UN INDICADOR CLAVE

Uruguay y un índice que le puede bajar costo de deuda

Título en pesos incluido en índice del JP Morgan que siguen los inversores.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
MEF: ve buenas condiciones en cuanto a acceso al financiamiento. Foto: F. Ponzetto

Uruguay entra en el índice "GBI-EM el 31 de julio con la emisión del (bono en pesos) Uruguay 9,875% y vencimiento en 2022; con lo que el número total de países en el índice GBI-EM se diversificó a 18 (países)". Ese escueto comunicado del banco estadounidense JP Morgan, fue visto de forma "muy positiva" por el gobierno.

Es que, por primera vez, Uruguay integra este índice que nuclea a bonos emitidos internacionalmente por países emergentes en moneda local. El título que entrará, es el que el gobierno emitió el pasado 12 de junio por el equivalente a US$ 1.250 millones. Fue el primero internacional en pesos nominales (ya había emitido varios en pesos ajustados por inflación).

El título ingresará al índice de JP Morgan con una ponderación de 0,15%.

"El índice desempeña un papel importante en las decisiones de portafolio de los inversores internacionales", dijo a El País el director de la Unidad de Gestión de Deuda del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Herman Kamil.

Hay un grupo de inversores (denominados "dedicados") que siguen un índice y si hay un elemento nuevo, como este bono, tienen que agregarlo a su portafolio. "Los fondos de inversión que siguen este índice, manejan activos por US$ 220.000 millones", indicó Kamil.

"Al país se le abre un abanico más grande de inversores, sobre todo en pesos" y además empieza a haber demanda de un tipo de inversor que hasta ahora no había", afirmó.

"La entrada al índice permite acceder a volúmenes de demanda (por este título en pesos) mayores y también da condiciones para desarrollar la curva en moneda local", destacó Kamil. Eso implica, que Uruguay podrá emitir nuevos títulos en pesos a plazos más largos y con menores costos (si las condiciones de mercado se mantienen).

"Contribuye a mejorar el acceso al financiamiento y apuntala la estrategia de desdolarizar" la deuda y a "darle más visibilidad al país en los mercados financieros internacionales", indicó el director de la unidad del MEF.

El socio de ProCapital, Javier Gómez coincidió con esa visión. "El universo y la demanda de los inversores va a crecer. Eso es muy relevante porque se amplía la base inversora y naturalmente, habiendo más demanda el precio va a subir, lo que ya sucedió en los últimos días y más fuerte a partir de que se conoció la noticia hoy", dijo Gómez a El País.

La suba del precio implicó que el rendimiento del título bajara de 9% incluso.

"Sin duda" esto facilitará nuevas emisiones en pesos, es una noticia "muy, muy positiva", concluyó Gómez.

Para el socio director de Gastón Bengochea Sociedad de Bolsa, Diego Rodríguez "es sumamente importante" tener un título dentro de este índice del JP Morgan.

"Uruguay gana exposición en el mercado global de deuda en monedas no duras" y hay "muchos fondos de inversión globales que invierten en monedas distintas al dólar", afirmó Rodríguez a El País.

"Por ejemplo, el Templeton Emerging Markets Bond Fund invierte en monedas distintas al dólar un 60% de su portafolio", agregó.

Condiciones óptimas.

Con esta inclusión en el índice y el apetito que todavía persiste a nivel global por deuda de países emergentes en sus monedas, las condiciones para que Uruguay emita otros títulos en pesos es muy buena.

"Las condiciones son buenas, pero (antes de pensar en otra emisión) tenemos que ver el ritmo de financiamiento que necesitamos y que ya tenemos una posición de liquidez importante", explicó Kamil.

"Esto da la posibilidad de que si algún día queremos salir de nuevo al mercado (de capitales), hay una diversificación mayor de clientes", agregó.

Actualmente, el MEF y el Banco Central (BCU) trabajan para ampliar la base de inversores en las emisiones en moneda local (pesos y Unidades Indexadas a la inflación) que realizan habitualmente.

Si bien los inversores del exterior, pueden entrar y comprar Notas del Tesoro que emite el MEF o Letras de Regulación Monetaria que emite el Central a través de un banco o corredor local, la idea del gobierno es que lo puedan hacer en forma directa a través de un sistema de compensación y liquidación de valores a nivel internacional como Euroclear o Clearstream Banking. "Queremos lograr reducir los costos de transacción y hacerle más eficiente (al inversor del exterior poder entrar a las emisiones locales)", resaltó Kamil.

La idea es "seguir avanzando en integración financiera, ampliando la demanda con lo que pasás a tener mercados más globalizados", añadió.

Por otro lado, el funcionario destacó el rol "importante del BCU en todo el proceso de emisión" del bono global en pesos con vencimiento en 2022.

Además, dijo que la coordinación entre el MEF y el Central es clave, ya que la construcción de una curva en pesos nominales (con títulos a distintos plazos) tiene "mucho que ver con la política monetaria" en el "tramo corto". Es que el BCU es quien emite LRM a plazos de 30, 60, 90, 180 días y un año y el MEF emitió en 2015, 2016 y en el primer semestre del año, Notas del Tesoro en pesos con vencimiento en 2018 y 2020.

¿Cómo se llega al índice?

Kamil señaló que "el proceso de inclusión en el índice, no es automático. JP Morgan hace una valoración y tiene en cuenta aspectos cuantitativos y cualitativos". Entre otros, el banco toma en consideración el tamaño del bono (el monto, que en este caso fue de US$ 1.250 millones), la madurez (es decir, el plazo en el que vence) y pone "énfasis en la facilidad de acceso al bono y la no restricción de acceso al mercado de cambios", explicó. "Al tomar la decisión, señaliza que el bono de Uruguay se ha vuelto un instrumento de inversión mucho más relevante para los fondos", agregó Kamil. Hay 18 países que integran el índice (algunos con más de un título) y entre otros son: Argentina, Brasil, Chile, China, Colombia, India, México, Perú y Rusia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)