Plataformas de préstamos entre particulares

Los ‘Uber financieros’ temen que su negocio se vea "vulnerado" con la regulación

Tras la normativa propuesta por el Banco Central, la cámara del sector sugerirá “múltiples” modificaciones.

Regulación: hay consenso sobre la necesidad de una normativa pero temen consecuencias.
Regulación: hay consenso sobre la necesidad de una normativa pero temen consecuencias.

El pasado viernes, el Banco Central (BCU) presentó el marco regulatorio para las plataformas de préstamos entre particulares, denominadas como peer to peer lending y conocidas de manera informal como "Uber financieros".

Si bien en el sector existe consenso sobre la importancia de establecer una normativa, desde la Cámara Uruguaya de Fintech consideran que el marco regulatorio actual "atenta directamente" a la rentabilidad del negocio.

Los préstamos entre pares se realizan en numerosas partes del mundo a través de plataformas que conectan a personas que necesitan dinero, con personas que están dispuestas a prestarlo. Tras el surgimiento de este tipo de empresas fintech en Uruguay, se estableció la importancia de crear una normativa que regule su actividad.

En este sentido, a fines del año pasado el Banco Central presentó los lineamientos que funcionarían como guía de dicha normativa, y cuatro días atrás puso en consulta el texto regulatorio que podrá recibir comentarios hasta el 7 de setiembre.

Al respecto, la abogada de la Comisión Lending de la Cámara Uruguaya de Fintech, Sofía Lanza (cofundadora de la plataforma Socius) explicó a El País que el proyecto presentado por el BCU recoge "casi" todos los lineamientos que ya habían sido manifestados a principios del año pasado. No obstante, señaló que ciertos aspectos fueron "reforzados" y que de aplicarse perjudicarán la actividad.

"Se hicieron cambios en algunos lineamientos, se reforzaron aspectos de tal forma que pueden llegar a vulnerar nuestro negocio y pueden inclusive atentar contra el desarrollo, los innovadores y la propia viabilidad", sentenció.

Dentro de la Cámara Uruguaya de Fintech, Lanza creó —junto a otros tres socios— la Comisión Lending, que se encarga desde hace ya varios meses de estudiar en detalle la normativa propuesta por el BCU, sus beneficios y desventajas.

"Esperamos que esta semana nos podamos reunir con las autoridades del BCU para presentar nuestras modificaciones y opiniones sobre el proyecto. Hace mucho que estamos trabajando en esto y estamos avanzados", comentó Lanza.

Si bien no quiso dar detalles sobre cuáles serán las modificaciones que sugerirán, dejó entrever que una de las principales diferencias radica en los límites de dinero impuestos por el banco, tanto para el prestador como para el solicitante.

Lanza recalcó la importancia de contar con una regulación. "Siempre la quisimos porque nos da seguridad jurídica, además de una cantidad de beneficios", señaló.

Sin embargo, confían en que se pueda modificar el texto regulatorio actual ya que, de lo contrario, "afectará al desarrollo del negocio, la rentabilidad, el crecimiento de estas plataformas pero sobre todo el nacimiento de nuevos negocios", afirmó.

Según Diego Rodríguez, socio director de la corredora de bolsa Bengochea & Cia, los microcréditos entre pares existieron desde siempre, aunque "estas plataformas les dan una mayor visibilidad y formalizan los contratos entre las particulares".

Añadió que, si bien la regulación anunciada por el BCU establece límites cuantitativos, cada prestamista/inversor deberá ponerle un límite cualitativo a su exposición ya que "cuando se elimina al intermediario (banco o financiera) el riesgo y el premio por riesgo pasa a ser directo entre las partes", explicó.

Respecto al tipo de negocios, Rodríguez señaló que ve bien que la tecnología pueda ayudar a conectar entre demanda y oferta de dinero, aunque recalcó la importancia y la necesidad de contar con una regulación para que exista un marco legal y normativo para este tipo de empresas.

Por otro lado, Sebastián Olivera, fundador de Montevideo Fintech Forum, dijo a El País que "cualquier proceso de innovación debe estar sostenido sobre una regulación que no solo garantice la actividad, sino que la preserve y la fomente". De lo contrario, si se prohibe o "si se le ponen barreras, los innovadores uruguayos no tendrán margen para emprender. Además, las fintech ayudan a la inclusión financiera porque transparentan prácticas que habitualmente están en la opacidad", concluyó.

Desde la Cámara de Fintech confían en que sus opiniones sean tenidas en cuenta por el BCU. "Siempre hemos tenido muy buena relación con ellos", concluyó Lanza.

Marco regulatorio del Banco Central

El texto presentado por el Banco Central, establece entre otras cosas, que ambas partes conectadas a través de la plataforma "deberán ser residentes", y en el caso de los prestamistas, solo serán admitidas personas físicas. Además, el texto impone límites cuantitativos para los préstamos; las plataformas deberán registrarse ante la Superintendencia de Servicios Financieros del BCU; deberán identificar al beneficiario final y tendrán que construir un depósito a la vista por un monto no inferior a 50.000 Unidades Indexadas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º