agro:  “ajuste fiscal encubierto” ; industria ve efecto en competitividad

Uruguay con nafta más cara de región y cuestionan ajuste

Con la suba que rige desde ayer, Uruguay tiene los combustibles más caros de América Latina. "Ajuste fiscal encubierto" u otro empujón a la pérdida de competitividad, fue la definición del incremento en el agro y la industria. Además, se prevé que el aumento genere dos décimas más de inflación en el año a repartirse entre julio y agosto.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Nafta super: la uruguaya es la más cara, la que sigue vale 16% menos.

Un relevamiento de la agencia AFP indicó que el litro de nafta más barata en el país (Super 95, con precio actual de $ 43,50) equivale a US$ 1,57 y es el más caro de América Latina. En tanto el gasoil vale US$ 1,42 el litro. En orden decreciente, luego de Uruguay la nafta regular por litro vale US$ 1,32 en Argentina (16% menos), US$ 1,30 en Paraguay e igual valor en Chile. Siguen Costa Rica con US$ 1,25, y Nicaragua con US$ 1,17.

Esta suba, pegará en dos décimas más de inflación, dijo a El País la economista de Deloitte, Florencia Carriquiry. Ese es el impacto directo que genera el aumento de 6% en promedio (entre gasoil y naftas) de los combustibles. "No contempla impactos indirectos como por ejemplo el precio del boleto (que no será ajustado según confirmó el secretario general de la Intendencia, Fernando Nopitsch), ni del taxi, por mencionar los más relevantes", dijo Carriquiry.

Añadió que la consultora ya estaba contemplando una suba en sus últimas previsiones —aunque levemente menor a la anunciada— con lo cual "quizás corrijamos nuestro pronóstico al alza, acercándose la inflación aún más a 9%, pero esperaremos a conocer los datos de julio". En los 12 meses a junio la inflación se ubicó en 8,53%.

"Ajuste fiscal.

El presidente de la Asociación Rural (ARU), Ricardo Reilly fue explícito al calificar el aumento de los combustibles. "Es un ajuste fiscal encubierto para cubrir una situación deficitaria de una empresa estatal monopólica", dijo Reilly a El País. "El aumento escapa de toda lógica y de todo cálculo racional, porque frente a un escenario desfavorable lo lógico sería que la baja del precio del petróleo fuera trasladada a la población y a las cadenas productivos", señaló.

A su vez, la Federación Rural calificó el aumento como "inapropiado e inoportuno" en un comunicado.

El presidente de la Cámara de Industrias (CIU), Washington Corallo, expresó a El País que si bien se entiende que existe en Ancap un desfasaje económico y se debe "cubrir", eso no tiene que repercutir en la competitividad ya afectada del país. "Hay que buscar que los recursos para solventar la capacidad de Ancap provengan de la propia gestión de la empresa; no cargarlo todo al aparato productivo y a la población", sostuvo.

Para definir el aumento de precio, Ancap modificó el valor del dólar en la paramétrica de costos con la cual define el valor de los combustibles. El economista e integrante del directorio del ente por el Partido Nacional, Diego Labat, informó a El País que la nueva paramétrica llevó al dólar desde $ 24,30 hasta $ 27,50. El precio del barril de Brent quedó en el mismo valor: US$ 60. Labat fue el único integrante del directorio que se opuso a la suba de precio.

"Si se mira el último trimestre hay más de 13% de diferencia en el precio, entonces el aumento está en línea con eso. Lo que no estuvo en línea fue la rebaja de enero, cuando la diferencia era de 40% hacia abajo y Ancap rebajó 3%", afirmó Labat. Precisamente desde enero, la empresa pública varió la forma de calcular los ajustes de precio y realiza evaluaciones trimestrales del precio del barril de crudo y del valor del dólar en la plaza local para definirlos.

La previsión es que el valor del crudo se estabilice y se ubique el año próximo en el entorno de US$ 70. Sin embargo, en las últimas jornadas el petróleo tuvo un fuerte comportamiento a la baja. El barril de Brent cerró ayer a US$ 56,13, 1,6% menos que el martes. Además, su valor descendió en 11 de las últimas 13 sesiones, período de debilidad más marcada desde 2008.

Prevén suba en fletes y denuncian contrabando

El directivo de la Intergremial de Transporte Profesional de Carga (ITPC), Humberto Perrone, señaló a El País que a la suba del combustible se añade en julio el aumento salarial para el sector. Ese incremento será de 7,4% para los trabajadores del transporte nacional y 11% en el caso del transporte lechero.

"Esos son los dos rubros principales que tenemos: gasoil y mano de obra, que tienen un aumento importante. Después está el mantenimiento: los repuestos y las cubiertas que cuestan en dólares, entonces sube el dólar y esos costos también", dijo.

"Tenemos una ecuación de costos para arriba concentrada este mes que indudablemente va a influir en el precio de los fletes que se cobran en pesos. En el caso de los fletes en dólares se relativizan los costos por la suba de la moneda", explicó Perrone. Igualmente, señaló que la decisión del aumento en el precio de los fletes será manejado por cada empresa, ya que la gremial no es la que fija los precios.

Pero, además del aumento del combustible para el transporte hay otra preocupación en la ITPC: camioneros que utilizan gasoil de contrabando.

Perrone señaló que luego de inspecciones efectuadas últimamente por Ancap y la Dirección Nacional de Aduanas (DNA) se estimó que el 20% del gasoil que se utiliza en el país es de contrabando. El combustible es adquirido tanto en Brasil como en Argentina y tiene un costo de prácticamente la mitad que el uruguayo.

"Eso hace que la competencia entre las empresas no sea todo lo leal que debería ser", afirmó el empresario. En la ITPC entienden que hay precios de fletes que se manejan en el mercado que solo se pueden ofrecer utilizando un gasoil de contrabando; de lo contrario los costos no dan.

"Si todo el transporte usara el gasoil uruguayo, los precios tienen que subir obligatoriamente", concluyó Perrone.

SABER MÁS

Aguerre: el incremento impactará en los costos


El ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre, señaló ayer que la suba de los combustibles, en base al peso que ellos tengan dentro de la estructura de costos de los sectores productivos, tendrá "un efecto de aumento", en esos costos generales.

El jerarca indicó que impactará más o menos en función de la exportación que tenga el rubro, "porque uno de los elementos que motiva la aplicación de la paramétrica dentro de la suba de los combustibles es que el dólar está casi a $ 28". Indicó que, exceptuando la carne, el resto de los rubros exportadores tuvo una caída significativa de precios. "Si exporto dólares, en diciembre de 2014 compraba combustible a US$ 1,89 por litro y hoy voy a comprar a US$ 1,44 por litro. En otras circunstancias de precios hubiera tenido una incidencia mucho menor", finalizó el ministro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)