La firma modificó su modelo de negocios

UAG volvió a dar pérdidas, intenta refinanciar con bancos y la DGI le reclama impuestos

La empresa UAG, cuyo accionista principal es el millonario que irá como pre-candidato del Partido Nacional Juan Sartori, dio a conocer su balance. El Banco República la categorizó como “irrecuperable”, pero la firma busca un acuerdo para refinanciar

UAG: la empresa modificó su modelo de negocios y en vez de producir pasó a arrendar sus tierras. Foto: F. Ponzetto
UAG: la empresa modificó su modelo de negocios y en vez de producir pasó a arrendar sus tierras a emprendimientos agropecuarios. Foto: F. Ponzetto

Pese a que la empresa se achicó y reorganizó y sus accionistas esperaban ver los frutos de ello en el ejercicio julio 2017-junio 2018, Union Agriculture Group (UAG) —una de las mayores firmas agropecuarias— volvió a dar pérdidas. Además, refinanció parte de su deuda con bancos privados y busca acordar lo mismo con el Banco República (BROU), su principal acreedor, que actualmente lo califica como "deudor irrecuperable" por los atrasos en los pagos de los créditos.

Incluso, una inspección que realizó la Dirección General Impositiva (DGI) a UAG detectó deudas por Impuesto al Patrimonio, aunque la empresa lo rechaza (ver aparte).

Todo eso se desprende del balance del ejercicio finalizado a junio de 2018, auditado por la consultora Ernst & Young y publicado en el Banco Central (BCU). Una asamblea de accionistas está citada para el 24 de octubre para aprobar el balance.

Por si fuera poco, el fundador y principal accionista de UAG (era también director, pero renunció el pasado 28 de junio), Juan Sartori está en medio de una polémica luego que el semanario Búsqueda informara que será pre-candidato a la Presidencia de la República por el Partido Nacional.

Pérdidas.

El pasado 12 de julio, el semanario Búsqueda dio cuenta de que UAG había cerrado el ejercicio con ganancias en base a fuentes de la empresa que además señalaban que el balance todavía estaba siendo sometido a ajustes por parte de los auditores, por lo que aún no estaba el monto.

Sin embargo, esa expectativa de los ejecutivos no se cumplió. El balance auditado muestra que el resultado integral del ejercicio fue de pérdidas por US$ 8.993.044.

Es más, el resultado operativo (el puro del negocio) también fue negativo. Aunque "debido al cambio en el modelo de negocios" la sociedad "ha logrado reducir las pérdidas operativas a US$ 5,8 millones", indicó Ernst & Young.

En el ejercicio previo cerrado al 30 de junio de 2017, las pérdidas de UAG habían alcanzado a US$ 27.486.982 (el triple de las de este ejercicio) y las pérdidas operativas eran de US$ 19 millones.

Para revertir las pérdidas que ha dado UAG ejercicio tras ejercicio (acumulan US$ 154,9 millones ahora), la empresa inició en septiembre de 2016 un cambio en el modelo de negocio. Los "pilares" de ese cambio, "son el incremento del arrendamiento de tierras a terceros, reduciendo por tanto la actividad productiva de agricultura y ganadería y continuar con la disposición de activos (tierras) para disminuir el endeudamiento", indicó el auditor.

Ernst & Young agregó que el cambio de modelo de negocios permite a la firma "contar con una fuente estable y confiable de ingresos producto de una cartera diversificada de arrendamientos de sus tierras (agrícolas, ganaderos, forestales y arroceros), diferentes métodos de cobro (kilos de grano, kilos de carne, cobros por adelantado y montos fijos por hectárea) y arrendatarios de renombre en el mercado local".

El balance reflejó que en el ejercicio que finalizó, UAG vendió tierras por US$ 28,6 millones. A su vez, "con fecha 26 de septiembre de 2018, la sociedad efectuó la venta de 9.003 hectáreas de tierras propias a accionistas de Agriculture Investment Group Corp (sociedad controlante de UAG con 86,77% de las acciones) por un importe de US$ 30.375.029" de los que parte (US$ 16,4 millones) los recibió en "acciones de esta empresa", indicó el balance auditado.

"Las proyecciones elaboradas por la dirección para los próximos 12 meses muestran resultados positivos a nivel operativo" pero las mismas "dependen en gran medida de que se mantenga el éxito del nuevo modelo de negocios y de la recuperación de los precios de los granos y productos ganaderos, no habiendo certeza que los supuestos subyacentes a las proyecciones operativas finalmente ocurran de la forma que han sido estimados", matizó el auditor. "Todos estos factores proyectan una duda significativa sobre la capacidad de la sociedad para continuar como un negocio en marcha", agregó.

Deudas.

Banco Central. Foto: Leandro Mainé
Banco Central. Foto: archivo El País

A fin de junio de 2018, UAG tenía deudas financieras, comerciales y otras por US$ 124.816.451. De ese monto, US$ 112.233.918 vencía en los siguientes tres meses.

La mayor parte del total eran deudas financieras: US$ 92.295.798 a fin de junio.

Según la Central de Riesgos del BCU, que tiene información hasta fin de agosto, UAG debía a bancos en pesos y dólares el equivalente a US$ 69.277.779, de los que US$ 49.493.630 estaban vencidos (es decir, venció el plazo sin que se hubieran pagado). De todas maneras la empresa había constituido garantías por esos créditos: hipotecas por US$ 118 millones, fianza solidaria de los directores de la sociedad por hasta US$ 65,7 millones entre otros.

El Banco República (con el que tenía impagos US$ 43,5 millones) tenía a UAG categorizado como 5: "deudor irrecuperable". Esa categoría es para "casos de clara evidencia de incobrabilidad, con atrasos mayores a 180 días en los pagos y de más de 120 días en la presentación de información", según la definición del BCU.

El balance indicó que "actualmente la sociedad se encuentra negociando" la "cancelación de la primera cuota" del crédito con el República, "así como la extensión de plazos de amortización y mejoras en la tasa de interés".

La Deuda que reclama la DGI

Según el balance de UAG, "durante el ejercicio finalizado al 30 de junio de 2018 la sociedad fue inspeccionada por la DGI por los ejercicios finalizados el 30 de junio de 2015, 2015 y 2016". El 17 de abril pasado, la DGI comunicó a la empresa "una determinación preliminar de adeudos por el Impuesto al Patrimonio de los ejercicios 2014 y 2015 por un total de $ 116 millones (equivalen a US$ 3,7 millones) más las multas y recargos correspondientes", explicó. Diez días más tarde, UAG "pagó, en relación a la liquidación notificada por la DGI por el ejercicio 2015 y sin implicar un reconocimiento de la deuda, $ 4 millones (equivalentes a 0,1 millones) mediante la imputación de certificados de créditos fiscales y volvió a ofrecer inmuebles rurales como garantía de los adeudos pretendidos", indicó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º