INFORME

¿Cómo está Uruguay entre 190 países en restricciones laborales para la mujer?

Un informe del Banco Mundial pone foco en las restricciones legales que hay en el mundo para lograr equidad en la participación de las mujeres en el trabajo.

Empresarios trabajando en una oficina. Foto: Shutterstock
No solamente es un tema de derecho de la mujer, también está el efecto económico. Foto: Shutterstock

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El “marco regulatorio para la participación económica de la mujer ha mejorado en los últimos dos años con 40 países que implementaron 62 reformas” que “ayudarán a las mujeres (la mitad de la población mundial) a alcanzar su potencial y contribuir al crecimiento y desarrollo económico”, sostuvo el Banco Mundial (BM).

El informe del BM “Mujer, Empresa y el Derecho de 2020”, analiza a 190 países “haciendo un seguimiento de cómo las leyes afectan a la mujer en diferentes etapas de su vida laboral”, tomando en cuenta las normativas aplicables a la principal ciudad de negocios de cada uno.

Uruguay fue uno de los 40 países (entre 190) que aplicaron reformas en los dos últimos años para reducir la brecha de género. El informe del organismo resaltó que es uno de los 12 países que hicieron reformas en la categoría “Remuneración”.

En ese sentido, recordó que Uruguay “introdujo una legislación que exige la igualdad de remuneración para hombres y mujeres que realizan trabajos de igual valor”.

El BM analiza a los países en ocho categorías asociadas con el empoderamiento económico de la mujer. En cada una de esas categorías el puntaje va de 0 a 100 (siendo este último la no existencia de brecha de género) y lo mismo ocurre con el promedio general.

Trabajadores en una oficina. Foto: Archivo El País
Trabajadores en una oficina. Foto: Archivo El País

En el caso de Uruguay, obtuvo 88.8 puntos y se ubicó en el puesto número 43 entre 190 países, igualado con El Salvador y Malta. En América Latina y el Caribe, el país ocupó el 4° lugar (junto a El Salvador) por debajo de Perú (22° a nivel mundial), Paraguay (23° en el mundo) y Ecuador (41° en el mundo).

Los mejores países, en donde menos afectan las leyes a la mujer en su vida laboral, fueron: Bélgica, Canadá, Dinamarca, Francia, Islandia, Letonia, Luxemburgo, Suecia (todos con 100 puntos en 100 posibles) y Estonia, Finlandia, Alemania, Grecia, Irlanda, Italia, Holanda, Portugal, España y Reino Unido (con 97.5 puntos cada uno). Del otro lado, están: Cisjordania y Gaza (26.3 puntos), Yemen (26.9 puntos), Sudán (29.4), Irán (31.3), Qatar y Kuwait (32.5 cada uno), Siria (36.9), Afganistán (38.1), Omán (38.8) y Jordania (40.6).

En el caso de Uruguay, los mayores puntajes los obtuvo “Movilidad”, “Trabajo”, “Activos” y “Pensión” con 100 puntos en cada uno. El indicador de “Movilidad” mide las restricciones sobre la libertad de movimiento, las cuales pueden influir en su decisión de ingresar a la fuerza laboral y a la actividad empresarial. El de “Trabajo” analiza las leyes que afectan las decisiones de las mujeres de ingresar al mercado laboral, incluida su capacidad legal y su capacidad para trabajar, así como las protecciones en el lugar de trabajo contra la discriminación y el acoso sexual. En el caso de “Activos” examina las diferencias de género en la ley de propiedad y herencia. Para el indicador “Pensión” se evalúan las leyes que afectan el tamaño de la pensión de una mujer.

En otras dos categorías, como “Matrimonio” y “Paternidad”, Uruguay obtuvo 80 en 100 puntos. En estos indicadores se analiza por un lado “las restricciones legales relacionadas con el matrimonio” (como por ejemplo “derechos desiguales en el matrimonio y el divorcio”) y por otro “las leyes que afectan el trabajo de las mujeres durante y después del embarazo”.

En donde peor está Uruguay es en las categorías de “Remuneración” (donde introdujo una reforma) y “Emprendimiento” con 75 puntos sobre 100 posibles en cada una. Estos indicadores miden “las leyes que afectan la segregación ocupacional y la brecha salarial de género” y “las restricciones sobre las mujeres que inician y dirigen un negocio”.

Según el BM “para lograr la igualdad legal de género se requiere una enérgica voluntad política y un esfuerzo concertado entre los gobiernos, la sociedad civil y las organizaciones internacionales, entre otros. Sin embargo, las reformas legales y regulatorias pueden servir como un catalizador importante para mejorar la vida de las mujeres, así como la de sus familias y comunidades”.

“Este estudio nos ayuda a comprender cuándo las leyes facilitan o dificultan la participación de la mujer en la economía. Además, ha incentivado a los países a que se comprometan a iniciar reformas que eliminen las desigualdades entre los géneros», indicó la economista jefe del Grupo Banco Mundial, Pinelopi Koujianou Goldberg.

Es favorable desde la perspectiva económica

“Los derechos legales de la mujer son lo correcto y lo favorable desde una perspectiva económica. Cuando las mujeres logran movilizarse con mayor libertad, trabajar fuera del hogar y administrar activos, es más probable que se unan a la fuerza laboral y ayuden a fortalecer la economía de su país”, dijo el presidente del Grupo Banco Mundial, David Malpass en un comunicado. Para la economista jefe del BM, “alcanzar la igualdad va a tomar tiempo, pero también es alentador ver que todas las regiones han implementado mejoras”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)