DIRECTOR DEL MEF

Tributos a Netflix: "La primera en casa"

La posibilidad de gravar con el Impuesto a la Renta de No Residentes y el IVA a aplicaciones como Netflix y Airbnb prevista en el proyecto de Rendición de Cuentas abre una pregunta: ¿qué pasa si un país con el que Uruguay tiene acuerdos para evitar la doble tributación también grava a estas empresas?

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Con los cambios, al precio de la cuota mensual se le agregará IVA. Foto: Archivo El País

Uruguay tiene acuerdos de ese tipo —aunque no todos están vigentes por falta de ratificación parlamentaria— con Alemania, Bélgica, Chile, Corea, Ecuador, Emiratos Árabes Unidos, España, Finlandia, Hungría, India, Liechtenstein, Luxemburgo, Malta, México, Polonia, Portugal, Rumania, Singapur Suiza, Reino Unido y Vietnam. Esos acuerdos definen qué país grava a las empresas establecidas en ambas jurisdicciones según ciertos criterios.

Ante la comisión de Presupuesto integrada con Hacienda de Diputados, el director de la Asesoría Tributaria del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Fernando Serra, admitió que la norma propuesta en la Rendición "generará problemas de doble imposición".

"Uruguay los querrá gravar, al igual que el país de residencia de la empresa de la aplicación informática. Esto es como en el truco: la primera en casa, y después nos sentaremos a conversar con la contraparte a ver cómo sometemos a tributación esta renta entre los dos países", adelantó Serra.

El subsecretario de Economía y Finanzas, Pablo Ferreri, dijo en ese mismo ámbito que "este arco normativo que proponemos es, como decían los propios legisladores, un primer paso de aspectos que habrá que analizar con mayor profundidad a la luz de los cambios que están por venir en materia de actividad económica".

Agregó que "obviamente, cuando se presta un servicio desde el exterior lo que pretendemos es que quien lo genera, si lo presta en territorio uruguayo, pague impuesto a la renta por ello. Por lo tanto, es el vendedor del servicio el que tendrá que pagar el impuesto".

Serra reafirmó que "el impuesto recae en la empresa que desarrolla la actividad, no en el usuario. Si después, por vía de los precios, el dueño de la aplicación informática lo traslada a los nuevos precios, es un problema comercial, un problema de contratación entre partes. Como pasa en todo el ámbito de la economía mundial, los impuestos directos se trasladan a los precios".

El director de la Asesoría Tributaria del MEF recordó que "el articulado no busca solucionar cómo recaudar. Eso es harina de otro costal, que no está definido".

"La estrategia del Poder Ejecutivo en esta materia, no en este caso particular, sino en el caso de otras aplicaciones informáticas que se utilizan en el territorio nacional, es sentar a estas empresas a la mesa, como se hizo en el caso de las que intermedian en el transporte de pasajeros. Muchas han anunciado su vocación de tributar como corresponde porque, de lo contrario, se les va a generar un problema a nivel global", explicó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)