MEDIOS DE PAGO

Uruguay es el país más “pro efectivo” en comparación con otros de la región, según encuesta

Una encuesta realizada por la consultora Oh Panel posiciona a Uruguay como el país donde el efectivo a nivel comercial es más preferido, en comparación con Argentina, Chile y Paraguay.

Pesos uruguayos. Foto: Estefanía Leal
Una encuesta probó que el efectivo y la tarjeta de débito son los dos instrumentos de pago más usados en Uruguay. Foto: Estefanía Leal

El 57% de los uruguayos considera que el efectivo es el medio de pago que resulta más conveniente, al igual que entre comerciantes, dado que el 67% afirmó que el efectivo es el instrumento más conveniente en términos económicos para el sector, lo que lo posiciona como el país de la región más “pro efectivo”, en comparación con Argentina, Chile y Paraguay, según una encuesta realizada por la consultora argentina Oh Panel.

Sin embargo, el relevamiento reflejó que el medio de pago utilizado con mayor frecuencia por el 84% de los uruguayos consultados es la tarjeta de débito, superando al efectivo que fue mencionado por el 72%.

En una lectura por país, los paraguayos destacaron el uso del efectivo y de los medios electrónicos en un 77% y 50%, respectivamente. Los uruguayos y chilenos remarcaron el uso de la tarjeta de débito en un 84% y 88%, mientras que los argentinos sobresalieron en el uso de la tarjeta de crédito y el homebanking en un 60% y 55%.

Según indicó a El País el economista y director de la consultora Oikos, Pablo Moya, esos datos reflejan que si bien el uso del efectivo se va a ir reduciendo y dando paso a que aumente el uso de medios de pago electrónicos, “eso será a lo largo del tiempo, a largo plazo”, dado que “está asociado al hábito de consumo” de las personas.

Al ser consultados sobre si los consumidores de los países relevados están listos para dejar de utilizar el efectivo, ocho de cada diez entrevistados afirmaron que no. No obstante, dentro de los que perciben que no están preparados para abandonar el uso de efectivo, Uruguay es el que tiene una tasa más baja.

Es que el 74% de los uruguayos cree que el país no está preparado y el 26% cree que sí. Mientras que en Argentina el 85% dijo no estar listo frente a un 15% que respondió afirmativamente. En Chile el 81% respondió que no y el 19% que sí y en Paraguay el 83% respondió negativamente y tan solo el 17% señaló estar listo.

A nivel comercial, ocho de cada diez personas consultadas afirmaron que los comercios no están listos para dejar de usar el efectivo como medio de pago.

Pesos uruguayos. Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País

Por otra parte, el 47% de los uruguayos encuestados señalaron estar “totalmente de acuerdo” con que una economía sin efectivo dejaría fuera del sistema a algún sector importante de la población. En el resto de los países relevados no se registraron variaciones significativas.

El estudio indagó además qué medios de pago son utilizados de acuerdo a diferentes tipos de compras. Los resultados reflejaron que en Uruguay la compra de combustible se paga en un 51% con tarjeta de débito, 38% en efectivo y 22% con tarjetas de crédito, entre otros.

En Uruguay tanto para el pago de impuestos, la cena en un restaurante, las compras en kioscos y almacenes pequeños, así como en supermercados, lo más usado es el efectivo y la tarjeta de débito. En tanto, para efectuar la compra de artículos importantes para el hogar, así como de ropa, aparece la tarjeta de crédito como un instrumento de pago frecuente.

De acuerdo con Moya, “hay que ver la herramienta del efectivo como un instrumento de pago más”, al igual que los medios electrónicos. A su entender, “en un momento en Uruguay se planteó una falsa dicotomía entre uno u otro” cuando “en realidad no es así, sino que uno puede elegir en función de los incentivos que reciba del mercado”.

Los aparatos que permiten pagar con tarjeta no están presentes en muchas oficinas públicas. Foto: Darwin Borrelli
Foto: Darwin Borrelli

Además, señaló que la alta preferencia por el uso del efectivo en Uruguay responde a una cuestión “idiosincrática” del país y “de las economías subdesarrolladas”. En este sentido, manifestó que si bien “ha habido avances en la integración financiera, habrá que esperar a que todos la comprendan”. Es que según Moya, si bien “es cierto que el uso de medios electrónicos va creciendo, sigue representando una cifra menor” frente al efectivo.

En esta línea, el Reporte del Sistema de Pagos Minorista divulgado días atrás por el Banco Central (BCU), señaló que durante el primer semestre del año hubo una caída del 5% en las operaciones realizadas con tarjeta de débito (que crecían a un ritmo vertiginoso) si se lo compara con el segundo semestre del año pasado.

No obstante, frente al mismo semestre de 2019 el desempeño fue positivo, dado que la cantidad de operaciones con tarjeta de débito creció 10,3% interanual. Según el BCU esos volúmenes operados con tarjetas fueron “impactados a raíz del descenso en la actividad económica producto de la pandemia de COVID-19”.

A nivel contrario, la operativa de cheques registró -según los datos del BCU- una caída de 22,33% en el período comprendido entre enero y junio de este año respecto al primer semestre de 2019. Sin embargo, en el organismo consideran que pese a los cambios introducidos por la Ley de Inclusión Financiera, “la participación del cheque en el total de instrumentos de pago continúa siendo elevada”.

Las sensaciones del efectivo

La encuesta indagó además en cuáles son las sensaciones que genera en las personas el tener o no tener dinero en efectivo. Las respuestas de los uruguayos se destacaron frente a los otros mercados de la región en tanto que fue el país que le otorgó mayor atribución de sensaciones positivas al hecho de tener efectivo. Es que para los uruguayos el tener efectivo genera tranquilidad, libertad y una mayor autoestima, así como también destacaron la practicidad de este medio de pago. Mientras que el no tener efectivo genera preocupación, menos libertad y estrés. La encuesta se realizó de forma online y contó con una muestra de 2.400 personas (600 en cada país).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados