DATOS

El turismo interno creció en enero, pero estuvo lejos de compensar el desplome del exterior

El Ministerio de Turismo presentó las estadísticas en relación al desempeño de enero y constató una caída mensual del 97% de visitantes extranjeros en comparación con el año anterior.

La pandemia del COVID-19 y las medidas restrictivas que tomó el gobierno para frenar su propagación afectaron al sector turístico. Foto: Ricardo Figueredo
La pandemia del COVID-19 y las medidas restrictivas que tomó el gobierno para frenar su propagación afectaron al sector turístico. Foto: Ricardo Figueredo

La cantidad de visitantes extranjeros que llegaron a Uruguay en enero de este año cayó un 97% en comparación con el mismo mes del 2020, con descensos registrados de “prácticamente el 100% de los ingresos” en lugares como el puerto de Colonia, el puente Paysandú-Colón y el puerto de Punta del Este.

La razón detrás de esa baja es evidente y responde a las restricciones que el gobierno tomó para combatir a la pandemia del COVID-19 como por ejemplo a través del cierre de fronteras.

Los datos fueron presentados en la mañana de ayer por el ministro de Turismo, Germán Cardoso, en el marco de un evento realizado en la Liga de Fomento de Punta del Este, que contó además con la presencia del subsecretario del Ministerio de Turismo (Mintur), Remo Monzeglio, el director general, Ignacio Curbelo, así como de otras autoridades departamentales y operadores del sector.

Según indicó Cardoso, si bien enero ha sido “históricamente el mes de mayor movilidad turística en nuestro país”, la temporada de verano 2020-2021 está enmarcada en un “escenario sin precedentes en la historia turística del país” debido a la irrupción del coronavirus, por lo que la estrategia del Mintur debió reformularse y dirigirse hacia el turismo interno.

En ese sentido, la propuesta del Mintur se basó en “el paradigma de lograr que el turismo interno actuara de colchón ante la ausencia de turismo receptivo” y Cardoso destacó que esto en parte fue logrado.

Según los datos que exhibió ayer, mientras que en 2019 el turismo interno representaba el 30% de la actividad turística nacional, ese guarismo logró ascender al 50%.

“¿Con esto alcanza? Obviamente que no”, reflexionó Cardoso pero destacó el logro de haber conseguido “estirar la actividad del turismo interno” al 50% y dijo que fue posible a partir de “los estímulos y del esfuerzo coordinado que se ha hecho desde el Mintur” en conjunto con las principales gremiales, cámaras y direcciones de turismo departamentales.

Entre los departamentos que más lograron aumentar la captación de turismo interno, el jerarca mencionó a Cerro Largo, Colonia, Maldonado y Salto.

El cierre de fronteras impactó en el ingreso de extranjeros al país. Según los datos publicados por las autoridades ayer, durante la primera quincena de enero ingresaron al país 8.859 pasajeros, mientras que el año pasado esa cifra había sido de 337.340 pasajeros. “Algunos de esos pasajeros transitorios, que ingresaron excepcionalmente por reunificación familiar o corporativo, por ejemplo, pueden ser catalogados dentro de la estadística turística”, explicó el ministro.

La pandemia del COVID-19 y las medidas restrictivas que tomó el gobierno para frenar su propagación afectaron al sector turístico. Foto: Ricardo Figueredo
Una postal atípica de las playas de Punta del Este. Foto: Ricardo Figueredo

En relación al impacto en términos de alojamiento turístico (sin contar casas propias de verano), Cardoso indicó que según el Registro Informático de Huéspedes y Pasajeros de Interpol se registraron 552 establecimientos con actividad durante el mes de enero en todo el país.

“Si bien el número es realmente menor” en comparación a los que estaban en activo en enero del 2020, “denota una mayor actividad en el rubro extendido por todo el país”, dijo Cardoso, dado que se debe tener en cuenta que durante todo el año pasado “en promedio, operaron unos 472 establecimientos” de los relevados en el registro de Interpol.

En términos de pasajeros, “se superaron los 93.000 huéspedes durante todo el mes de enero”, lo que implicó una caída del 50% frente al mismo mes del año anterior, dijo Cardoso y agregó que esa caída es “casi que exclusiva respecto a los residentes en el extranjero”.

En relación a los departamentos con mayor caída en número de huéspedes en hoteles, el ministro señaló que Montevideo y Rivera son los dos más afectados, con caídas de más del 75% y 74%, respectivamente. Otros con caídas fuertes fueron Treinta y Tres (62%), Río Negro (57%), Colonia y Rocha (54% cada uno).

Transporte de pasajeros.

En enero de este año la terminal de Tres Cruces registró un total de 26.242 toques de andén, lo que significó una caída de 22,2% frente al mismo mes del año anterior. Sobre este punto el ministro argumentó que se debe “analizar el sostenimiento de la movida interna” dado que esa caída involucra a “las empresas de transporte terrestre que vienen de Argentina y Brasil, y también una muy fuerte actividad que hacen las empresas de transporte marítimo que salen de Colonia y transportan pasajeros en ómnibus hasta Tres Cruces”, explicó.

Terminal Tres Cruces. Foto: archivo El País.
Terminal Tres Cruces en plena pandemia por el COVID-19. Foto: archivo El País.

Además, el ministro manifestó que la normativa que restringe la venta de pasajes al 50% del aforo máximo y que prohíbe los pasajeros de pie, “podría estar determinando una caída en la movilidad de pasajeros, estimada en torno al 61% respecto a enero del 2020”.

En el caso de los peajes, la caída de los pasajes en promedio fue del 16% en enero en vehículos familiares (de dos ejes). En la primera quincena de enero el peaje Pando tuvo una caída del 10%, mientras que el peaje Solís el descenso fue del 1%. El único peaje del país que registró una suba fue Centenario en el departamento de Durazno, lo cual según Cardoso, está asociado a las obras de la segunda planta de celulosa de UPM.

Perspectivas para los próximos meses.

El ministro destacó como positivo que Uruguay esté por comenzar su plan de vacunación contra el COVID-19 y dijo que eso permitirá planificar el segundo semestre del año, “con una certeza que no pudimos tener” en el 2020. “El camino ha sido duro pero le hemos ganado 11 meses a la pandemia”, reflexionó Cardoso.

Camtur: “Hay esperanza de que febrero sea como enero”

La presidenta de la Cámara de Turismo (Camtur), Marina Cantera, indicó en diálogo con El País que el mes de enero tuvo una movilidad “relativamente razonable” en función de la situación de emergencia sanitaria que enfrenta el país.

Según explicó la jerarca, finalmente “los empresarios del sector turístico valoran de buena manera y con cierto optimismo” el desempeño de enero porque tenían “muy bajas las esperanzas”.

No obstante, manifestó que las expectativas no están colmadas en algunos sectores en los que el turismo interno casi no tiene incidencia. “Siguen muchos hoteles y restaurantes cerrados, así como la gran mayoría del transporte turístico sigue parado y no hay congresos ni eventos”, indicó Cantera.

Según los datos correspondientes al mes de enero, presentados ayer por la Camtur, en la terminal de Tres Cruces la caída en los movimientos fue del 26% frente al mismo mes del año anterior, mientras que en el caso de los peajes la variación interanual registrada fue de 18%.

Al analizar la actividad turística de enero por departamento, la Camtur indicó que en Canelones los alquileres estuvieron aproximadamente en un 30% de la capacidad, mientras que hoteles y complejos turísticos registraron una ocupación del 45% entre semana y del 63% el fin de semana. En Punta del Este, la facturación hotelera cayó 20,5% interanual y los alquileres tuvieron una ocupación semanal del 25% en promedio y del 34% los fines de semana, mientras que en Rocha el promedio de ocupación semanal mensual fue de un 41%.

Sobre este mes, la presidenta de Camtur indicó que “hay esperanza de que febrero sea como enero” y manifestó que las dos principales variables que influyen en el sector turístico actualmente son el clima y la situación sanitaria, aunque no son determinantes. “No hay una señal de alarma clara que nos diga que febrero va a ser un mes espantoso, esperemos que sea como enero, por lo menos para ir paliando la situación”, concluyó Cantera.

El camino “duro” que implicó la pandemia.

Para el ministro de Turismo, Germán Cardoso, si bien la pandemia ha significado un “desafío” y un camino “duro” en el cual el turismo tuvo que “reformular su estrategia”, también destacó como positivo el surgimiento de oportunidades y el aumento del turismo interno que funcionó como un “colchón” para mitigar las pérdidas ante la falta de turismo externo. Los datos presentados se basaron en cifras de la Dirección Nacional de Migraciones, Interpol, las gremiales y las direcciones de Turismo de las 19 intendencias.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados