CON EL “TIMING” ADECUADO

Uruguay se anticipó al "fin del dinero barato" y emitió deuda

Con bono en dólares al 2055 y la recompra de títulos estiró vencimientos.

Prioridad: aprovechando las condiciones internacionales, el gobierno consiguió fondos para paliar el déficit fiscal. Foto: Fernando Ponzetto
Prioridad: aprovechando las condiciones internacionales, el gobierno consiguió fondos para paliar el déficit fiscal. Foto: Fernando Ponzetto

El gobierno debe pagar este año US$ 3.100 millones por vencimientos de deuda, y ayer logró una parte de ese monto al salir a los mercados internacionales con un bono global en dólares al 2055 y la recompra de títulos en la divisa estadounidense.

La demanda de US$ 6.700 millones superó en más de cuatro veces el monto aceptado de US$ 1.500 millones. La emisión llegó a US$ 1.750 millones contando los US$ 250 millones por el canje, que serán utilizados para recomprar esos bonos.

"Está llegando de a poco el fin del financiamiento barato en el mundo, básicamente porque vienen bastante encaminadas las próximas subas de tasas de la Reserva Federal (Fed). Entonces el gobierno trató de asegurarse un financiamiento lo más económico posible a un plazo lo más lejano posible", explicó a El País el gerente de la Mesa de Operaciones de la corredora Puente, Felipe Herrán.

Es que precisamente el "timing" para salir a los mercados globales es algo que se debe monitorear diariamente para tomar la decisión de emitir. A modo de ejemplo, el director de la Unidad de Gestión de Deuda del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Herman Kamil, comentó a El País que el miércoles "por razones geopolíticas hubo mucha volatilidad en los mercados" y no era el momento adecuado, lo que cambió a la siguiente jornada.

El director de WealthMan Corredor de Bolsa, Nicolás Coccino, dijo que "las condiciones de los mercados estaban dadas para que el gobierno vuelva (a emitir), y más que nada deuda en dólares". El año pasado Uruguay se financió solo en moneda local —pesos y Unidades Indexadas (UI)— y colocó por primera vez un bono global en pesos nominales.

Mientras que el economista de Vixion Consultores, Aldo Lema, señaló que el gobierno salió a los mercados por "la necesidad de financiamiento por las amortizaciones y el déficit fiscal", este último la prioridad del MEF ya que se ubica en 3,5% del PIB en la última medición, cuando se aspira a reducirlo a 2,5% al final del período.

El bono al 2055 es el de mayor plazo que colocó Uruguay en los mercados, y pagará a los tenedores una tasa anual en dólares 200 puntos básicos por encima de la referencia (los bonos del Tesoro estadounidenses). Se trata de un valor por debajo del precio inicial propuesto (235 puntos arriba de la referencia) y que determina un rendimiento en torno al 5% anual en moneda estadounidense.

Kamil detalló que se persiguieron múltiples objetivos con la operación financiera de ayer: "consolidar la política de financiamiento del gobierno obteniendo fondos en un contexto de tasas que son aún bajas en términos históricos"; aumentar la madurez promedio de la deuda al colocar un bono "de plazo bien largo" y "reperfilar vencimientos canjeando deuda que vencía en los próximos años (2022, 2024, 2025 y 2033); y "crear un nuevo punto de referencia en la curva de rendimiento de los títulos en dólares que permita darle mayor liquidez al mercado".

Asimismo, el jerarca del MEF destacó la avidez de los inversores por los títulos uruguayos, ya que se repartió el monto de la emisión entre "casi 300 cuentas, un número mayor al habitual en estas operaciones". Subrayó que los tenedores "están muy diversificados", con presencia de Israel, Taiwán, Hong Kong y China, entre otros países.

Futuro.

La previsión del MEF es emitir este año US$ 2.700 millones, contando el financiamiento en los mercados internacionales y las emisiones locales. Los analistas entienden que aún hay espacio para una nueva emisión global, seguramente en moneda nacional.

Lema marcó como probable otra colocación en pesos o UI "cuyo monto dependerá del prefinanciamiento que se quiera para 2019, un año electoral". Para Coccino, el monto de la emisión de ayer "deja las puertas abiertas para volver al mercado más adelante en el año y capaz las condiciones permiten volver en moneda nacional". Herrán matizó estas visiones al decir que "no está la tierra tan fértil como el año pasado para emitir en pesos", pero no descartó que el gobierno lo haga si cambian las condiciones.

Kamil precisó que "la intención es seguir profundizando el mercado en moneda local", buscando "balancear la composición por moneda de la deuda". Agregó que se evalúan "en el mercado doméstico distintas alternativas" de financiamiento: "una es el calendario de emisiones de Notas de Tesorería y otra es la posibilidad de emitir en la Unidad Previsional (similar a la UI pero asociada al Índice Medio de Salarios Nominal) que recientemente aprobó el Parlamento".

La opinión de los expertos.

OBJETIVOS
Herman Kamil, nuevo director de la Unidad de Deuda del MEF. Foto: Marcelo Bonjour
Herman Kamil | director unidad de deuda del MEF
La emisión buscó “consolidar la política de financiamiento” a tasas bajas; aumentar la madurez promedio de la deuda y reperfilar vencimientos; y darle mayor liquidez al mercado de títulos en dólares.
NECESIDADES
Aldo Lema. Foto: El País
Aldo Lema | Vixion Consultores
“Lo que determina básicamente la emisión es la necesidad de financiamiento, por las amortizaciones y el déficit fiscal. Hacerlo en dólares con la divisa débil a nivel global, es relativamente más barato”.
UN BUEN MOMENTO
Felipe Herrán
Felipe Herrán | Puente
“Está llegando de a poco el fin del financiamiento barato en el mundo. Entonces el gobierno trató de asegurarse un financiamiento lo más económico posible a un plazo lo más lejano posible”.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)