PLANES

“Uruguay es un millennial” en el mundo de los acuerdos digitales, dijo director de Uruguay XXI

Jaime Miller manifestó que el país debe suplir la brecha de talento tecnológico con más inmigración. "Tenemos las condiciones país muy atractivas", dijo.

Jaime Miller destacó la madurez e internacionalización de la industria tecnológica. Foto: Archivo
Jaime Miller destacó la madurez e internacionalización de la industria tecnológica. Foto: Archivo

Uruguay en la era digital ya tiene un camino recorrido y el sector tecnológico del país tiene una consolidación y una madurez como industria que lo posicionan como un “millennial” en el mundo de los acuerdos de economía digital. Así lo afirmó Jaime Miller, el nuevo director de la agencia de promoción de exportaciones e inversiones del país, Uruguay XXI.

En el marco de una conferencia organizada por el Centro de Estudios para el Desarrollo, llamada “La nueva era de los TLC digitales”, Miller destacó “la madurez del sector tecnológico” dado que la exportación de servicios corporativos y de tecnología representan hoy el 21% de la bolsa exportable del país, lo que implica cerca de unos US$ 800 millones.

Asimismo, manifestó que es una industria que crece al 10% anual y que el país es el tercer exportador de América Latina en términos absolutos. “Hay un componente muy importante en la estructura exportadora del país en los servicios digitales y de tecnología”, reflexionó.

No obstante, resaltó que al igual que le ocurre a “todo el mundo”, Uruguay carece de talento y señaló que la demanda de estos recursos humanos en tecnología “es exponencial” pero que las capacidades de la academia “no da abasto” por lo que todo lo que implique “acelerar la curva de capacitación, redunda en empleo inmediatamente”.

En este sentido, Miller afirmó que una de las líneas que Uruguay XXI va a proponer a es “buscar suplir esa brecha con inmigración calificada” dado que cree que “tenemos las condiciones país muy atractivas, más en este momento, para recibir gente que trabaje en esta industria en Uruguay”.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

A su vez, Miller dijo que Uruguay “es un destino muy atractivo” para inversiones en tecnología de la información (IT), por lo que resaltó que el ecosistema tributario y de incentivos que el país tiene para que una empresa tecnológica se instale “es único en América Latina”.

Esos incentivos junto con la madurez e internacionalización de la industria, sumado a lo que ya ha avanzado el país en términos de economía digital, son para Miller los factores que explican por qué “Uruguay es un millennial” en el mundo en términos “de cómo plantarse frente a acuerdos” digitales como al que arribaron Chile, Singapur y Nueva Zelanda.

El análisis de ese acuerdo y el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Uruguay y Chile fue el disparador que llevó al debate y a la conclusión por parte de Miller, de que en Uruguay “estamos muy cerca y abiertos” a nuevos acuerdos con foco en la economía digital y señaló que es algo que “el gobierno tiene en su agenda”.

En la conferencia participó también María Helena Lee, ejecutiva de la Subsecretaría de Relaciones Económicas Internacionales de Chile, quien explicó los detalles del Acuerdo de Asociación de Economía Digital (DEPA, por sus siglas en inglés) al que arribaron junto con Nueva Zelanda y Singapur, considerado como el primer tratado de este tipo en el mundo, con foco en el desarrollo de la economía digital y señaló que tiene el objetivo de posicionar en el hub digital a países pequeños dentro de su región.

Entre los aspectos fundamentales de ese acuerdo, Lee mencionó algunos clave como la facilitación de comercio, la promoción en el uso de pagos electrónicos, la no discriminación de productos digitales, normas de encriptación, promover el libre flujo de datos, evitar la localización forzada de servidores, cooperación en ciberseguridad, identidades digitales e intercambio de conocimiento, entre otros.

Por su parte, el chileno Andrés Rebolledo, exembajador de Chile en Uruguay, economista y político, alentó a que Uruguay sea socio de estos países y resaltó que en materia de disciplinas comerciales “Uruguay lleva más la delantera en comparación con otros países”.

Andrés Rebolledo. Foto: Fernando Ponzetto.
Andrés Rebolledo. Foto: Fernando Ponzetto.

Asimismo, Rebolledo explicó que el mundo está dividido en dos tipos de normas: las vinculantes que establecen compromisos específicos y las normas de cooperación a las que calificó como “más soft” y dentro de las cuales encuentra lugar el TLC entre Chile y Uruguay.

No obstante, el economista enfatizó en la importancia que tienen este tipo de normas porque, a su entender, aunque se las desacredita a nivel comercial, al igual que como ocurrió años atrás con las normas de cooperación en temas ambientales o de género, “en algún momento van a ser normas vinculantes” y parte de la agenda comercial internacional.

Para el especialista en economía política, Nicolás Albertoni, el DEPA es un acuerdo que “marca una nueva época en el comercio” y que le aporta un marco legal “interesante” a un “nuevo futuro que llegó de forma apresurada”. Dijo que estos países junto con la posibilidad de sumar a Uruguay, pueden llegar a “ser puentes” para que el lenguaje de la economía digital se expanda a la región.

En tanto, Andrea Mendaro, gerente general de la Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información (CUTI), indicó que “Uruguay tiene mucho para aprender” de ese acuerdo pero también “mucho para aportar” y celebró que el país pueda sumarse al mismo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados