SIGUE LA POLÉMICA

Transportistas: “Gran hermano” de carga nos expone a una “catarata” de juicios laborales

Un grupo de empresarios acudieron al Parlamento para dar su visión sobre la implementación del Sictrac. Reconocieron que pagan salarios por debajo del laudo, por lo que el nuevo sistema al controlar todos los viajes les determinará mayores costos y los deja expuestos a demandas de los trabajadores.

El dispositivo que se prevé instalar este año informará al MTOP sobre recorridos, horarios y mercadería que se traslada en cada unidad. Foto: Fernando Ponzetto
El dispositivo que se prevé instalar este año informará al MTOP sobre recorridos, horarios y mercadería que se traslada en cada unidad. Foto: Fernando Ponzetto

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Un grupo de empresarios del transporte de carga advirtió en el Parlamento que antes de implementar el denominado “Gran hermano” en la flota de camiones -el Sistema Integral de Control de Transporte de Carga (Sictrac), una especie de GPS que será obligatorio este año e informará recorridos, horarios, mercadería y varios datos más- se deberían solucionar las irregularidades en los pagos a los choferes, porque si no “el grueso” de las empresas quedarán expuestas “a una catarata de juicios laborales”.

La delegación explicó la semana pasada en la Comisión de Transporte de Diputados que tienen “diferencias filosóficas” con el Sictrac. Entre otros motivos, plantearon que “habría que ver cuál es la relación costo-beneficio y cuál es el costo que va a tener”, que tienen “diferencias con el diseño del sistema”, creen que hubo “un apuro innecesario” para implementarlo y apuntan contra el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) por “apropiarse” del Sictrac.

Esto último, según señaló Ignacio Asumendi de la empresa Trale, es porque hay “una contradicción” entre los objetivos que pretende el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) con el Sictrac y el MTSS. “(El MTOP) pretendía analizar el uso del patrimonio vial del país, llevar un registro de los camiones y ver cuáles eran sus actividades. Sin embargo, desde el MTSS visualizaron esto como una herramienta de control del funcionamiento y de los horarios”, indicó.

Precisamente la liquidación de las horas trabajadas por los choferes es lo que genera discordia, advirtieron los empresarios.

“El transporte no está pagando, en su gran mayoría -alrededor del 90%-, estrictamente lo que marca el laudo, por hora. Este sistema no está adecuado a la naturaleza de las actividades que se prestan en el sector”, dijo Asumendi. Agregó que de ir “a un sistema de control estrictamente horario y de regulación, podemos someter a las empresas de transporte -o al grueso de ellas- a una catarata de juicios laborales y a una serie de conflictos que no queremos”.

Los trabajadores dicen que la desregulación "es total" en los camiones, pero también hay problema de este tipo en ómnibus. Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto

El representante de Trale aseguró que “si se quiere implementar el Sictrac, habría que solucionar esos problemas”. Otro empresario, José García de Transportistas Asociados del Interior (TADI), expresó que “un sistema así, con el control de todas las horas, se hace inviable”.

Ya el sindicato del sector (Suctra) había manifestado que la evasión estaba en torno al 90% y el dirigente Ricardo Aloy había dicho a El País que hay choferes que trabajan 24 horas de corrido (lo que es ilegal) siendo remunerados “por 10 o 12 horas con recibos dibujados con formas de pago alternativas”.

En la comparecencia ante la Comisión de Diputados, Osvaldo Vaccari de Grupo 12 -una asociación civil que nuclea a empresas del sector y no pertenece a la Intergremial del Transporte Profesional de Carga (ITPC)- declaró que se debería avanzar a “una remuneración inteligente” y explicó: “Cuando ponemos a los empleados en la planilla de trabajo, debemos establecer su horario de ingreso. A partir de ese momento comienza su jornada, pero no siempre ese horario es real. Debido a la forma estática de citar a los choferes, empezamos con horas muertas, que nos aumentan el costo”.

Al respecto, Asumendi brindó un ejemplo práctico para entender la forma legal de liquidación que existe en el sector: “Si un chofer trabaja 12 horas va a cobrar el jornal (por ocho horas), las cuatro horas extras, y si tiene que permanecer algo más de tiempo en el camión va a cobrar las horas de simple presencia. A su vez, si se tiene que quedar a dormir va a cobrar un viático adicional por pernocte. Aparte tiene un viático por almuerzo o cena. Es decir que si está todo el día cobra tres viáticos”.

El colectivo de empresarios del transporte planteó que se deberían estudiar “alternativas” al sistema de liquidación, como el que existe para el transporte de hacienda (ganado), donde “se toman los kilómetros como forma de pago y todos aquellos kilómetros por encima de los 10.000 se pagan doble, porque se consideran horas extras”. Otra variante es la del transporte internacional, que “paga un jornal por la presencia y un segundo jornal del mismo valor por las eventuales horas extras, justamente, por el problema que significa controlar la cantidad de horas reales de trabajo en el exterior”.

La adecuación de la forma de pago a lo legal que traerá el Sictrac, generará costos extras para las empresas de transporte y “no los podemos trasladar a determinados sectores de la producción” porque afectaría aún más la competitividad del país, sostuvo la delegación. En esa línea, Asumendi dijo que “el sector productivo y el exportador -que es tomador de precios- esto no lo puede trasladar a sus clientes en el exterior”.

Por lo mencionado, el representante de Trale subrayó: “Nosotros queremos que los nuevos sistemas que se implementen sean útiles y perduren en el tiempo. Para iniciar de buena manera el Sictrac, deberían solucionarse los problemas estructurales del sector. Claramente, el salario es uno”.

El empresario añadió que debería tomarse esta instancia como “un punto de partida” para solucionar irregularidades. Pretenden crear un grupo de trabajo con representantes del sector, el MTOP y el MTSS para “llegar a un sistema legal, que refleje la naturaleza del sector y dé garantías a todos”.

MÁS

Sictrac: ¿la mayoría del transporte lo apoya?

En un comunicado en febrero, la ITPC sostuvo que los que rechazan el nuevo sistema son “quienes han comprado algún camión y no pagan ni respetan las tarifas” y no son “transportistas de raza”. La delegación que fue al Parlamento -integrada por empresas y gremiales que integran la ITPC, y otras que no- explicó que hay “una posición monolítica” a favor del Sictrac de las autoridades de la ITPC, lo que llevó a que “16 gremiales pusieran reparos al proyecto, la mayoría por falta de información”. Asumendi señaló que “debido a la posición de la ITPC podría parecer que la mayoría del transporte apoya esto (el Sictrac), pero en realidad, hay una gran mayoría que entiende que el sistema no se debería aplicar en estas condiciones”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)