UNA INDUSTRIA QUE QUIERE REGLAS

"Uber financieros" apoyan la regulación propuesta por BCU

Entienden que no deberán modificar su operativa con los nuevos requisitos.

Había cuatro "Uber financieros" operando, pero la plataforma TuTasa debió retirarse. Foto: Archivo El País
Había cuatro "Uber financieros" operando, pero TuTasa debió retirarse. Foto: Archivo El País

Los lineamientos de regulación que presentó días atrás el Banco Central (BCU) como marco de una futura normativa que controle la actuación de las plataformas tecnológicas que conectan ahorristas con personas necesitadas de dinero —denominados "Uber financieros" o Peer to Peer Lending (P2PL)— son apoyados por la mayoría de las empresas del sector y por la Cámara Uruguaya de Fintech.

Hasta el momento, las plataformas de este tipo que están operativas realizan una tarea legal pero que no tiene una regulación específica. Según datos actualizados hasta junio pasado, los "Uber financieros" habían otorgado 2.890 créditos, tenían registrados más de 2.000 inversores y habían prestado unos $ 101 millones, que equivale a cerca de US$ 3,5 millones.

El BCU creará la figura de Empresas Administradoras de Sistemas de Préstamos entre Personas, que englobará a estas plataformas tecnológicas bajo el rol de mediadores financieros. A su vez, no permitirá que las fintech gestionen o ejerzan algún tipo de control sobre los fondos que proporcionan los clientes, y limitará el endeudamiento de los demandantes de préstamos.

El presidente de la Cámara de Fintech, Sebastián Olivera, dijo a El País que "una buena y adecuada regulación del rubro es necesaria". Además, consideró que el marco normativo resultará "beneficioso" para las plataformas operativas porque "dará seguridad, transparencia y solidez" al negocio que realizan.

"Quedamos muy contentos del camino de regulación por el que está yendo el BCU", manifestó el cofundador y director de Inversionate, Danni Vianna. Es que la autoridad regulatoria convocó semanas atrás a las plataformas operativas en busca de "entender qué hacen las fintech (dedicadas al negocio financiero) y qué de eso debe regularse", según palabras del presidente del BCU, Mario Bergara.

La figura de mediador financiero "entendemos que es la correcta", señaló el CEO de la plataforma Prezzta, Mateo Infantozzi, aunque aclaró que podría no englobar a todas las fintech del sector. En esta última situación está TuTasa, que realizaba intermediación financiera —para lo que se requiere una autorización especial del Poder Ejecutivo— en opinión del BCU, ya que ejercía el control de los ahorros e inversiones a través de un fideicomiso, modalidad que deberá cesar mientras migra sus operaciones a un nuevo modelo.

Actualmente los responsables de TuTasa están trabajando para quedar regulados como emisores de dinero electrónico, informó días atrás El País. Aparte de las mencionadas, la otra plataforma que está operativa en Uruguay es Socius.

Como forma de evitar que las fintech tengan contacto con los fondos, el BCU plantea que realicen acuerdos con una entidad externa (emisores de dinero electrónico, instituciones de intermediación financiera o agencias de cobranza) sometida a los controles del regulador para que se encargue de esa tarea.

Este requisito ya es cumplido por Inversionate que tiene un convenio con la red de pagos Abitab, así como también por Prezzta y Socius que trabajan con RedPagos. En esa línea, Olivera comentó que "aun en la ausencia de un marco regulatorio específico, ciertas plataformas se ajustan desde sus comienzos a los lineamientos (planteados por el BCU), en el entendido de que se alinean con los principios fundamentales de comportamiento y funcionamiento del mercado financiero".

Vianna indicó que previo a que entrara en funcionamiento Inversionate "pasamos mucho tiempo analizando el modelo y las diferencias entre la mediación y la intermediación financiera, por lo que nos adelantamos a ciertas medidas que esperábamos iban a venir".

Límites

El presidente de la Cámara de Fintech destacó que la futura regulación establecerá "parámetros para la protección del ahorrista en miras de evitar abusos y fraudes". En efecto, el BCU definirá un monto límite de dinero que puede ser invertido y otro umbral monetario para el valor máximo que podrá prestarse, al tiempo que impedirá que se brinde financiamiento a personas vinculadas a los administradores de la fintech involucrada en el negocio.

Consultado sobre la imposición de límites de dinero, el director de Inversionate expresó que "me parece una medida acertada si lo miramos en el corto plazo" porque aún mucha gente desconoce el funcionamiento de estas nuevas tecnologías, aunque advirtió que deberán ser umbrales "no muy restrictivos" para no limitar el crecimiento de las empresas. Además, anticipó que luego que madure el sector "podríamos ver que esos límites sean diferentes o directamente no existan".

Otra de las disposiciones presentadas por el BCU es que existan requerimientos mínimos de información para los clientes de las plataformas, que deberán acceder a los datos del prestatario, conocer el riesgo asociado a la inversión y el alcance de la regulación, entre otros aspectos. Asimismo, las fintech no podrán distribuir ningún tipo de riesgo extra entre los prestamistas, que asumirán solo el riesgo asociado a la inversión que financian.

Olivera concluyó que la futura normativa (que será incluida en el Plan de Regulación 2018 del BCU) "tendrá un impacto sumamente positivo" en el desarrollo del sector. Para Vianna, que se establezca una regulación "no creo que vaya a hacer la diferencia, pero sí dará seguridades y permitirá que una mayor masa de personas la considere como una opción viable".

Análisis de riesgo y lavado.

El Banco Central (BCU) les exigirá a las Empresas Administradoras de Sistemas de Préstamos entre Personas que efectúen los mismos controles en materia de lavado de activos que realizan el resto de las instituciones financieras. Pero los responsables de las fintech destacan que ya realizan esa fiscalización. "Si invierte más de $ 50.000 nosotros le hacemos controles (de riesgo)", explicó Danni Viana de Inversionate, e informó que el 70% de las solicitudes de dinero que reciben son rechazadas luego del análisis crediticio. Mateo Infantozzi de Prezzta dijo que "aunque nunca (el BCU) nos pidió nada, desde el primer día le hacemos firmar a los prestadores una declaración de origen de fondos y tomamos referencias comerciales para hacer un estudio de cada cliente".

* Este artículo fue modificado de su versión original en la edición papel.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)