversificación productiva la que permitirá "acuerdos que no sean conflictivos y que no se radicalicen". Y allí, sostuvo que Uruguay es uno de los países mejor parados en esa diversificación productiva en la región.

Porto también mencionó un estudio elaborado por la OEA. Ese relevamiento incluyó a los cuatro pilares con los que trabaja el organismo: democracia, desarrollo, derechos humanos y seguridad. "Clusterizamos los países y nos encontramos que los clusters son los mismos. Arriba siempre hay tres países en todas las variables: Canadá, Estados Unidos y Uruguay, lideran las cuatro materias. El que está último es siempre el mismo: Haití", explicó el asesor.

El exvicecanciller y exsubsecretario de Economía señaló que "todo el continente se desarrolló, pero no logro superar el problema de la movilidad social. Tremendo problema que genera compartimentos estancos".

Añadió que el 10% más pobre de la población tiene "su propia cultura". "Cuando yo era chico, en un barrio humilde soñábamos con ser doctores. Hace 20 años, se soñaba con ser jugadores de fútbol. Hoy en día sueñan con ser narcotraficantes. La población más pobre se transformó en el ejército de reserva del narcotráfico. No se logró que el incremento de la riqueza, la reducción de la pobreza y la distribución hayan sido acompañados por política de movilidad social", afirmó el uruguayo asesor de la OEA.

La nueva era.

En otro pasaje, Porto sostuvo que se asiste a un nuevo escenario. Expresó que en la actualidad se está frente a una "nueva ciudadanía en el mundo, interconectada, que tiene información en cascada sobre todo lo que hace a la política pública. Y opina sobre todo".

Agregó que "antes eran los gremios, los partidos políticos, ahora opinan en las redes sociales y se movilizan en lo que llamo fuegos de artificio. Aparece un tema, tiene visibilidad enorme como un fuego de artificio, dura una semana, explota y desaparece. Hasta que aparece otro, pero con una diferencia, los fuegos de artificios nos dejan en la retina una idea de satisfacción, en la redes sociales una sensación de frustración, porque no fue resuelto el problema por el cual se movilizaron en las calles o en las redes sociales".

Porto manifestó que "esta ciudadanía no tiene poder, tiene poder de expresión, pero no de cabildeo, como sí tienen las organizaciones tradicionales de la democracia representativa y republicana. Y ahí tenemos un problema y es que en términos de tendencia está en cuestión la institución democrática tradicional". Por último, señaló que se asiste a un cambio de época. "Lo peor que podemos hacer es considerar a la democracia como si fuera McDonalds, pensando que es una franquicia occidental para que los países la reproduzcan. Ahí congelamos a un conjunto de instituciones que están en cuestión por esta nueva época de la sociedad interconectada", dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)